Una serie de fotos de desnudos imagina un mundo sin ropa

La artista con sede en Berlín, Sophia Vogel fotografía a personas normales haciendo cosas cotidianas al desnudo.

Después de entrar en sus casas pero antes de pedirles que se desnuden, la fotógrafa Sophia Vogel les pregunta a sus sujetos sobre sus aficiones o pasatiempos, “Cocinar”, podrían decir, o “Escuchar música”. Vogel les pide que realicen la tarea en función de sus respuestas y hace unas fotos, luego les pide a sus sujetos que se desnuden y lo hagan de nuevo, mientras que ella realiza unas cuantas tomas más.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Los retratos íntimos resultantes forman la serie With and Without  de Vogel, que explora la desnudez como nuestro estado natural , sin su connotación sexual. “En los últimos años, la desnudez ha dejado de ser uno de los tabúes de la sociedad”, dice Vogel. Pero como la mayoría de nosotros no vagamos por el mundo sin ropa, la desnudez sigue siendo ampliamente considerada en un contexto sexual.

Vogel esconde creativamente sus modelos detrás de discos de vinilo, computadoras portátiles o incluso mascotas. Ella espera que los sujetos retratados desnudos y en su zona de confort puedan normalizar su desnudez. “Me encanta presentar la desnudez de una manera estética sin ningún contexto sexual”, dice. “No todas las fotografías de desnudos deben estar vinculadas a la sexualidad”.

Ha sido relativamente fácil para Vogel encontrar modelos, todos voluntarios. Se extienden en Instagram, a través de su sitio web, o por el boca a boca. Ella ofreció fotografiar a profesores, dentistas, y abogados. Pero admite que las personas que se han presentado para ser fotografiadas son en su mayoría de la generación del milenio. “En este momento, por desgracia, sólo puedo tener acceso a las generaciones más jóvenes”, dice, “Pero me encantaría fotografiar una amplia gama de edad”.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Tal vez sea menos fácil para Vogel hacer que sus modelos se sientan cómodos en completa desnudez. Por eso comienza cada sesión con una conversación, discutiendo sus intereses y planificando su pose hasta que sus sujetos se sientan seguros y se abran un poco. “Quiero señalar que estar desnudo debería ser tan natural como vestirse”, dice, citando una línea del filósofo alemán Heinrich Heine: “Si lo piensas bien, todos estamos desnudos debajo de nuestra ropa”.

La desnudez es menos tabú de lo que era hace unas décadas, pero incluso las fotos cuidadosamente compuestas en With and Without (Con y Sin) se pueden percibir algo voyeuristas. “La presión de ser un ser sexual es omnipresente para cada ser humano”, dice Vogel. “Somos observados y juzgados todos los días, y la industria de la moda prodiga los ideales de belleza y las críticas sobre nosotros”.

“Quiero hablar en contra de estas normas ridículas”, añade. “Al presentar todo tipo de diferentes formas de cuerpo y posturas naturales, me encantaría demostrar que todo el mundo es hermoso a su manera”.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

El trabajo de Vogel es tanto un acto de rebelión contra el malestar puritano con la desnudez como una demostración de aceptación. Desde el punto de vista de Vogel, estar desnudo es honesto, limpio y sin corrupción. “La ropa oculta y se puede usar para enmascarar las inseguridades, pero en mi opinión, la gente debe defenderse y resistirse a los ideales del cuerpo de la sociedad”, dice. “La desnudez hace que sea más fácil comparar a la gente, sin su superficie escénica y superficial, la gente parece más genuina”.

Más información, exposiciones, porfolios, libros, biografía, etc. en su website: Sophia Vogel, y ayudar al crowdfund para el libro With and Without aquí.

Fuente: Creators.vice.com (texto original en inglés).

Naturismo como terapia para la autoestima

Acudimos a una conferencia y posterior mesa de debate sobre los problemas de los humanos con la autoestima. Desgraciadamente todos los cánones impuestos por la sociedad hacen que cada día tendamos más a escondernos que a mostrarnos tanto físicamente como emocionalmente. Con el paso de las generaciones y de la evolución el ser humano ha ido perdiendo la conjunción del cuerpo con el alma hasta el punto que escondemos ambos.

Se nos han impuesto unas ideas preconcebidas sobre la belleza, sobre lo correcto, lo incorrecto, lo moral, lo inmoral o lo perfecto e imperfecto. Es una pena que los referentes de hoy en día para muchos de nuestros jóvenes sea ir a una isla seguido de una manada de cámaras en un espacio natural y se utilice para demostrar todo aquello que el ser humano está aprendiendo de esta sociedad. Sinceramente apena profundamente el ver como a diario somo capaces de cargarnos un poco más nuestro planeta siendo incapaces de pararlo y destruirlo completamente. El otro día un gran amigo nuestro nos explicaba sobre un artículo que hablaba de la destrucción de nuestro planeta en 100 años… Bien respirando un poco hondo nos damos cuenta que eso es solo el efecto de nuestra propia causa… Nos estamos volviendo seres incapaces de mostrarnos tal y como somos, de compartir un mundo que es de todos y de establecer una guerra nuclear como algo que puede salir en un informativo entre dos magnates a cual mas peligroso y que incluso nos haga gracia. En cambio somos incapaces de mostrarnos.

