La desnudez de las culturas antiguas a las modernas

La desnuda vida primitiva

Muchos de nosotros no solemos darnos cuenta de que la desnudez es la condición habitual que ha prevalecido durante la mayor parte de la existencia de la humanidad. Desde la completa desnudez a la cobertura ocasional del cuerpo era parte del modo de vida desde tiempos prehistóricos, pasando por la civilización grecorromana, hasta parte de la Edad Media.

Tribu de los Nuba
Tribu de los Nuba

Incluso ahora, en algunas remotas áreas de clima más cálido, subsisten sociedades desnudas, tribus primitivas cuyos miembros no utilizan ropa. Estas sociedades indican, entre otras cosas, cuán drásticamente han cambiado nuestras actitudes hacia la desnudez y las organizaciones sociales a través de la historia humana. Desafortunadamente, las puritanas leyes de decencia de la civilización moderna han etiquetado las culturas no vestidas de las zonas tropicales como ofensivas e inferiores. Misioneros, colonos y comerciantes alentaron de modo muy efectivo la adhesión a los códigos de vestimenta occidental allí donde hallaron una cultura primitiva. Debido a tal diligencia, podemos ahora viajar por todo el mundo a exóticas islas, unirnos a safaris africanos, y explorar selvas sudamericanas sin tener que afrontar el “azoramiento” de presenciar la desnudez tribal.

Desafortunadamente, a medida que la civilización se va propagando por la mayoría de esos recónditos lugares, las culturas aborígenes son severamente dañadas o destruidas por el invasor virus de una sociedad tecnológicamente superior. Atraída por bisutería y utillaje moderno, la población nativa casi invariablemente sucumbe ante costumbres, indumentarias, enfermedades y problemas de nuestra intrusiva cultura.

Tribu de los Yanomamis
Tribu de los Yanomamis

En 1988, en el número del 3 de enero de The Los Angeles Times se informaba que los Yanomamis del remoto territorio de Roraima, en el norte del Brasil, una tribu primitiva desnuda estaba en peligro de extinción porque el gobierno había descubierto oro y diamantes en sus tierras. Los Yanomamis son la tribu asilada del mundo exterior más grande conocida: “Los Yanomamis cazan con flechas envenenadas, y muchos utilizan herramientas primitivas.

Rehuyen la ropa, decoran sus cuerpos con tintes de frutos y flores, y viven bajo una enorme cabaña de palmeras en comunidades de cincuenta personas. La población de Roraima ronda los 100.000 habitantes. Los antropólogos, la Iglesia Católica Romana y los grupos pro derechos de los Indios temen que la forzada aculturación debida a una oleada de blancos reducirá, además, la población de Yanomamis, esencialmente por enfermedades. A causa de su aislamiento, los indios no han desarrollado inmunidad contra virus comunes y pueden morir fácilmente de gripe o constipado.

Tibor Sekelj, vivió con los Tupari durante cuatro meses
Tibor Sekelj, vivió con los Tupari durante cuatro meses

La tribu Tupari de Río Blanco, en la jungla amazónica de Brasil, muestra otro ejemplo de modo de vida desnudista entre los aborígenes. Tibor Sekelj, que vivió con los Tupari durante cuatro meses, escribió: “No es de extrañar que los Tupari nunca crearan ningún tipo de indumentaria ya que el clima es siempre cálido. Su nudismo natural encaja perfectamente con su entorno y, excepto en ceremonias o para adornarse, nunca piensan en cubrirse.”

Los hombres Tupari comienzan su jornada antes de que el sol de la mañana entre en la cabaña. Aquellos hombres y chavales que permanecen en el poblado trabajan en la preparación del suelo para el cultivo o recolectando leña y materiales de construcción. Mientras tanto las mujeres atienden a los niños, recolectan fruta y algodón y tejen hamacas. En torno a las tres de la tarde la jornada de trabajo se da por concluida, hombres y mujeres se reúnen juntos, beben chicha fermentada, fabrican arcos, flechas, collares y adornos para la cabeza y decoran sus cuerpos. Es una vida de placentera simplicidad.2

Resulta asombroso que tales idílicas escenas de antiguos y quizá prehistóricos tiempos todavía coexistan con nuestro modernizado y estresante modo de vida y nuestras complejas estructuras gubernamentales.

La desnudez en el antiguo Egipto

Un fascinante cuento del antiguo culto al sol y la desnudez fue desenterrado en 1887 en Tell-el –Amarna, un pequeño pueblo egipcio en el delta del Nilo unas 200 millas al sur de El Cairo. Allí, una mujer árabe tropezó accidentalmente con el archivo de tablillas de arcilla cocida del faraón Akhen-Aton (1385-1353 a.C.). A través de la subsiguiente traducción de tales tablillas se averiguó que el joven y brillante faraón y su exquisitamente bella reina, Nefertiti, consideraban que el sol, Aton, era la verdadera fuente de vida, lo que justificaba la práctica del nudismo para el desarrollo físico y espiritual.3

Antiguo culto al sol y la desnudez
Antiguo culto al sol y la desnudez

Debido al descubrimiento de esas tablillas y otros artefactos en Tell-el-Amarna, sede del gobierno del faraón Akhen-Aton, se sabe hoy que no sólo fue un gran reformador religioso y místico, que discutía el panteísmo del sacerdocio tradicional, sino que también fue un poeta de gran sensibilidad. En las piedras diseminadas que formaban el muro original del templo de Aton, los arqueólogos han encontrado y descifrado el famoso “Himno a Aton, el dios Sol” del faraón, una parte del cual aparece en las escrituras Hebreas como en el salmo 104 del antiguo testamento. “Mediante este poema”, escribe J. Herman en King & Queen of the Sun, “el faraón se revela como un amante de la belleza en la naturaleza, en el arte y en el hombre.”

Sin embargo, algunos de los arqueólogos que desvelaron la historia del faraón Sol tuvieron dificultades en aceptar lo que encontraron y se volvieron muy críticos con Akhen-Aton y Nefertiti. “Educados en un entorno victoriano y de nociones puritanas, desaprobaron esas primeras conjeturas de historia egipcia porque descubrieron que no sólo el faraón y su mujer sino también sus hijos y oficiales iban con muy poca ropa (¡y transparente!) o con ninguna ropa en absoluto, que practicaban nudismo en el palacio real, en los jardines reales y en la piscina, que gustaban de la belleza física, apreciaban la buena comida y el buen vino, y llevaban una existencia plenamente feliz.”5

Akhen-Aton y Nefertiti
Akhen-Aton y Nefertiti

La espontaneidad, libertad y valores humanistas ligados al modo de vida de esta extraordinaria pareja provocaron una fuerte crítica y el enfrentamiento de los sacerdotes conservadores de la “religión antigua”. Después de su muerte, a Akhen-Aton le sucedió su yerno Tutankh-Amon (“Rey Tut”, famoso por el fabuloso tesoro en oro y joyas encontrado en su tumba en el siglo XX), a quien forzaron sus sacerdotes a erradicar las reformas de Akhen-Aton.

“Practicaban una religión y un estilo de vida nudista que estaba muy por delante de su tiempo”, escribe el Dr. De Horatev del rey Sol y su reina. “Aparecieron en una época que no les entendía”. Añade, desalentadoramente, que aunque futuras generaciones podrán entender mejor su mensaje, “…el presente les da un cicatero reconocimiento”.6

Es conocido que Akhen-Aton y Nefertiti no fueron los primeros egipcios en disfrutar desnudos de baños de sol (en el Museo Británico hay una talla del siglo XIV a.C. de un sacerdote sumerio desnudo, y se encontró en un muro de una tumba de Tebas una pintura del siglo XV a.C. de una arpista egipcia desnuda), pero él y su bella esposa tuvieron su “día bajo el sol”, bebiendo la vida de un fresco concepto idealista de comunidad.

