¿Es contraproducente ejercer nuestro derecho a estar desnudos en cualquier parte, o nos abriría puertas?

El debate planteado en Enero de 2007, en el Foro de Comunicación de Lugares Naturistas, giró en torno a dos preguntas: ¿Es contraproducente ejercer nuestro derecho a estar desnudos en cualquier parte, o nos abriría puertas? y ¿Nos conviene que se señalicen las playas nudistas? Con la reciente aprobación de la ordenanza de civismo que prohíbe el nudismo y el seminudismo en Barcelona, este debate cobra plena actualidad.

Se produjeron cuarenta intervenciones en el foro sobre este tema, dando lugar a un intercambio de opiniones muy interesante, en el que se debatió a fondo sobre los distintos aspectos que tiene el adoptar cada postura, y las consecuencias que acarrearía. Aunque no es posible extraer conclusiones de dicho debate, puesto que las distintas opciones fueron defendidas por una cantidad similar de usuarios, sí que se pueden resumir los argumentos utilizados en favor de cada una de ellas.

En cuanto a sí ejercer la libertad de ir desnudo por cualquier lugar público es positivo o negativo para los nudistas, hubo una notable igualdad de defensores y detractores de dicha postura. Entre los que afirman que es negativo para los nudistas, el argumento más repetido es el de las consecuencias negativas que puede conllevar para nuestro colectivo, especialmente cuando se ejerce en entornos urbanos y masificados. Si recordamos los paseos desnudos de algunas personas por Barcelona o Pamplona, desataron claramente reacciones a favor y en contra. Y poco después hubo una oleada de normativas municipales intentando regular conductas incívicas, entre las que se incluye el nudismo en ciudades como Pamplona o Palmas de Gran Canaria. En el proyecto de la norma de Barcelona también se prohibía el nudismo, pero esa mención fue retirada del texto antes de ser aprobado. De hecho, en el mismo mes en el que transcurría el debate, el PP de Barcelona propuso modificar la normativa sobre civismo de la ciudad para incluir la prohibición del burka musulmán, por razones de seguridad, y del nudismo. Según los participantes en el debate que consideran esto una influencia negativa, en esos casos se están forzando los acontecimientos, generando conflictos que hacen que el resto de la sociedad nos considere ridículos, intolerantes, locos, extremistas, degenerados, sectarios, etcétera, frente a una imagen de libertad y tolerancia más propia de los nudistas y más común entre los textiles.

Quienes defienden esta forma de actuar, por contra, opinan que pueden producirse retrocesos temporales en el avance del nudismo, como lo serían las citadas normativas municipales que prohíben el nudismo. Pero en cambio, bien aprovechadas, estas situaciones pueden redundar en nuestro beneficio. Un ejemplo de éxito sería lo ocurrido en Getxo, cuyo alcalde prohibió el nudismo en todas las playas de la localidad excepto en “La Salvaje” (también conocida como Barinatxe), que se encuentra entre este municipio y el vecino. ENE, una de las asociaciones de nudistas vascos, intervino rápida y eficazmente, haciendo un estudio legal con el que recurrieron al defensor del pueblo vasco, que se pronunció contra la ordenanza. Desde entonces, las asociaciones tienen bastante claro que ningún municipio tiene competencias para prohibir el nudismo en sus playas, y esta información se ha ido difundiendo, de forma que el discurso de la mayoría de las asociaciones, que se supone que representan a los nudistas españoles, se ha hecho homogéneo en este aspecto. Esa difusión, ese estar presente y generar debate social entre quienes normalmente no se plantean nada respecto a la desnudez propia ni la ajena, puede suponer una ventaja a la hora de enfrentarse a administraciones que intenten limitar nuestras libertades, y a grupos de presión que intentan imponer su moral contraria a la práctica del desnudo social. De esta forma, los partidarios de ejercer el nudismo en cualquier espacio público, consideran que es más beneficioso que perjudicial, porque ayuda a concienciar (incluso a los propios nudistas) de la posibilidad de convivir con textiles en cualquier entorno, y es la única forma de progresar en la normalización y difusión de este estilo de vida.