En una de las terapias que se realizaron con 12 personas llenas de prejuicios porque se les había inculcado que su peso era inapropiado, o que sus pechos eran pequeños o por ser mas bajo o tener una herida o cicatriz o por estar fuera de los cánones de la supuesta belleza nos encontramos con que todo era un ataque a la autoestima de cada una de las personas. Se dieron cuenta que habían perdido toda comunión entre su alma y su cuerpo y lo que era peor habían acabado por rechazarse hasta incluso odiarse y lastimarse.

Una parte de la terapia se basaba en visionar imágenes de desnudos y explicar que percibíamos y que nos venía principalmente a la cabeza.

En esta primera imagen las palabras mas escuchadas eran: Gorda, Obesa, Deforme, Fea… Todos los participantes los 12 aportaron un adjetivo negativo de desprecio hacia lo que estaban viendo.

Exactamente lo mismo en la segunda imagen solo que se añadieron adjetivos, como viejo y adjetivos que hacían mención despectiva a los genitales.

En la primera sesión toda discusión y mesa redonda fue en esa dirección, uno de los chicos que estaba en la terapia que estaba en un tratamiento de obesidad era el primero en calificar estas imágenes como propias. Una chica también con el mismo problema fue la más explicita de lo que hablábamos anteriormente, se auto denominaba “desecho social” que incluso la habían rechazado en multitud de empleos por su aspecto físico canonizado como incorrecto teniendo en cuenta que la chica habla 4 idiomas y tiene conocimientos con notas de matrícula de honor en economía y finanzas.

La persona gorda recurre a dieta, ejercicio y medicamentos para adelgazar, algunos de ellos cuestionables, otros recomendables. No obstante, el ingrediente principal sigue sin aparecer… Esta imagen es la instrucción sin la cual poco o nada va a cambiar. En realidad la imagen sí está, pero es justamente la imagen de lo que no quiero: la del sobrepeso, del cuerpo que no quiero, del exceso que no quiero y justo delante en televisor la imagen de lo que quiero ser.

Todos estos cánones así nos han sido inculcados con el paso de las generaciones, desde el primer día que venimos al mundo hasta el día que morimos. El asunto me resultaría más fácil si tan sólo pudiera comprender que las células de mi cuerpo son las principales actrices en este proceso y que mi comunicación con ellas es la que puede generar el mayor cambio.

Fuente del texto: Terapias Naturistas.

Desnud Arte: Alejandro Zenha, poesía visual

Arquitecto y artista plástico, el goiano Alejandro Zenha une, en la fotografía, sus dos oficios, dos miradas tan distintas, pero que revelan tanto en común.

Alejandro Zenha es de aquellos fotógrafos que emergió de las artes plásticas y, bajo las lentes de un objetivo, descubrió su verdadera vena artística y, a través de ellas, revela entre luces y flashes, su estética visión poética del mundo.

La fotografía de Zenha es un delicado ensayo de belleza, un desnudar sutil del cuerpo. A través de sus lentes esculpe al retratado como si los extrajese de una escuela de arte de modelos en exposición. ¡Hace de la piel el universo a ser explorado, de la desnudez la insinuación, de la insinuación el deseo del descubrimiento del observador! ¡Zenha saca todas las vestiduras de sus modelos sin dejarlos a la deriva de la desnudez! Ofrece la fruta, pero no las puertas de salida del Edén. Hace del hombre común, el Adán perfecto de la obra del Creador; Del atleta de academia, la estatua del concepto griego de la perfección humana. Al desnudar sus modelos, Zenha los transporta a la verdadera esencia de sus cuerpos, en una delicadeza rara de un artista revelado en luz, piel y poesía visual.

Jeocaz Lee-Meddi – Escritor.

CORPO N(eu)TRO o la celebración de la diversidad

Para celebrar la diversidad sexual y la multiplicidad de cuerpos y pieles, esta obra fue presentada como parte del Festival Internacional de Cinema da Diversidade de Goiás (II DIGO junio 2017) reuniendo 31 modelos voluntarios registrados por el fotógrafo Alejandro Zenha y el director de cine Cristiano Sousa.

¿Y si todos los cuerpos formar un solo cuerpo? Si cada cuerpo fuera el eslabón de una cadena única, infinita? Este fue el camino propuesto a los modelos, sugiriendo un hilo conductor que nos llevara a una multitud, un mar de gente para así contemplar y resaltar la individualidad.

Cuando este cuerpo habla por sí solo, pero, aún así, presta su voz en su totalidad, colocándose como semejante, él gana un nuevo significado – además de la desnudez, además del género, además del erotismo: es un “CORPO N(eu)TRO“.

Más información, exposiciones, porfolios, libros, biografía, etc. en su website: Alejandro Zenha.

Nota: Haciendo clic sobre cualquiera de las fotografías puedes visualizarlas en sus tamaños originales, en modo “pase de diapositivas”.