El desnudo y la cultura

Al final de una ponencia le preguntaron a Walt Whitman qué quería decir cuando hablaba de “la verdad al desnudo”. Con su mentalidad de poeta, decidió que la mejor manera de responder a esa pregunta era desnudándose frente a su público. Lógicamente, la gente se quedó atónita.

desnycult

El tema del desnudo está impregnado de una serie de condicionamientos culturales. Cuenta con connotaciones diferentes dependiendo del entorno y de la cultura. Hay países donde el desnudo es un tabú —sin importar el contexto— y está muy mal considerado desnudarse, ya no sólo frente a otras personas sino incluso en solitario. Por otra parte, hay tribus en las que la gente se muestra completamente desnuda o con atuendos muy escuetos todo el tiempo.

Recordamos que Eli Coleman —El Dr. Coleman es Director del programa de Salud Sexual de la Universidad de Minessota- se quedó muy sorprendido cuando vio un cartel publicitario donde aparecía una mujer amamantando a su bebé. Decía que en Estados Unidos sería imposible una imagen como ésa. Recordad el escándalo que se montó cuando Janet Jackson mostró unos segundos su seno en una actuación en medio de la Super Bowl.

En el plano psicológico, puede decirse que la ropa que nos ponemos es una extensión de nuestra persona. Por medio de la ropa podemos, además, conseguir cambiar nuestra apariencia por completo: mostrar lo que nos interesa y ocultar aquello que preferimos que no se vea. El desnudo, por otra parte, puede representar libertad, sobretodo para dormir y descansar.

El desnudo cumple una labor educativa. Si nunca estuviéramos expuestos al desnudo de otros u otras tendríamos muchas ideas equivocadas y nuestras expectativas serían poco realistas. Por otro, lado nos permite relacionarnos desnudos con naturalidad. Recordamos el testimonio de una mujer en unas charlas de educación sexual. Con lágrimas en los ojos comentaba lo duro que había sido para ella atender a su madre enferma: “Cuando tenía que ducharla veía lo mal que le sentaba tener que quedarse desnuda ante su hija”.

El cuerpo humano es hermoso. Es sano para la persona conocerlo y disfrutarlo. Normalizar el desnudo puede ayudarnos a relacionarnos de manera más franca y a no sentir vergüenza de nuestro propio cuerpo. Parece un contrasentido, avergonzarnos de nuestra anatomía; el pudor es un sentimiento cultural bastante generalizado, pero es tan irracional que no es fácil de entender. Aunque no nos olvidemos de que Adán y Eva pagaron su pecado, —entre otras cosas— con la expulsión del paraíso y la conciencia de su desnudez.

Fuente del texto: Elmundo.es/blogs 3/4/2006 Autores: M.Pérez, J.J.Borrás, X.Zubieta.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s