La desnudez en la antigua Grecia

Siglos después, la pasión del faraón Akhen-Aton por un modo de vida holista fue apasionadamente practicado por los habitantes de la antigua Grecia. Mientras muchas culturas han reconocido las contribuciones de la antigua Grecia en las leyes, la política, la literatura, el arte y la filosofía, se ha escrito poco acerca de su proclividad a librarse de la vestimenta cuando lo consideraban práctico y apropiado. La indumentaria de las clases altas y bajas dentro de la sociedad griega estaba en concordancia con la simplicidad y el ideario característicos de la filosofía griega, esto es una túnica que podía quitarse en un segundo. Incluso las togas más atractivas diseñadas para ambos sexos, con broches metálicos o de joyería, se hacían de una sola pieza con un excelente paño.

Carrera de griegos desnudos en la antigüedad
Carrera de griegos desnudos en la antigüedad

“Cuando un griego desea bailar o trabajar, simplemente deja deslizarse su vestimenta y se pone a ello. Era el modo natural en que discurrían las cosas, y nadie se desmayaba por ver una persona desnuda bailando o trabajando. Los arqueólogos han encontrado muchas vasijas mostrando danzarines en festivales y trabajadores en los campos completamente desnudos”, escribe Anthony J. Papalas en su artículo “Greek Attitudes Toward Nudity”. 7

Los historiadores reconocen esta actitud griega hacia el cuerpo principalmente cuando escriben acerca del entrenamiento atlético que tenía lugar en los gimnasios griegos. De hecho la palabra gimnasio se basa en la raíz gymnos que significa “desnudo”, definiéndose por tanto el gimnasio como un lugar donde uno se desnuda para hacer ejercicio.

La desnudez era común en los atletas griegos
La desnudez era común en los atletas griegos

Mientras la desnudez en los atletas y la escultura de la Grecia antigua era tan común que históricamente no puede ser ignorada, los historiadores tienden a menospreciar o ignorar los fundamentos religiosos y filosóficos del nudismo en la vida griega. Por ejemplo, raramente se presenta al gimnasio griego como un lugar para la educación en general como, de hecho, lo era. Paul Le Valley, en un artículo aparecido en la revista naturista ‘Clothed with the Sun’ presenta una descripción más precisa.

“Los griegos no podían pensar en un mejor tributo a sus dioses que imitarlos, llegar a ser tan parecidos a ellos como fuera posible, tanto mental como físicamente. Toda persona estaba involucrada: una mente bien desarrollada en un cuerpo bien desarrollado. Apolo, el dios de los atletas, era también el dios de la música. De hecho, los atletas aprendían música. Los gimnasios eran los lugares donde los filósofos como Sócrates desarrollaban su actividad. Casi todas las escuelas de filosofía de Grecia tuvieron su sede en un gimnasio… A medida que la religión griega declinaba y era reemplazada por la filosofía, Sócrates a menudo sugería el nudismo como una forma de honestidad”.8 Esto muestra que los antiguos griegos buscaban el equilibrio, su significado de la vida, tanto en el logro personal como en asuntos de estado.

Estudiantes griegos desnudos comenzando el día con ejercicios
Estudiantes griegos desnudos comenzando el día con ejercicios

Comenzando con ejercicios desnudos, un típico día de los estudiantes griegos lo describe Papalas en el artículo citado arriba: “Después de varias horas de actividad e instrucción corporal, se bañaban e iban a sus aulas, normalmente desnudos; debido al suave clima de Grecia no necesitan ropa excepto en algunos inusuales días de invierno… Maestros y alumnos intentaban establecer un equilibrio entre mente y cuerpo. Al estudiante, por tanto, se le exigía el mismo esfuerzo tanto para el progreso físico como para el mental”.9

Pericles, el famoso estadista griego, general y atleta, dijo que los hombres deben trabajar armónicamente para “la perfecta belleza de nuestros cuerpos y las principales virtudes de nuestras almas… Somos amantes de la belleza sin perder el gusto por la simplicidad, y amantes de la sabiduría sin perder el vigor masculino”.10

Darío, el rey persa, confiando en un informe de un espía enviado a observar el entrenamiento de los griegos para la batalla, concluía erróneamente que los griegos eran débiles debido a su actitud hacia la desnudez y la democracia.

El militar infiltrado volvió a Darío con un informe de cómo desperdiciaban los griegos su tiempo exhibiéndose desnudos por ahí “o sentados, parcialmente vestidos, escuchando a idiotas predicando ridículas ideas sobre la libertad y la igualdad de los ciudadanos”. 11 Basándose en esta información, Darío esperaba que los griegos fueran un objetivo fácil, pero su alegría se volvió miedo y tristeza cuando el ejército persa fue echado al mar en la batalla de Maratón por sus bien entrenados oponentes.

Aunque a los hombres de la antigua Grecia se les ofrecía una excepcional preparación como ciudadanos (con la obvia excepción de los esclavos), a las mujeres griegas se les negaba la educación de alto nivel del gimnasio. Esta desigualdad estaba desatinadamente justificada por el razonamiento de que las mujeres tenían una menor necesidad de educación ya que no se les permitía participar en los asuntos públicos junto a los hombres. Tal discriminación, sin embargo, disminuyó con la aparición de un movimiento pro derechos de las mujeres.

Juegos Olímpicos de la antigüedad
Juegos Olímpicos de la antigüedad

Entre los beneficios conseguidos por las mujeres de este grupo estaban el establecimiento de competiciones atléticas femeninas. Durante estos juegos, las mujeres competían cómodamente desnudas, como era habitual en los hombres. “La admiración griega por el cuerpo humano y el deseo de mostrarlo estaba estrechamente ligado con el concepto griego de la honestidad y la inteligencia. Nadie pensaba que hubiera nada malo porque las jóvenes chicas espartanas fueran desnudas a los bailes y desfiles públicos. Los jóvenes que se reunían para presenciar el espectáculo no mostraban lujuria ni vandalismo. Plutarco (el historiador y biógrafo griego) escribió que la aparición de esas bellezas era recibida con admiración, respeto y sin azoramiento”.12

Al fin y al cabo, la desnudez también formaba parte de la tradición de los Juegos Olímpicos. Los historiadores de la antigüedad sugieren que los Juegos Olímpicos se originaron tan antiguamente como en el 1100 a.C. como una competición de un tratado de paz autorizado por los reyes de las ciudades de Pisa, Elis y Esparta. Los juegos derivan su nombre del valle de Olimpia, donde se realizaban. El primer festival olímpico del que hay datos tuvo lugar en 776 a.C. Al menos desde entonces en adelante, los Juegos Olímpicos estuvieron específicamente dedicados a los dioses griegos.

Atletas de Esparta entrenando desnudos
Atletas de Esparta entrenando desnudos

Los atletas de Esparta han sido considerados históricamente los primeros en desechar la ropa mientras se entrenaban para la competición. Es posible que ésto ocurriera hacia el siglo VII a.C. Como estos atletas pioneros ganaban una proporción de premios anormalmente alta porque sus cuerpos no se veían restringidos por la ropa, otros atletas griegos empezaron a emular la desnudez de los espartanos. A partir de entonces, la desnudez fue una parte integral de la tradición olímpica hasta 393 d.C., cuando el emperador romano Teodosio, cristiano dirigente de Grecia, prohibió los Juegos Olímpicos porque los consideraba una ceremonia pagana. Así la gimnasia y todo lo que ello implicaba fue tratada con desprecio. No fue sino hasta 1896, unos 1500 años después, que los Juegos Olímpicos reaparecieron, ¡pero sin desnudez!

“La belleza era para los griegos la autentica esencia de la virilidad. El perfecto equilibrio entre la mente y el cuerpo seguía la creencia griega en ‘meden agan’, que significa ‘nada en exceso’. Y ‘Kalos k’agathos’, la ‘belleza y dios’, fueron el jalón y secreto de la preeminencia de la antigua Grecia durante más de quinientos años”.13

La desnudez en la antigua India

Hoy sabemos que la desnudez social en la antigua Grecia estaba alentada por la existencia de la desnudez entre los hombres santos de la India. Por ejemplo, cuando Alejandro el Grande escuchó los informes sobre ascetas desnudos en la India, envió a Onesicritus, un filósofo griego, a investigar la gimnosofía (un nombre dado por los griegos a estos filósofos nudistas). Los descubrimientos de Onesicritus debieron impresionar e intrigar a Alejandro, porque viajó a la India (en el 326 a.C.) para encontrarse con un grupo de gimnosofistas, y este encuentro llevó a otros intercambios entro los dos países.14

Pyrrho de Elis, fundador de la filosofía del escepticismo, estudió con los gimnosofistas y, después de volver a Elis, practicó sus enseñanzas, incluyendo el nudismo.15

Más tarde, cuando el ejército griego estaba en la India, los soldados participaron en numerosas ceremonias religiosas que incluían actividades deportivas desnudistas. Durante varios siglos a partir de entonces, se documenta ocasionalmente que los atletas griegos que competían en la India lo hacían tanto desnudos como con calzas.

