¿Pudo evitarse?

El GEM denuncia negligencias graves en las inundaciones ocurridas en el Levante almeriense el pasado 28 de Septiembre.

El Grupo Ecologista Mediterráneo sostiene que buena parte de los efectos trágicos que han tenido en el Levante almeriense las últimas lluvias se podrían haber evitado aplicando criterios de coherencia y atendiendo a los dictámenes de los muchos expertos que a lo largo de los últimos años habían advertido que dicha comarca estaba expuesta con certeza a que unas precipitaciones como las ocurridas esta pasada semana provocarían riadas e inundaciones. Una previsión tan cierta como nulamente atendida por las administraciones y por los promotores del urbanismo en esta zona.

Es el momento de ayudar a reparar los daños, en efecto, pero también lo es para establecer las responsabilidades de aquellos que, por negligencia o por ignorancia, han permitido que se agraven las condiciones de riesgo en las zonas costeras almerienses. No es casual que buena parte de las zonas que han sido arrasadas por las inundaciones y avenidas estuvieran incluidas como zonas de alto riesgo en el Plan de Prevención de Avenidas e Inundaciones en Cauces Andaluces aprobado en el año 2002 por la propia Junta de Andalucía. Como no lo es que no se atendieran (en muchos casos ni siquiera se contestaran) las denuncias y reclamaciones presentadas por los ecologistas a proyectos como el de Pueblo Laguna, en la Playa de Puerto Rey, entre Garrucha y Vera. Es el momento de pedir explicaciones y de reclamar responsabilidades porque tenemos derecho a saber por qué se permitió el desmadre, como también lo tienen aquellos que han sido afectados directamente por comprar las viviendas que nunca se debieron construir.

De lo ocurrido estos últimos días en los municipios costeros del Levante almeriense, desde Pulpí hasta Mojácar hay responsables: todas aquellas administraciones y particulares que, sabiendo que se estaban proyectando actuaciones urbanísticas en zonas ya catalogadas como de alto riesgo de inundaciones, no movieron un dedo, prefirieron mirar para otro lado, para impedir que se impusiera la sinrazón que ahora ha costado innumerables pérdidas y, lo más lamentable, vidas humanas.

Y no es posible alegar ignorancia o desconocimiento porque reputados geógrafos como Alfonso Viciana escribía en sus trabajos “la construcción de sus márgenes (desembocadura del Río Antas) ha generado para este colector fluvial un embudo de difícil operatividad ante episodios de lluvias torrenciales, como la memoria reciente ha demostrado y como, desde luego, cualquier gota fría por venir nos habrá de recordar”. O lo afirmado por el propio subdelegado del Gobierno, Andrés García Lorca, catedrático además de Análisis Geográfico Regional, que dijo de forma tajante que “este era un fenómeno del todo previsible. Desde hace más de veinte años llevo clamando con que esto va a ocurrir, es una evidencia científica porque se trata de una zona topográficamente deprimida y por debajo del nivel hidrográfico. Si construyes allí, lógicamente se va a inundar”. Todo ello le lleva a exclamar que la tragedia del levante se podría haber evitado y que “hay responsables de esta catástrofe”.

Pero hay más, esta zona ya sufrió efectos catastróficos hace 23 años, y desde entonces no solo no se han corregido los errores cometidos en el planeamiento sino que se ha insistido en la ocupación irresponsable de zonas conocidas por su riesgo de avenidas e inundaciones. Ese ignorar los informes, las normas y la aplicación de la lógica y la razón al urbanismo, presidido casi en exclusiva por el ansia especulativa y por la ineficacia o la complicidad de las diferentes administraciones, ha agravado los efectos de las lluvias y ha generado la destrucción de bienes y la pérdida de vidas humanas. Incluso Asempal, la asociación de empresarios de Almería, ha señalado por boca de su junta directiva, que fue “un error terrible construir en zona inundable”. Una declaración tajante y adecuada, pero que quizá llega un poco tarde para un colectivo que, al menos en parte, tuvo sin duda una participación activa en los desmanes urbanísticos y que calló cuando debía haber denunciado lo que estaba ocurriendo.

