Especulación urbanística y nudismo

Resulta paradigmático el desarrollo que tuvo uno de los centros nudistas pioneros de España, el creado alrededor del denominado Playazo de Vera en Almería: el camping Almanzora, la urbanización Nat Sun y el Hotel Vera Playa, único hotel nudista de España.

doc049m

Para comprender el inicio de este lugar privilegiado del nudismo hay que entender que la planificación urbanística de la zona se realizó con exquisito cuidado con la ayuda del que fue alcalde socialista del pueblo de Vera y la Junta de Andalucía, impidiendo superar una determinada altura en las construcciones, para evitar agobios que han perjudicado muchos kilómetros de nuestras cosas playeras. Fruto de todo ello fue también la autorización del Gobierno Civil para la práctica del nudismo en dicha playa en abril de 1979. Esta autorización, que es preconstitucional, significó sin embargo un gran avance pues fue el reconocimiento de una situación de hecho que ya se estaba dando en una playa utilizada por los nudistas desde el límite de Palomares -la playa donde se bañó Fraga por el incidente de las bombas- y la elitista urbanización de Puerto Rey, donde el ayuntamiento situó un cartel separador nudista/textil. En total la extensión del uso nudista de la playa era de unos 3,5 Km. Pero al cabo del tiempo entró en escena el famoso “especuleitor” y coincidiendo con el cambio de siglo, y también con un nuevo alcalde andalucista en el pueblo, se incrementa la oferta de viviendas en la zona, intentando a partir de ese instante reducir el uso nudista a instancia de los promotores de urbanizaciones textiles. El Ayuntamiento de Vera, en un acuerdo municipal del año 1998, titulado de “vago e inmotivado” según palabras del Defensor del Pueblo Andaluz y a instancias de sectores urbanísticos y turísticos, intenta acotar en unos 1,25 Km. los 3,5 tradicionales la playa, primero con un muro separador, derribado poco después por la Guardia Civil por mandato directo del Ministerio de Fomento, y posteriormente con varios carteles en la propia arena de la playa que también fueron derribados por manos anónimas. El Ayuntamiento ampara ese decreto en la preconstitucional autorización del Gobierno Civil claramente trasnochada, pues solo hay que leer algunos de sus párrafos para darse cuenta: “Los menores de 18 años para poder entrar y permanecer en los lugares destinados a la práctica del nudismo, deberán ir acompañados de sus padres o tutores”, vamos, como si de una película X se tratase. No está de más recordar que los niños no muestran extrañeza alguna frente al desnudo y es solo la vergüenza y repudio de sus padres lo que les hace rechazarlo. En la actualidad existen dos círculos vegetales con piedras que pretenden delimitar la zona. Los incidentes durante estos últimos años, entre los nudistas y el Ayuntamiento de Vera han sido significativos, incluida la posición de defensa de la Asociación Naturista La Tortuga Boba, que es la organización que más se ha distinguido en la protección de un nudismo pacífico y dialogante en la zona.

Uno de los focos de tensión provino de la indefinición que los promotores de una urbanización pionera del lugar tuvo al impulsarla, pues no precisó claramente su carácter nudista o textil. En dicha urbanización un grupo de propietarios, que conocían perfectamente que la playa era nudista, pues se encuentra en primera línea de playa, pretendieron imponer primero en la urbanización, lo que consiguieron y luego en la playa, sus prejuicios sobre el nudismo. Muchos de los nudistas de la zona se preguntaban a qué venían a una playa nudista personas que estaban en contra del nudismo. El caso es que surgieron conflictos en dicha urbanización y en la playa, con intervención incluso de la policía municipal del Ayuntamiento, pretendiendo que la gente se vistiese, en un claro ejemplo de represión de los derechos individuales, y produciéndose una situación rayana en la prevaricación, pues los ayuntamientos no tienen competencia para ordenar o regular el nudismo. El penúltimo capítulo lo ha protagonizado el Ayuntamiento con una ordenanza de higiene que quiere multar el uso del nudismo fuera del espacio que ha acotado, ordenanza tan discutible legalmente que es nula de pleno derecho, por no guardar el principio de jerarquía normativa. El Defensor del Pueblo Andaluz ha recomendado al Ayuntamiento una mayor tolerancia hacia el nudismo, que suprima toda barrera que haya puesto e identifique la playa nudista en su extensión original, a la espera que se regule legalmente, pues hasta el momento, como decimos, el Ayuntamiento se ha arrogado ilegalmente competencias sobre el hecho de ir desnudo o vestido por determinada zona de la playa e incluso pretende imponer multas de hasta tres mil euros, según la Ordenanza aprobada en el año 2005. Con anterioridad en el Ayuntamiento de Getxo se produjeron incidentes similares y el Ayuntamiento tuvo que retirar una ordenanza parecida que pretendía limitar el nudismo. No cabe duda que la promoción urbanística de la zona de Vera no es ajena a las pretensiones para limitar el uso del nudismo, como así expresa e ingenuamente lo reconoce el mismo Ayuntamiento en su decreto de 1998. Hay cierta ceguera en la actitud del Ayuntamiento en no apoyar más el nudismo que suele aunar a personas respetuosas y civilizadas alejando con ello al turismo de calidad. Debería aprenderse la lección de los kilómetros de costa española acuchillada de urbanizaciones masificadas y destructivas con el medio ambiente. El término de Vera y sus vecinos Mojácar y Garrucha van camino de ello: la construcción masiva de urbanizaciones o la destrucción de los pocos medios naturales como fue la construcción del Parque Acuático en una zona de pinares cuya deforestación sigue imparable, dejando unas pocas mesas a los sufridos vecinos que van a merendar, o la tala de eucaliptos en la vecina Mojácar, sin que el plan parcial de ordenación urbanística tenga previsto, parece ser, ninguna zona verde, salvo que se entienda así los varios campos de golf que se pretenden construir. En el año 2003 el partido de Los Verdes pidió a la Junta de Andalucía que regulara el nudismo para cubrir una “ausencia legal” que daña su práctica.

Fuente: Libro: El desnudo al desnudo (fragmento). Ediciones Librería Argentina 2006. Autor: Pedro López Anadón.

Anuncios

One thought on “Especulación urbanística y nudismo

  1. Vamos para atrás. Es una lástima, pero no solo los ayuntamientos y administraciones tienen la culpa en meterse en donde no deben; sino que la gente pasa del nudismo. he estado los últimos veranos en MENORCA, lANZAROTE, fUERTEVENTURA, aLGARVE PORTUGUÉS…en playas de tradición naturista y en ocasiones he estado SOLITO, y en otras con apenas un par de “despistados”. Suerte que la gente es respetuosa, pero la sensación de ser mono de feria en “lugares nudistas” no te la quita nadie.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s