Sectas ascéticas de la India
Sectas ascéticas de la India

En tiempos de Alejandro (356-323 a.C.) había numerosas sectas ascéticas en la India cuyos miembros iban desnudos como parte de su disciplina espiritual. La mayor de ellas, Ajivikas, exigía la completa desnudez de sus discípulos. Este grupo se persistió unos dos mil años antes de desaparecer completamente. Buda fue un asceta desnudista antes de fundar su propia religión, y se ha sugerido que Buda hacía vestir a sus seguidores principalmente para distinguirse de otras sectas.16

Actualmente la mayoría de los santones desnudistas de la India se asocian con los Jainitas, miembros de una gran religión india fundada sobre el 500 a.C. Mabavira, fundador de los Jainitas, insistía en la completa desnudez para los monjes como parte de su voto de renuncia de todos los bienes terrenales.

Digambaras o “vestidos con el cielo”
Digambaras o “vestidos con el cielo”

Con el tiempo hubo una división en el grupo, la desnudez era muy dura para los jainitas de las frías regiones del norte de la India. Estos norteños se vistieron y fueron conocidos como Suetambaras “vestiduras blancas”, mientras que los sureños fueron llamados Digambaras, o “vestidos con el cielo”. Los jainitas tienen muchos seguidores en la India actual.17

En su artículo “Ancient India”, Paul LeValley compara a los griegos con los gimnosofistas: “Las razones que daban para su ascetismo desnudista o sus atletas desnudos eran claramente similares… [Esas razones hablaban] de eficiencia… Todo grupo conocido de ascéticos desnudistas hindúes apreciaban el valor de la vida sencilla que alienta el nudismo; Los legisladores de Esparta aconsejaban el nudismo entre sus ciudadanos por la misma razón… [más] razones de salud… Los gimnosofistas valoraban la desnudez como un método para curtirse, como hacían los griegos”. Otras razones dadas para la desnudez eran que promovía “el pensamiento independiente y la autoestima…”

Posteriormente LeValley escribe que “Mahevira criticaba a los griegos, que confinaban su nudismo principalmente al gimnasio, por ser menos auténticos que los ascetas hindúes. Mahavira mencionaba a menudo el desnudismo como un método para liberarse de ataduras… delectación sin vestiduras. ..”18 Hindúes y griegos coincidían en que la desnudez representaba un estado de pureza y honestidad.

LeValley indica también áreas de diferencias entre las dos culturas, como el énfasis que los griegos ponían en la belleza del cuerpo humano, un asunto de muchísima menos importancia en la filosofía religiosa de la India. Allá donde los gimnosofistas de la India se referían a su desnudez como un “paso para hacerse uno con el universo, o moksta (‘la alegría de la iluminación’)”, los griegos consideraban la desnudez como una base para y expresión de la completitud del individuo y la sociedad. Así, los griegos ponían mayor énfasis en el disfrute, la música, el baile y el placer físico.

“Quizá el mayor valor que ambos grupos mantenían en común, LeValley continúa, “… era la asociación del ascetismo hindú y los atletas griegos con la idea de paz”.19

El propósito de las Olimpiadas, por ejemplo, era reunir a las ciudades griegas disidentes para la amistad y una competición pacífica, mientras que los jainitas, por su parte, practicaban la no-violencia (ahimsa) y el vegetarianismo. Incluso hoy día, algunos jainitas llevan estos principios a sus límites, usando máscaras en la nariz y la boca para que los insectos estén protegidos de verse atrapados accidentalmente. Ghandi basaba su moderno movimiento de reforma política y social en esta práctica jainita de ahimsa.

Durante el control británico de la India, la práctica gimnosofista del nudismo se vio fuertemente reprimida. Sin embargo, ahora que existe una República Independiente de la India, los jainitas retoman de nuevo su práctica religiosa nudista. En la India de hoy, algunas mujeres también han accedido al rango de los ascéticos del jainismo nudista.

Templo de Khajuako
Templo de Khajuako

Los Sakas, una secta hindú, han transmitido sus tradiciones de desnudismo a la India moderna a través de miles de esculturas explícitas que perduran en los muros de la ciudad de Khajuako. Construida alrededor del año 1000 d.C. este templo de Khajuako comunica sus valores al visitante moderno con una claridad que no deja nada a la imaginación. “Decenas de miles de figuras humanas y animales danzan felizmente sobre y alrededor de las fachadas de esos edificios… Reyes y gente común se muestran en placentera unión sexual, completamente desnudos excepto por abalorios, pulseras y adornos… La belleza del cuerpo se enaltecía, incluso exhibía. Y, puesto que la función sexual es parte del cuerpo, también esto se exaltaba”.20

Templo de Konarak
Templo de Konarak

El templo Khajuako no es un ejemplo aislado de una gran tolerancia hacia la desnudez en la antigua India. Otros templos hindúes, como los reverenciados lugares sagrados en Konarak y Ellora, también muestran esculturas eróticas altamente realistas. Estas representaciones no eran vistas, obviamente, como obscenas por la gente que vivía cuando fueron creadas. Su franqueza y su colocación en céntricos lugares públicos indica que eran una parte esencial de la experiencia cotidiana de la comunidad, parte del tejido de su vida social, educativa y religiosa.

El historiador Mulk Raj Anand comenta estas esculturas abiertamente eróticas en su libro Kama Kula, utilizándolas para explicar las diferencias entre las actitudes oriental y occidental respecto al cuerpo humano y la sexualidad. Hablando de estas celebraciones de la vida dice: “Hay un disfrute mutuo que no mueve a la risa sino al fervor… La veneración al Sol [era] manifestada en la energía que une a las parejas humanas… Las formas masculina y femenina se convierten así en la manifestación de la dualidad deseada por el dios supremo, los primeros símbolos de masculinidad y procreación. Y si nuestro amor humano es visto como un símbolo del gran amor del dios supremo, así la alegría de la unión física refleja la ilimitada alegría de la deidad en la creación”.21

Mulk Raj Anand apunta que el sexo en occidente ha sido arrinconado en “furtivos rincones”. Cree que las modernas actitudes de pudor originadas en las enseñanzas de las religiones occidentales son una desafortunada parte de la cultura occidental en general y no permite el adecuado disfrute o la charla abierta sobre la ternura de la práctica coital.

Aunque los guías turísticos actuales no pueden evitar mostrar estas esculturas de desnudo explícito de Khajuako, Konarak y Ellora a los turistas de otros países, muchos observadores comentan que se les nota incómodos haciéndolo. Es evidente que la soberanía corporal representada en el arte público de los templos antiguos ha sido excluida del estilo de vida accidentalizado de la India contemporánea.

La desnudez en Oriente

Hasta el siglo XX, el concepto japonés de la modestia difería radicalmente del de Europa o Estados Unidos. El baño comunal, por ejemplo, era un hecho básico de la vida diaria hasta muy recientemente y todavía existe en zonas rurales alejadas de las principales ciudades accidentalizadas del Japón. A pesar de ello, Bernard Rudofsky en su libro “Are Clothes Modern” observa que la desnudez no era un tema aceptable para los artistas tradicionales japoneses. “Incluso los amantes encamados en acres de edredones, un tema favorito del arte japonés, están siempre completamente vestidos, no porque los artistas sean pudibundos sino porque los japoneses parecen gustar de hacer el amor enredados en las vestimentas del otro… [Esta cultura no cristiana] no sólo pasó de puntillas sobre el pecado original sino que nunca sintió la necesidad de adoptarlo.