Entendemos que no son necesarias más explicaciones para justificar el calificativo de negligencia grave con el que definimos lo ocurrido y la serie de incapacidades y barbaridades que han permitido que se repitan una y otra vez los episodios de inundaciones y riadas que azotan periódicamente las zonas costeras almerienses. Hoy ha sido el Levante almeriense, pero mañana puede ser Roquetas, parte de cuyo desarrollo urbanístico está levantado en zonas igualmente inundables y de elevado riesgo, a pesar de que ahora su alcalde se sume al carro de las críticas al urbanismo descontrolado, se rasgue las vestiduras y abogue por medidas que eviten que esto vuelva a repetirse.

El riesgo está estudiado, definido, recogido en mapas y planes oficiales, analizado profundamente por investigadores y geógrafos, denunciado una y mil veces por grupos ecologistas como el GEM. Ahora, tras la tragedia, sólo hace falta que de una vez por todas tomemos en serio las amenazas y actuemos todos en consecuencia. Razones no faltan para ponerse manos a la obra porque hay cientos de familias afectadas y varias personas muertas por no haberlo hecho antes.

Fuente: teleprensa.es

Vídeos relacionados:

Espectacular la crecida del río Antas, en las proximidades de Vera (Almería). El agua busca su cauce natural… arrasando, y destruyendo todo cuanto le sale a su paso:

Comienzo de la inundación en Pueblo Laguna, se ve como el río Antas viene cargado de cañas y arbustos y avanza lentamente motivo de la inundación. (La calidad del vídeo no es muy buena, pero el documento es excepcional)…

Opinión

En el Plan de Prevención de Avenidas e Inundaciones en Cauces Andaluces que indica el Grupo Ecologista Mediterráneo en su comunicado, publicado en el Boletín Oficial de la Junta de Andalucía el 3 de Agosto de 2002 y totalmente accesible en la red, en su página 15.173 se menciona que en la provincia de Almería, municipio de Vera, núcleo de Pueblo Laguna y zona del Barranco de la Jara existen riesgos de inundaciones por “ISC” insuficiente sección del cauce, “FOU” fuerte ocupación urbana y “BL” barra litoral que obstaculiza la evacuación del agua; y también en el núcleo de Pueblo Laguna, zona Río Antas existen los mismos riesgos de inundaciones por “ISC”, “FOU”, “BL” mencionadas anteriormente, además de “NE” no encauzado…

Vamos que tenían todas las cartas para que en esta zona tarde o temprano ocurriese una desgracia como esta, y es que los que pasamos por la zona varias veces al cabo del año como es mi caso siempre lo pensamos: era cuestión de tiempo que esto ocurriese, es que estaba cantado… y me pregunto ¿cómo se dejo construir ahí tal cantidad de apartamentos con tal alto riesgo de inundaciones? ¿Es que nadie va a poner nunca coto a tantos desmanes y desatinos? Y lo que es peor ¿cuántas vidas humanas más tienen que costar estos errores para que no se vuelvan a producir? ¿Es que nunca aprenderemos?

Ahora ya no queda otra cosa que lamentarse, pero espero que los que en su día permitieron edificar ahí, ahora tengan sobre sus conciencias el peso de las muertes que se han producido en estas desgraciadas inundaciones, que se han llevado vidas y también las ilusiones, el esfuerzo y los ahorros de muchas personas.

Juanjo

Anuncios

One thought on “¿Pudo evitarse?

  1. Es el momento de ayudar a reparar los daños, en efecto, pero también lo es para establecer las responsabilidades de aquellos que, por negligencia o por ignorancia, han permitido que se agraven las condiciones de riesgo en las zonas costeras almerienses. No es casual que buena parte de las zonas que han sido arrasadas por las inundaciones y avenidas estuvieran incluidas como zonas de alto riesgo en el Plan de Prevención de Avenidas e Inundaciones en Cauces Andaluces aprobado en el año 2002 por la propia Junta de Andalucía. Como no lo es que no se atendieran (en muchos casos ni siquiera se contestaran) las denuncias y reclamaciones presentadas por los ecologistas a proyectos como el de Pueblo Laguna. Es el momento de pedir explicaciones y de reclamar responsabilidades porque tenemos derecho a saber por qué se permitió el desmadre, como también lo tienen aquellos que han sido afectados directamente por comprar las viviendas que nunca se debieron construir.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s