De la filosofía del Naturismo a la práctica del Nudismo

El Nudismo es una práctica anglosajona dentro de una concepción más amplia que es el Naturismo y contrariamente a lo que se piensa no era la forma más utilizada en el seno de las sociedades primitivas, en las que, aparte del condicionante de la temperatura, se consideraba la desnudez completa como una invitación sexual hacia el consorte del sexo opuesto.

doc021m

Así, el hecho de exhibir deliberadamente los genitales se ha considerado, desde el punto de vista antropológico, como un artilugio de atraer al macho hacia la cópula, y no solo en la especie humana, sino en la mayor parte de los mamíferos superiores. Quizá lo que no esté tan claro es señalar las diferencias entre mostrar un desnudo espontáneo y la serie de características específicas que le acompañan para que sea considerado o entendido como tal invitación sexual.

Por ello la mayoría de las sociedades, incluida la occidental, cubren la parte genital de sus mujeres para evitar de esa forma a que den uso de algo que les corresponde en exclusiva. Por ello no es un disparate afirmar que la falta de desnudez responde a la falta de libertad y al sentido de propiedad que no a la aceptación de pautas o normas culturales naturales.

El Naturismo, tal y como se concibe ahora, surgió en Suecia a principios del siglo pasado. Tras la Primera Guerra Mundial tiene su apogeo en la Alemania de los años veinte y de una forma más bien tímida penetra en Francia, país del que por vecindad y proximidad fuimos introduciendo todas las nuevas corrientes europeas. En 1926 el joven francés Marcel K. Mangeot fundó la primera revista francesa de Naturismo, Vivir Integral, publicación desde la que se hicieron una serie de reivindicaciones contra la hipocresía, falso pudor y ostracismo de los retrógrados moralistas de la época victoriana. Se comenzarán a ensalzar las cualidades de la vida al aire libre, en donde la helioterapia (terapia por el sol) cobra un importante papel, en contra de lo que hoy se propugna como posible causa del cáncer de piel. Se luchará contra la tiranía de los prejuicios y la hipocresía como los únicos obstáculos para llevar a la práctica las curas de salud, en los lugares más apropiados cerca del mar.

Junto a este aspecto, puramente profiláctico y embellecedor, se acompañaba todo un pensamiento y filosofía de concebir la vida al estilo más natural posible. La salud sería exaltada junto con una serie de recomendaciones que ayudaban a preservarla. Las comidas eran minuciosamente seleccionadas, en base a frutas, verduras, huevos frescos, leche y queso.

El alcohol, la charcutería y las conservas de carnes y pescados eran rechazados junto con el café y el tabaco, los cuales, decían, alteraba el sistema nervioso. Este era el aspecto vegetariano del Naturismo.

Las relaciones sexuales estaban separadas de la estricta procreación y concebidas como algo bueno y positivo, aun cuando no mediara ningún papel o documento formal de matrimonio. Los Naturistas compartían el denominado neo-malthusianismo, o limitación voluntaria de los nacimientos, como la ciencia de no procrear más que niños queridos y deseados, para los que sus progenitores se deberían encontrar en un estado de salud física, mental y económica lo suficientemente alto como para tenerlos con la dignidad y cuidados que requerían. Los planteamientos de superpoblación a ultranza que preconizaban algunos gobiernos para llegar a determinadas cotas de población eran seriamente rebatidos por los Naturistas que consideraban que los únicos intereses de las ideologías dominantes eran presentar abundante carne de cañón para las guerras, ya que lo importante no era el número sino la calidad de sus ciudadanos.

El Nudista es un educado sexual que sabe presentarse tal y como es y que participa de una sana y sencilla vida de relación en la que todos son iguales, ya que no existen ropas ni signos externos que nos identifiquen con clases. ¿Quién de nosotros no comparte la idea de que resulta mucho más excitante unas escenas de pseudo strep-tease de los musics-hall o de los cabarés de noche, donde la picardía, la gracia y la provocación de enseñar solo una parte del cuerpo provoca una reacción erótica mucho mayor que el simple desnudo? Con la filosofía del Nudista se pretendía acabar con toda una sociedad discriminatoria, ya que la idea de sexo o sexista solo está en nuestras mentes. En cambio en un campo Nudista todos somos más iguales, respetuosos y respetadas personas.

Las condiciones para entrar en un campo Nudista eran bastante estrictas para evitar así todo aparto comercial y pornográfico que se pudiera infiltrar, además de atentar contra la intimidad. A pesar de ello, muchos campos se vieron infiltrados de aprovechados que lejos de interesarles esa filosofía, perseguían otros fines. Hubo profesionales de la psicología que no duraron en enviar a estos centros parejas con el objeto de estimular su sexualidad y desinhibir su timidez, pero antes que lanzarlos a lo que se denominó la jungla del sexo hubo que seguir un proceso educativo.

Tampoco el aspecto físico de las personas en desnudez parecen tener vital importancia, pese a ese aire perfeccionista que daban los Naturistas, ya que este movimiento facilita los elementos necesarios para que se adquiera un aspecto y forma saludable. Lo importante fue la adaptación a la comunidad, al amor y a la naturaleza.

El Naturismo en España

La reacción por seguir estas costumbres en España se hicieron notar muy pronto, si bien y debido al carácter reaccionario de la mayor parte de nuestras instituciones permitieron que solo en determinados periodos de nuestra historia y en selectos grupos minoritarios se pudiera practicar el Nudismo como una forma más de la teoría Nudista.

Tras la proclamación de la II República surgen en Madrid, Barcelona y Valencia los embriones de los que sería el Primer Movimiento Naturista Español, que siguiendo la teoría helena se denominó El Partenón. Tenía su sede cercana a la localidad barcelonesa de la costa, Gavá, donde se encontraba el centro Nudista y editaban la revista Pentalfa. A Partenón le siguieron otras alternativas como Helios, en Valencia, la Sociedad Naturista Frutas de la Libertad, en Madrid, y pocas más. Ni que decir tiene que con el advenimiento del régimen franquista esos campos fueron liquidados en 1940, adoptándose entonces una forma que en realidad contrastaba con la anterior: se tomaría el sol en albornoz, y de ello se encargaría el obispo de la diócesis y el gobernador, y que materializaría la Guardia Civil.

En la nueva España de la reforma se iniciaron rápidamente las gestiones para reabrir el movimiento Nudista. En este sentido y a lo largo del litoral mediterráneo, numerosas sociedades, siempre latentes, decidieron reaparecer de nuevo. La Asociación Naturista de Cataluña se instaló en l´Hospitalet de l´Infant (Tarragona) y en la Playa de Aro (en la Costa Brava). La Asociación Naturista de Andalucía, con sede en Almería, reabría asimismo sus puertas. Lo lamentable es que cientos de hispanos debían salir con destino a los más de 130 campos Nudistas que Francia tenía en su seno. La falta de tolerancia en esto, como en otras muchas cosas, perjudicó seriamente los bolsillos de los españoles, que no dejaban escapar la oportunidad de ir al sur de Francia a ver cine, como era el caso de Perpignan, a interrumpir sus embarazos a Londres o Ceret (Francia) y a respirar brisas frescas de libertad.

Fuente: Libro: ¡Qué tiempos aquellos, coño! (fragmento). Biblioteca del Recuerdo. Editorial Edaf 2002. Autor: Anselmo J. García Curado.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s