¡Sin embargo, los japoneses estaban lejos de ser recatados! Su actitud de que todo lo natural es moral se revela en los “libros de las prometidas” publicados durante centenares de años en Japón para la educación sexual práctica de las jóvenes. Mediante textos e ilustraciones explícitas, este tipo de libros preparaba a las solteras japonesas para la práctica sexual que podría, o debería, tener lugar después de la boda. A las parejas experimentadas también se las proveía con “libros de cabecera”, que debían mantenerse cerca de la cama. Éstos contenían ilustraciones eróticamente estimulantes para enriquecer el disfrute marital.

Los miembros de la clase más alta de China eran mucho más inhibidos e incluso consideraban a sus desnudos pordioseros como subhumanos. La desnudez, incluso en el arte, se veía como inmoral. John Langdon-Davies, en su ensayo “The Future of Nakedness”, cuenta una historia acerca de un monje jesuita que se horrorizó cuando se enteró de que los chinos veían como pornográficos los libros cristianos con sus bellamente coloreadas pinturas religiosas de santos y santas en vestimentas clásicas.23

En la antigua China, estrictas costumbres prevenían a las mujeres de alto rango de desnudarse incluso delante del médico. El único modo de comunicarle al doctor sus problemas físicos era indicando el lugar correspondiente en una pequeña figurilla desnuda de marfil o alabastro. Estas pequeñas figuras, objetos de considerable importancia en toda casa china respetable en tiempos antiguos, todavía pueden comprarlas los turistas en las secciones de China en las ciudades modernas de todo el mundo.24

Baños desnudos en comunidad
Baños desnudos en comunidad

Examinando los hábitos de baño de una cultura es posible determinar su actitud hacia la imagen del cuerpo con cierta precisión. Los japoneses, los turcos y los escandinavos de tiempos recientes, por ejemplo, han disfrutado tradicionalmente de baños desnudos en comunidad, como hacían sus antiguas culturas. En el imperio grecorromano, hasta su decadencia y caída, los de sexos coincidían desnudos en los baños comunales porque el énfasis de la cultura estaba en la limpieza, la salud y la sociabilidad, no en las diferencias sexuales físicas. Durante la edad media, la Iglesia Católica Romana suprimió tales prácticas de baño.25 Sin embargo, el baño desnudo en comunidad donde los sexos estaban habitualmente segregados sobrevivió en zonas de la Europa central y del norte hasta que los modernos movimientos nudistas iniciaron la actitud relajada europea actual acerca del nudismo en centros y playas compartidos por ambos sexos.

El mundo occidental, desde la edad media y hasta el siglo XIX, no fue precisamente conocido por la higiene corporal. Puesto que el cuerpo desvestido era tomado como pecaminoso, las sensuales prácticas de languidecer en un nutriente baño o esponjarse en una casa de baños comunitaria (como los lujosos y placenteros baños de Oriente) no solo no estaban disponibles para la gran mayoría de las personas sino que eran impensables e inaceptables. El aseo rápido o con esponja eran la costumbre, y el uso de perfumes era más una forma de ocultar la infrecuencia del baño que un medio para la atracción sexual.

Los baños turcos que utilizaban fuentes termales se construían allá donde regía el imperio otomano, introduciendo en muchas partes de Europa el agradable y sano ciclo de nadar desnudo, sudar y recibir un masaje regenerativo. Hombres y mujeres del imperio otomano utilizaban los baños como centro social, pero siempre con segregación de sexos.

Baño mixto y familiar
Baño mixto y familiar

Sin embargo, en Japón, un país bendecido con fuentes termales naturales volcánicas, el baño mixto y familiar lo aprobaron las principales religiones durante más de dos mil años. Hoy, algunas de las casas de baños públicas del Japón tienen salas privadas de diferentes dimensiones donde familias o grupos pueden disfrutar los baños calientes en privado. Lo más habitual, sin embargo, son las grandes piscinas comunitarias.

Originalmente un rito de purificación Shinto, la práctica del baño social desnudo se extendió a través de Japón y se convirtió en una parte tan habitual de la vida diaria de los japoneses como el amanecer. El Shintoismo, religión de estado de Japón hasta 1945, enfatiza la limpieza personal tanto espiritual como física. Sin embargo, hasta los monjes budistas construyeron casas de baños dentro de los límites de sus templos. Al comienzo de cada día, estos monjes recogían ramas de pino, acebo o boj como preparación para calentar la estufa de gruesas paredes de arcilla roja colocada en el suelo de piedra. Las puertas se abrían al público una vez que el vapor se espesaba. Algunas casas de baños ofrecían ceremonias del té, mientras otras proporcionaban frutas y otros alimentos. Había chicos y chicas del baño que ofrecían sus servicios para el frotado de la espalda.

Así, la mayoría de los japoneses, hombres y mujeres, han crecido acostumbrados a ser vistos desnudos, y a ver la desnudez de los demás a todas las edades. Pero con la aceleración del ritmo de vida típico de las principales ciudades de Japón y con la occidentalización de la arquitectura de las viviendas, la casa de baños del barrio está perdiendo su anterior preeminencia.

Baño en fuente termal en invierno
Baño en fuente termal en invierno

El baño desnudo comunal en las fuentes termales, sin embargo, se mantienen como preciados destinos de vacaciones. En muchas zonas de Japón, los inviernos son tremendamente fríos, y las fuentes termales naturales han sido tradicionales refugios sanos y placenteros asentados en escarpados montañas y frondosos bosques. En algunas de esas piscinas naturales se han emplazado ahora modernos complejos hoteleros.

El actual uso popular de las bañeras en Estados Unidos tiene su origen, obviamente, en esa antigua y tradicional costumbre del baño comunal tan característico en Japón, Escandinavia y Turquía.

Brujería y satanismo

Para mucha gente la palabra brujería conjura visiones de las malvadas viejas de halloween en escobas o extraños y quizá depravados rituales de desnudez y sexo. Sin embargo, algunos historiadores creen que la brujería es la religión más antigua del mundo y, por lo tanto, muy respetable a pesar de los prejuicios del judaísmo y del cristianismo. Estos historiadores de la religión dicen que los ritos de fertilidad de la brujería eran sólo fervor y fascinación por la naturaleza, y que la “esbats” mensual por la Luna nueva y los “sabbats” estaciónales sólo eran ceremonias rituales que pedían a los dioses fecundidad para la tierra y fertilidad para sus habitantes. La palabra witchcraft (brujería), por ejemplo, de hecho significa “craft of the wise” (práctica de la sabiduría), “puesto que Wicca”, su raíz, significa “el sabio”. Con el desarrollo de la civilización esta antigua religión devino en una mezcla de cultos de fertilidad, ocultismo egipcio y los antiguos estudios cabalísticos.26

La tradición Wicca celebraba la alegría
La tradición Wicca celebraba la alegría

Esta actitud se llevó a tales extremos que muchísimos inocentes fueron asesinados. Se sabe que la gran mayoría de esas desafortunadas víctimas no tenían más conexión con los maleficios que ser identificados como inmorales y malvados por sus asustados vecinos y enemigos. Por supuesto, es concebible que hubiera por entonces algunas brujas que usaran sus pociones y píldoras para el beneficio personal y la venganza, como proclamaban sus acusadores, igual que algunas brujas debían haber “maldecido” a sus perseguidores con gran convicción. Pero la tradición Wicca como un todo era una religión que celebraba la alegría, la salud y las abundantes cosechas.

Esta vieja religión está experimentando actualmente un renacimiento como parte del interés del “New Age” en la metafísica y los fenómenos psíquicos. La meditación y la hipnosis, herramientas tradicionales de la brujería, son hoy métodos populares de “crecimiento de la consciencia” hacia la realización personal y los cambios globales. Flores, hierbas y cristales, los sacramentos naturales de la antigua religión, son ampliamente utilizados también por los adeptos al New Age en sus rituales de sanación.

La mayoría de la maldad que se ha atribuido a la brujería es parte realmente de tradiciones bastante diferentes de Satanismo y adoración del Diablo. Los cultos de ese tipo se basaban más en el hedonismo ateísta que en la veneración de la naturaleza. Como las brujas, los miembros también practicaban el nudismo ritual, pero su énfasis estaba en la sexualidad orgiástica. Sus “misas negras” se centraban alrededor de una mujer desnuda como altar, y sus ritos incluían el uso liberal de drogas y pociones alucinógenas.