Si hablamos de ámbitos distintos de los centros urbanos, y empezamos a considerar ambientes más naturales, las posturas se diluyen más. En este sentido, hubo varias personas que destacaron que lo más importante no es tanto el lugar, como la actitud del nudista. En este sentido afirmaban que no se deben forzar las situaciones, sólo debe uno desnudar en ambientes en los que se sienta cómodo, y lo pueda hacer con naturalidad. Estas condiciones, sin duda, se dan mucho más frecuentemente en ambientes acotados, como los horarios limitados de instalaciones como balnearios urbanos, o entornos naturales aislados en los que uno se encuentra con personas allegadas con las que tiene confianza y a las que sabe que no molesta.

La segunda cuestión, aunque no menos interesante, generó un poco menos de debate, y también hubo menos disparidad de opiniones. A la mayor parte de las personas que intervinieron, les pareció contraproducente la señalización de las playas nudistas, tal y como se realiza actualmente. La señalización actual, típicamente, se utiliza para segregar una parte de la playa en la que está permitido el nudismo, dando a entender que no lo está en el resto de la playa, o en otras playas. Aún así, hubo algunos participantes a los que les parece conveniente incluso esta señalización, porque les aporta ciertas garantías: en ese espacio acotado no tienen conflictos con otros usuarios, intolerantes con el nudismo, y tampoco habrá agentes de las fuerzas de seguridad que les molesten. Para ellos es, sin duda, el lugar más cómodo en el que practicar el nudismo, porque además estarán rodeados de otros nudistas. Y, sobre todo, está la garantía de que no se perderían esas playas como espacios para la práctica del nudismo, porque la afluencia de textiles hace, en muchos casos, que playas tradicionalmente nudistas dejen de serlo.

Cambia completamente la relación de fuerzas, si consideramos otro tipo de señalización. La mayoría de las opiniones eran favorables a señalizar las playas como “libres”, con información de que el nudismo es una opción tan válida como el uso del bañador, y esto en todas las playas. Sin duda, si tuviéramos la posibilidad de decidir que se señalizaran así las playas, y que se difundiera la información de las playas de uso habitual nudista en los canales más comunes de información turística, el nudismo experimentaría un auge notable, y empezarían a verse personas desnudas prácticamente en cualquier playa, sin conflictos con otros usuarios, ni con las autoridades.

Finalmente, también hubo un buen número de participantes, que se mostraron contrarios a cualquier señalización. Éstos son los que opinan que la señalización siempre lleva a la creación de guetos, que implica un acuerdo por el que el nudismo está permitido únicamente en las zonas señalizadas, y que sólo puede llevar a la reducción de los espacios en los que disfrutamos del nudismo.

Además de estos temas, muy centrados en torno a las preguntas que iniciaron el debate, en muchos casos las opiniones se derivaron hacia otros temas, relacionados con estos y no menos interesantes, como la conveniencia de manifestar abiertamente que se es nudista, el beneficio o perjuicio que supone para nuestro colectivo la organización de actividades exclusivamente para nudistas, la diferente concepción que se tiene del nudismo en otros países, la posibilidad de regular la práctica del nudismo con algún tipo de normativa, la diferencia entre quienes sólo se desnudan en la playa durante el verano y quienes hacen del nudismo un estilo de vida, etcétera. Pero esos son temas para otros debates, que de los que espero poder disfrutar tanto como de este.

Fuente: Foro de Comunicación de Lugares Naturistas. Autor: Paco Zapata. Febrero 2007.

Anuncios

One thought on “¿Es contraproducente ejercer nuestro derecho a estar desnudos en cualquier parte, o nos abriría puertas?

  1. No sé porqué ejercer un derecho puede ser considerado contraproducente.

    Si ver gente desnuda fuera normal, nadie consideraria que eso fuera cotraproducente para los derechos de los desnudos ¿No?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s