Su teología era y aún es diferente. Anton LaVey, quien fundó la Iglesia de Satán en San Francisco en 1966, creía que incluso si hay un dios, está inhabilitado para intervenir en los asuntos humanos. Puesto que Satán, de acuerdo con los devotos de LaVey, es el símbolo del mundo material y la naturaleza carnal del hombre, se convierte en el ídolo adorado. En tiempos, el satanismo fue reconocido como una religión en uso (o anti-religión) en Europa, pero nunca a gran escala.

A través de los tiempos, los rituales de venganza mediante sacrificios de animales y humanos y extrañas historias de rituales con cadáveres desnudos se han asociado con el Satanismo. Mientras la posibilidad de la existencia de secretas prácticas de culto al diablo no pueden ignorarse, la iglesia de Satán de LaVey parece ser una versión no amenazadora de adoración al demonio. Pero las historias de horror de matanzas y abusos sexuales resurgen en ocasiones y a menudo se atribuyen al “culto al diablo”. Por ejemplo, en un reciente programa de televisión (1989), Geraldo Rivera hizo una entrevista a un oficial del departamento de interior que afirmó que el infame culto del asesino de masas Charles Manson estaba relacionado con el grupo “Son of Sam”, un culto supuestamente satánico.

Primeros nudistas cristianos

Hay muchos sacerdotes y prelados en el movimiento nudista actual. De hecho, el moderno movimiento nudista fue en gran parte organizado por líderes religiosos, como se comentó más ampliamente en el capítulo 8. Esos líderes religiosos utilizaron para justificarse muchas partes de la Biblia judeocristiana donde se habla de aceptar el cuerpo humano sin pudor (tal como las referencias a aquellos apóstoles pescadores, que trabajaban desnudos). Los religiosos nudistas utilizan esas citas como una respuesta a los predicadores fundamentalistas que sermonean sobre la exigencia de ropa por parte de Dios.

Por ejemplo, el reverendo Martin Wadestone, autor de “Nudism and Chistianity”, escribe: “En realidad, a la luz de la Biblia, no hay pecado en la desnudez por sí misma; pero si una persona usa la desnudez para la lujuria o con propósitos inmorales, lo habrá mal utilizado, y ello constituye un pecado. La Biblia no habla en contra de la desnudez ni enseña que el cuerpo sea vergonzante. Hay referencias a la vergüenza en el desnudo, pero esa vergüenza se producía en la mente del hombre, no por orden divina”.28

Esta también era la creencia de al menos cinco grupos en la historia del cristianismo: Los Carpocratianos, Adamitas, Adamistas, Encratitas y Marcosianos. La mayor parte de la información histórica que nos concierne de las creencias y las prácticas de estos primeros cristianos ha venido a nosotros, de hecho, a través registros de las críticas y diatribas de las autoridades de la Iglesia Católica Romana, puesto que las autoridades destruyeron la mayoría de los escritos de aquellos que ellos consideraban herejes.

El filósofo platónico Carpócrates, nacido en Alejandría, Egipto en el siglo II d.C., creía en un dios como creador del mundo y de todas las cosas en él. Combinaba el ideal cristiano de la hermandad de los hombres con partes de la República de Platón, afirmaba que las glorias de dios no deberían ocultarse. Exhortaba a los cristianos, hombres y mujeres, a mirar el cuerpo natural con gratitud por la creativa fuerza de dios-amor. Sus discípulos fueron ridiculizados y a veces severamente perseguidos pero continuaron sus prácticas hasta el siglo IV d.C. Algunos escritos indican que se crearon estatuas desnudas y un museo en honor de esta secta. Fueron los Carpocratianos los primeros que representaron el cuerpo de cristo en la forma expuesta que ha sido habitual hasta el día de hoy.

Los Adamitas vivieron durante los siglos II y III d.C.. Era un grupo que esperaba alcanzar de nuevo la inocencia que la humanidad había perdido en el jardín del Edén y, consiguientemente, celebraban en un estado de desnudez y vivían como una comunidad nudista. Se cree que estos grupos de Adamitas utilizaban templos paganos abandonados para sus propios ritos.

Algunas generaciones después, Encratitas y Marcosianos, que evolucionaron de la tradición Adamita, aparecen en escena. Los Encratitas era vegetarianos y muchos, si no todos, practicaban el nudismo. En la antigua Galia (Francia), un maestro Gnóstico llamado Marcus y sus seguidores fueron conocidos como Marcosianos y estaban bien establecidos en el Valle del Ródano en el siglo tercero. Ireneo, un conservador escritor cristiano de entonces, criticaba su desnudez y sus creencias religiosas, remarcando: “Marcus es considerado un milagrero por esos bobos y descerebrados “.29

Los Adamistas (sin conexión con los Adamitas) fueron una activa secta en Bohemia durante el siglo XV d.C. Formaban parte de la Reforma Hussita. Este grupo estableció numerosas comunidades religiosas nudistas.

Los tradicionalistas se referían a los cristianos de vida natural como “heréticos gnósticos”, porque sus doctrinas cristianas estaban influidas por enseñanzas esotéricas y el pensamiento místico oriental. Henry de Horatev ha escrito que, mientras en un sentido pudieran ser considerados gnósticos, “no eran gnósticos sino simple y radicalmente cristianos”.30

Estos grupos religiosos “en bolas” no eran exhibicionistas, prefiriendo vivir en lugares aislados e inaccesibles, protegidos por bosques en Galia, los desiertos en Egipto y las islas en Grecia.

Construyeron gruesos muros para mantener su privacidad y protegerse de las comunidades hostiles que las rodeaban. Dhoratev reflexiona, “¡Que lamentable que los únicos documentos de que disponemos de los primeros cristianos nudistas nos vengan de sus hostiles censores! Esperemos que algún día, en algún monasterio o enterramiento europeo o africano, se descubra una copia de los libros gnósticos perdidos que aporten nueva luz sobre los perseguidos grupos de nudistas de la antigüedad, como los rollos del mar Muerto han contribuido a una nueva comprensión de la antigua literatura hebrea”.31

El nudismo como protesta

La desnudez, a lo largo de la historia, ha sido tanto una expresión de valores humanos positivos como una forma de protesta. Si el objetivo es hacerse notar, desnudarse en una sociedad vestida es ciertamente un método efectivo de llamar la atención. Esta era una táctica usada por algunos hippies en los sesenta y también por algunos contestatarios religiosos a través de la historia. Como ejemplo tenemos al famoso San Francisco de Asís: “Siendo amonestado por su obispo, se despojó de sus ropas y anduvo desnudo por las calles”.

Doukhobors de Canadá
Doukhobors de Canadá

Mientras que esto se puede interpretar, por supuesto, como un acto de humildad religiosa más que como una protesta, no hay duda acerca de los Doukhobors de Canadá, quienes dejaron Rusia en 1898 y hoy todavía tienen pequeñas comunidades que llegan hasta el norte de Estados Unidos. Una secta extremista e individualista de anarquistas que se escindieron de la Iglesia Ortodoxa rusa en 1785, los Doukhobors eran unos 15000 cuando llegaron a Canadá. Denominándose a sí mismos “hijos de la libertad”, siempre tenían problemas con la ley por su rechazo a adecuarse a las leyes canadienses de gobernación y adaptarse a sus normas cívicas, educativas y culturales. Los Doukhobors a menudo protestaban celebrando misa desnudos. Su primera manifestación desnudos fue en 1903 y, aunque los manifestantes fueron perseguidos y encarcelados, continuaron esta particular manera de afirmarse durante varias décadas.

The Naked and The Nude de Jorge Lewinski
The Naked and The Nude de Jorge Lewinski

La emancipación corporal con relación al estatus de la mujer

Incluso después de que las prácticas religiosas europeas aplicaran fuertes restricciones a la libertad corporal y al disfrute sexual, hubo periodos de actitudes relajadas, quizá como reacción a represiones sociales y sexuales tan prolongadas. Jorge Lewinski, autor de “The Naked and The Nude”, indica que algunos historiadores relacionan tales fluctuaciones con el cambio de estatus de la mujer en esas culturas. Apunta a la alta Edad Media como estrictamente patriarcal, dominado por sacerdotes con una actitud represiva hacia la desnudez y el sexo. En la baja Edad Media, sin embargo, destacan la galantería, los trovadores, la admiración de la mujer y actitudes más relajadas. El renacimiento fue una época de mayor prestigio de la mujer, con sus vestidos greco-romanos y su apreciación de la pintura de desnudos no religiosos. La mayor emancipación corporal parece estar relacionada con el florecimiento de las artes de la época.

Entonces llegaron Calvino y Lutero, quienes trajeron de nuevo las restricciones morales del patriarcado durante el movimiento reformista. Que de nuevo fue seguido por una relajación de la moral en el siglo XIX que, por un corto periodo de tiempo, restauró la posición social de la mujer. Más tarde hubo una profunda caída en el período restrictivo patriarcal victoriano del cual el siglo XX, de orientación feminista, todavía no se ha recuperado completamente.33

La ética puritana, el victorianismo y el cuerpo vergonzante

Calvino, reformista del siglo XVI: “Todo el hombre, de la cabeza a los pies está por tanto, como estaba, empapado en un flujo de perversión de modo que ninguna parte ha permanecido sin pecado y por lo que cualquier cosa que de él surja es pecaminosa”.

Martín Lutero, reformista del siglo XVI: “Nuestra debilidad no está en nuestras obras sino en nuestra naturaleza; nuestra persona, naturaleza y nuestro ser entero está corrompido desde la caída de Adán”.

Calvino, un francés agraciado por la riqueza, la galanura y la licencia moral de la imperante iglesia católica, se convirtió en un líder del movimiento reformista. Forzado a huir de su país, Calvino recibió reconocimiento en Suiza como el fundador del Presbitarianismo protestante. También adquirió fama como fundador de la “ética puritana”.

Martín Lutero, un monje alemán, fue el “Padre de la Reforma”. En 1517 rompió con la autoridad papal para formar la iglesia protestante luterana, revelándose contra lo que veía como laxitud moral y extravagancias de la iglesia católica y su aristocracia. Lutero aportó un significado fundamentalista de la religión a una clase media preparada y anhelante.

Con el advenimiento del protestantismo llegaron interpretaciones bíblicas que ponían el acento, como nunca antes, en la impureza y el pecado inherente al cuerpo humano. También enfatizaban el temor al mal. Mientras dios era mente y espíritu, el demonio era representado con un cuerpo sensual y tentador. Las sospechosas de brujería eran perseguidas y condenadas a morir por herejía sin la mínima evidencia. Una prueba para detectar a una bruja en Inglaterra (abolida en 1219 pero se dice que se siguió practicando hasta el siglo XVIII) la describe Robert T. Smith en Cult and Occult. “Primero se la desnudaba. Después se le ataba el pulgar de su mano derecha al pulgar de su pie izquierdo. Después el pulgar de la mano izquierda al pulgar del pié derecho. A continuación se la lanzaba al río o a un estanque. Si se hundía y se ahogaba, no era una bruja. Si flotaba, la ayudaba el Demonio y la sacaban y ejecutaban”.34

La ética puritana llegó a América con el Mayflower
La ética puritana llegó a América con el Mayflower

La ética puritana llegó a América con el Mayflower. Nuestros primeros colonos eran peregrinos protestantes muy trabajadores que no tenían ni inclinación ni tiempo para la frivolidad. Su concepto de vergüenza y culpa del cuerpo se convirtió en la ley de la tierra, y esta ley era incluso más extrema en los EEUU que fuera. En Europa, el pudor extremo estaba principalmente confinado en las clases medias, puesto que la aristocracia y las clases bajas podían asumir más autonomía de las reglas de los moralistas religiosos. Sin embargo, en América, la prohibición moral contra los así llamados “actos del demonio” era más fuerte.

Durante los siglos XVII y XVIII, cualquier desviación de la norma de comportamiento o costumbres era sospechosa. Fanáticos histéricos llevaron a cabo cazas de brujas que fueron incluso más absurdas que las realizadas en Europa. Y una ley, en uso cuando Nueva Jersey todavía era una colonia británica, imponía a las mujeres la misma pena dada a las brujas, ya fueran núbiles o viudas que según esta Acta, se impusieran, sedujeran o traicionaran a cualquier súbdito de su Majestad mediante el influjo de aromas, cosméticos, baños, pinturas, dientes artificiales o zapatos de tacón.35

En Europa, los pocos años de emancipación corporal tanto física como emocional experimentada durante el periodo napoleónico se contrarrestaron con la puritana represión conocida en la historia como victorianismo. Una moralidad de la clase media que se desarrollaba enfatizaba la autoestima, el autocontrol y el amor al trabajo. Esto encajaba bien con la visión de los moralistas religiosos, cuyas creencias estaban ahora apoyadas por la monarquía reinante. En Inglaterra, la reina Victoria (quien reino desde 1837 hasta 1901) y el príncipe Alberto impusieron unas normas de conducta que fueron aceptadas como la nueva moralidad de Europa y Norte América.

Moda victoriana
Moda victoriana

La ñoñería respecto a los deseos y actividades sexuales alcanzó tales extremos que una mujer de mediados del siglo XIX minimizaba y ocultaba todas las partes del cuerpo excepto su cara. Vestía capas de enaguas y se envolvía en ropajes con blusas de cuello alto y faldas de corte largo hasta el suelo, un tocado cubría completamente su cabeza y un chal envolvía su cuerpo. Incluso las manos de una señorita se tapaban. Un periódico victoriano para señoritas de 1840 aconsejaba que “para una señorita los guantes son siempre elegantes en casa excepto en las comidas”. Y algunas mujeres no se presentaban a la mesa “con las manos desnudas. Vestían mitones sin dedos”.37 Se esperaba que los hombres también se comportaran “adecuadamente” tanto en el vestir como en los modales.

Sin embargo, la eliminación del cuerpo no era suficiente para la moralidad del periodo victoriano. Las palabras sexuales y las referencias a partes del cuerpo se eliminaron del lenguaje “educado” para prevenir la estimulación de los pecaminosos deseos sexuales. Era ofensivo mencionar el cuerpo humano en compañía del otro sexo en la sociedad educada. Pierna devino “extremidad” un muslo de pollo se convirtió en “carne negra” y una pechuga en “carne blanca”. Algunas personas asumieron la modestia hasta el extremo de cubrir cosas como las patas de piano. Thomas Bowdler aportó “respetabilidad” a Shakespeare publicando diez volúmenes de sus trabajos con todas las palabras que aludían al sexo o a la desnudez eliminadas.

La época victoriana duró desde la mitad del siglo diecinueve hasta los primeros años del siglo veinte. El victorianismo creó una sociedad de contradicciones poniendo tabúes en necesidades y funciones fisiológicas normales. Los libros de texto de medicina de la época indicaba que cualquier mujer que sintiera placer sexual era anormal. La frigidez en la mujer sé considerada deseable, y los médicos prescribían sedantes para aquellas que no eran frígidas. Mientras que era aceptable que el hombre tuviera deseos sexuales, la profesión médica advertía que las indulgencias masculinas podían conducir al agotamiento permanente de sus recursos físicos y psíquicos.

Postal francesa antigua
Postal francesa antigua

Con todo esto, el orgullo del marido victoriano de tener una mujer “adecuada”, era una fachada que ocultaba un lado oscuro. Había más prostitutas per capita haciendo la calle en el Londres de entonces que en cualquier otro período de la historia de la ciudad. Existían tanto un comercio floreciente en pornografía como una lucrativa trata de vírgenes. Se secuestraban chicas jóvenes: “El precio en el mercado negro fluctuaba entre cinco y cuarenta libras, dependiendo de su edad y belleza”.38 Después de haber sido desfloradas, estas chicas se unían a menudo a la casta de las prostitutas.

Este fue el colmen del disfrute clandestino de las “postales francesas”, fotografías impresas de mujeres desnudas que, por los estándares de hoy, serían consideradas poco más que tímida o ligeramente sugerentes. Sin embargo, esas postales eran indudablemente “impactantes” para hombres con carencias que no tenían otra posibilidad de satisfacer su natural curiosidad sobre el cuerpo femenino. De acuerdo con estas líneas, se ha indicado que los famosos poetas que fueron símbolos del romance del siglo XIX, Elizabeth Barrett y su marido Robert Browning, nunca se vieron desnudos.

Adán y Eva
Adán y Eva

Hubo censura de libros, arte, teatro y danza. Sin embargo se permitían los desnudos en pinturas de naturaleza querúbica o alegórica. También estaba permitido ver las torturas de santos desnudos o envueltos en trasparencias y pinturas de sensuales y sufrientes salvadores se mostraban en casas respetables. “En la penumbra de una capilla, San Sebastián triunfaba en tela y en piedra como un glorificado fetiche de los beatos, mientras que Adán y Eva, los perennes exhibicionistas, siempre podían esperar ser rescatados de la desnudez ignorante. Sin embargo, a plena luz del día el cuerpo humano estaba cuidadosamente oculto a la vista. La ropa era hermética”.39

Así pues el realismo en el arte secular provocó violentas reacciones durante el periodo victoriano. Trabajos familiares tales como Bañistas de Gustave Courbot y Almuerzo en el Prado y Olimpia de Manet se consideraban obscenas. Mientras el escritor francés Emile Zola defendía apasionadamente a Manet, la extensa colección de estatuas griegas y romanas del Vaticano fue adecentada con hojas de parra. Las esculturas de desnudos enviadas a museos por los misioneros eran mutiladas o cubiertas con pantalones.

Olimpia de Manet
Olimpia de Manet

En los últimos años de la década de 1940, un equipo de Life Magazine fue asignado para tomar las primeras fotografías en color de la conocida Capilla Sixtina del Vaticano. Las autoridades eclesiásticas fueron cooperativas con una excepción. Todas las fotografías de la afamada cúpula de Miguel Angel tenían que ser recortadas antes de su publicación para eliminar la desnudez frontal de las figuras. Pero no hubo restricciones para fotografiar los murales de las paredes más bajas. Se supo que un Papa anterior tuvo asignado un artista al cuidado de los desnudos de los niveles bajos pintando ropajes sobre las expuestas secciones medias. Puesto que la famosa cúpula era tan inaccesible, sus figuras no fueron vestidas.

Los Estados Unidos tenían a Anthony Comstock, conocido por sus cruzadas contra cualquier sugerencia de sexo o sensualidad. Agente especial del Departamento de Correos de los EEUU desde 1868, abanderó una incansable lucha contra la “indecencia”, llegando a confiscar obras maestras de famosos pintores y escritores tales como George Bernard Shaw, Tolstoy, Zola, Balzac, Stendhal y Flaubert. Su poder de censura limitó la autonomía corporal, el arte y el material de lectura de la nación durante cuatro décadas. Y sus ordenanzas represivas permanecieron en las regulaciones de correos de los EEUU hasta muchos años después de su muerte.40

Sociedad de Nueva York para la Supresión del Vicio

Los intelectuales de la época estuvieron en guerra constante con Comstock. Los escritores y críticos se quejaban de que “… muchos de sus casos concernían libros, obras de teatro y pinturas que eran pornográficos sólo desde la más alucinada imaginación”.41 La obsesión de Comstock con lo que consideraba depravado le privó de muchas de las actuales obras de arte del erotismo tales como los trabajos de D. H. Lawrence y Henry Miller, el arte del templo de Kama Kala de la India, y muchos trabajos de pintura y escultura del siglo XIX y comienzos del XX. También fundó la Sociedad de Nueva York para la Supresión del Vicio, se le dio poderes policiales y llevaba pistola en su búsqueda de la obscenidad. “En una ocasión entró en un burdel y ofreció cuarenta dólares a tres mujeres por desnudarse, las arrestó cuando lo hicieron”.42 El predecesor de Comstock fue el reverendo John R. McDowell “llanto y crujir de dientes”. Este protector de las masas del mal y la licencia era un secreto coleccionista de pornografía.43

Quizá la más cruel y destructiva manifestación del victorianismo fue el insensible tratamiento de las culturas nativas por los misioneros religiosos y los colonialistas europeos. Sin el menor interés hacia el orgullo y la dignidad de los nativos, por sus costumbres religiosas o su forma práctica de vestir y de vivir, el arrogante victorianismo exigía conformidad con las costumbres europeas. La imposición de ropa a aquella gente cuyas culturas les había permitido previamente experimentar la emancipación corporal, no fue sólo degradante y humillante, sino un recuerdo constante y efectivo de su “inferior” estatus y origen. En un documento de 1894 de un antiguo gobernador de un pueblo de Tonga describe estas condiciones: “Se castigaba con multa y prisión vestir ropas nativas; se castigaba con multa y prisión llevar el pelo largo o collares de flores; se castigaba con multa y prisión la lucha y el juego de pelota; se castigaba no vestir con camisa y pantalones y, en ciertas localidades, también chaqueta y zapatos…”44

Los misioneros cristianos creaban indumentarias de cualquier material disponible. A menudo forzaban a los nativos a llevar vestidos como sacos, pero también se les daban los infrecuentes cargamentos de ropa desechada del continente. Richard Harrington cuenta haber visto “un mozo de cuerda negro en Leopoldville llevar un bonete rosa de bebé, ignorante de que resultaba ridículo a los ojos del hombre blanco. He visto mujeres africanas con sostenes obsoletos colocados encima de sus pechos utilizados como bolsillos”.45

“Como los nativos nunca aprendieron a lavar o reparar la ropa, les llevó mucho tiempo adaptarse a la indumentaria europea, que al principio se llevaba hasta que se caía a pedazos. Hubo una gran merma en la higiene con un aumento en las enfermedades de la piel y otras infecciones”.46 Los nativos se sentían tan azarados si se les veía vestidos como nosotros, en una sociedad textil, nos sentiríamos si se nos forzara a desnudarnos. ¡Es sorprendente que no acabaran más misioneros en la olla de los caníbales!

Sartor Resartus, 1833, Thomas Carlyle
Sartor Resartus, 1833, Thomas Carlyle

A pesar de todo, siempre hubo voces de protesta contra los edictos moralistas, antisexuales y mojigatos del período victorano, especialmente entre las clases educadas. En 1833, Thomas Carlyle escribió un libro muy polémico, Sartor Resartus, en el cuál desafiaba el dogma de la indispensabilidad de vestirse. Trataba la influencia moral, religiosa y política de la vestimenta, observando humorísticamente que si hubiera desnudez en the Cámara de los Lores, su poder se vería reducido. También consideraba filosóficamente la posibilidad de un mundo desnudo.47

Benjamin Franklin escribió de su ritual diario, un baño desnudo de aire fresco cada mañana mientras leía o escribía. Se ha documentado que Franklin fue visto nadando sin ropa en el Támesis en Londres. En Leysin, Suiza, el Doctor Charles Rollier estaba obteniendo curas de tuberculosis y otras enfermedades prescribiendo baños de sol como un elemento del tratamiento. Escritores y artistas británicos, tales como George Bernard Shaw, Oscar Wilde y Aubrey Beardsley ridiculizaron las costumbres de su sociedad y manifestaron sus convicciones vistiendo ocasionalmente ropas extravagantes o mostrando un comportamiento no convencional. En América, el escritor Henry David Thoreau y el poeta Walt Whitman expresaron fuertes convicciones acerca de la necesidad de una vuelta a la inocencia natural y la emancipación corporal.

Isadora Duncan
Isadora Duncan

Modernismo del Siglo Veinte

Con el cambio de siglo, la famosa bailarina americana Isadora Duncan comenzó a llevar holgados y ligeros vestidos tanto en la vida ordinaria como en el escenario, comentando, “Vivo en mi cuerpo como un espíritu en una nube”. Cautivó a la audiencia en América y en Europa con la elegante y nueva autonomía y expresividad de sus representaciones con túnicas griegas ligeras y flotantes. Con su ruptura con las convenciones, Duncan no sólo comenzó una nueva moda en danza sino que abrió el camino al modernismo del siglo veinte en el vestir, dejando obsoleto el corsé.

La rebelión contra el modo de vestir victoriano tomo otro giro en Alemania donde, en 1903, Richard Ungewitter escribió un libro, Die Nacktheit, que apoyaba una vuelta a las actitudes de la antigua Grecia hacia la desnudez por razones higiénicas y moralistas. En 1905 Paul Zimmerman abrió el primer complejo nudista social y familiar, Freilichtpark (Parque de la luz libre). Al mismo tiempo otro alemán, el Dr. Heinrich Pudor, escribió un libro titulado Nacktcultur, que trataba sobre los beneficios del nudismo en la coeducación y abogaba por el disfrute del deporte libre de molestas ropas. “El doctor Pudor llamaba aristocrático al nudismo y la esclavitud a la ropa una característica plebeya, afirmando que todas las naciones que descartan completamente el derecho de su pueblo al nudismo se vuelven rápidamente decadentes”. 48 El movimiento nudista (hoy internacional) se expandió desde estas simples creencias, en claro desafío de lo que había sido una mentalidad de un siglo de duración de rechazo del cuerpo.

Nackt Unter Nackten – Nackkultur 1906-1942
Nackt Unter Nackten – Nackkultur 1906-1942

El movimiento sufragista había empezado a desafiar el estatus quo anterior a la I Guerra Mundial, pero no fue sino hasta después de la guerra que el férreo reino de moral represiva empezó a resquebrajarse. Cuando sus hombres fueron enviados a la guerra, las mujeres se hicieron cargo de la dirección de sus familias y trabajaban en empleos nunca antes disponibles para ellas. Durante los años 20 las mujeres se habían emancipado de sus restrictivos vestidos y se mostraban con breves blusas y cortas faldas. Las mujeres incluso descartaron la corona de la feminidad cortándose el pelo a lo “chico”. La curiosidad furtiva por la desnudez fue reemplazada por el abierto nudismo en el entretenimiento. Burlesque Striptease, Ziegfeld’s Follies, Earl Carroll’s Vanities y Scandals de George White fueron muestras espectaculares y sensuales de la alegría y la belleza del cuerpo femenino. En el atrevido escenario parisiense las producciones musicales incluían desnudos totales.

Sin embargo, el permisivo glamour de los locos años veinte se atenuó con la gran depresión que la siguió. Por entonces el cuerpo había sido liberado del incómodo ropaje, la sexualidad estaba públicamente reconocida y parecía imposible volver atrás. Sin embargo, había, y hay, muchas señales de nuestra cultura como un todo no ha roto completamente de su herencia de culpa y vergüenza enraizado en el “pecado original” escrito en nuestras bíblicas raíces.

El cuerpo desnudo todavía se considera antinatural. El nudismo en la televisión americana es raro. Durante las horas diurnas, cuando los niños la están viendo, la desnudez no está permitida. Se protege a los niños de los efectos “dañinos” de ver un cuerpo humano normal, natural e intacto, pero la violencia corporal está sancionada como entretenimiento para nosotros y nuestros hijos. ¡Semejantes sistemas de valores trastocados ayudan a llenar los sofás de los psiquiatras!

Referencias:

1. Quoted from an anonymous article in The Los Angeles Times, January 3, 1988.
2. Tibor Sekelj, “Living in the Jungle, “Nude Living #39 (Los Angeles: Elysium, Inc., 1967).
3. Henry de Horatey, “The Nudist Pharaon,” Nude Living#9 (Los Angeles: Elysium, Inc., 1962).
4. J. Herman, “King and Queen of the Sun,” Nudist Adventure #15 (Los Angeles: Elysium, Inc., 1968).
5. de Horatev, op. cit.
6. Ibid.
7. Anthony J. Papalas, “Greek Attitudes Toward Nudity,” Nudist Adventure #13 (Los Angeles: Elysium, Inc., 1967).
8. Paul LeValley, “Ancient India,” Clothed with the Sun, Vol.ó.4 (Oshkosh, WI: The Naturists, Inc., Winter, 1986-87).
9. Papalas, op. cit.
10. Lynn Poole and Gray Poole, History of the Olympic Games (New York: Ivan Obolensky Publishers, 1963).
11. Ibid.
12. Papalas, op. cit.
13. Poole, op. ciL
14. LeValley, op. cit.
15. deHoratev, op. cit.
16. LeValley, op. cit.
17. Ibid.
18. Ibid.
19. Ibid.
20. Murray Wren, “A Nudist view of Social History, “Nudist Adventure #9 (Los Angeles: Elysium, Inc., 1966).
21. Mulk Raj Anand, Kama Kala (Nagel Publishers, 1959) (from a book review in Evergrcen Review cited in Nude Living #2) (Los Angeles: Elysinm, Inc., 1961).
22. Bernard Rudofsky, Are Clothes Modern? (Chicago: Paul Theobald Publishers, 1947).
23. William Hartman, Marilyn Fithian, and Donald Johnson, Nudist Society (New York: Crown Publishers, Inc., 1970).
24. Marvin K. Opler, “The Absence of Clothes Doesn’t Mean the Absence of Morality,” Sexual Behavior Magazine (January, 1973).
25. L. Clovis Hirning, “(Clothing and Nudism,” Encyclopedia of Sexual Behavior, eds. Albert Ellis and Albert Abarbanee (New York: Hawthorn Books, 1961).
26. Nathaniel Lande, Mindstyles, Lifestyles (Los Angeles: Price/Stern/Sloan, 1976).
27. Justine Glass, Witchcraft, the Sixth Sense (North Hollywood, CA: Wilshire Book Company, 1974).
28. Martin Wadestone, “Nudism and Christianity,” Sundial #19 (Los Angeles: Elysium, Inc., 1964).
29. Henry deHoratev, “Early Christian Nudists,” Nude Living #2 (Los Angeles: Elysium, Inc., 1961).
30. Ibid.
31. Ibid.
32. Bernard Rudofsky, The Unfashionable Human Body (Garden City, NY: Donbleday & Company, 1971).
33. Jorge Lewinski, The Naked and The Nude (New York: Harmony Books, 1987).
34. Robert T. Smith, Cult and Occult (Minneapolis, MN: Winston Press, 1973).
35. Lawrence Langner, The Importance of Wearing Clothes (New York: Hastings Rouse Press, 1959).
36. Edmund Kieman, “The 19th Century and Nudity,” Nude Living#1 (Los Angeles: Elysium Publishing, Inc., 1961).
37. Emily Coleman and Betty Edwards, Body Liberation (Los Angeles: J. P. Tarcher, Inc., 1977).
38. Lewinski, op. cit.
39. Rudofsky, The Unfashionable Human Body, op. cit.
40. Lewinski, op. cit.
41. Hartman et al, op. cit.
42. Dennis Craig Smith with Dr. William Sparks, Growing Up Without Shame (Los Angeles: Elysium Growth Press, 1986).
43. Lewinski, op. cit.
44. RudoLsky, The Unfashionable Human Body, op. cit.
45. Richard Harrington, “The Vanishing Nude,” Nude Living #27 (Los Angeles: Elysium Publishing, Inc., 1965).
46. Hirning, op. cit.
47. Kiernan, op. cit.
48 Ibid.

Fuente: Lo que antecede es un capítulo perteneciente a Therapy, Nudity & Joy, copyright 1991 Aileen Goodson, publicado por Elysium Growth Press. Traducido por Fernando Gómez.

Anuncios

3 thoughts on “La desnudez de las culturas antiguas a las modernas

  1. “La desnudez de las culturas antiguas a las modernas « Info Lugares Naturistas” seriously
    makes me personally ponder a little bit extra.
    I enjoyed every single element of this post.
    Many thanks -Carla

  2. en la biblia en el Genesis Dios creo al hombre vio que era bueno y se agrado de ello y Adan y Eva estaban desnudos y no se avergonzaban lo veian tan natural sin morbo ni prejucio porque en su mente y corazon era puro y es impuro para las mentes prejuiciosas con pensamientos de morbo y lujuria que tienen siempre

  3. yo desde nino siempre me gustaba andar desnudo asta la fecha de ahora en tiempo de primabera y verano a mi gusta andar desnudo en mi casa o lugares como bosque o playa. la sensacion de comodidad y libertad es unica y no siento verguenza de que otros me vean. y me gusta practicar algun deporte desnudo como es la natacion.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s