Piscinas y playas en el Madrid de los años 30

Acorde con la modernidad y con el acceso de más ciudadanos a la posibilidad de las vacaciones en poblaciones de la costa, en el Mediterráneo o en el Atlántico, las imágenes captadas por los fotógrafos de la prensa gráfica, para los reportajes de verano, nos reflejan la España que se había quitado de encima refajos, pololos y otros trapos, y trataba de disfrutar del agua y del sol con bañadores que dejaban al descubierto casi todo el cuerpo, sin referirnos aquí a los practicantes del nudismo, que como indicamos en otro capítulo, tenían sus playas señalizadas. Emancipada la sociedad, al menos la más urbana, de la tutela de la Iglesia católica, no se atendían las prédicas clericales acerca de los peligros que para la jueventud tenía la exhibición de los cuerpos desnudos al aire.

PiscPlay03

A falta de futuras investigaciones más pormenorizadas, de ámbito local, tenemos siempre que acudir a datos de grandes ciudades, más fáciles de encontrar, bien en la prensa de la época o en fuentes archivísticas diversas. Para que nos hagamos una idea de lo que entonces era algo nuevo, es decir, la incorporación de las clases populares a la cultura del baño en contacto con la naturaleza e incluso al nudismo, dejamos anotadas las grandes piscinas que en Madrid había en aquellos años, y que suponían una novedad, pues con anterioridad a la República sencillamente no existían, con la excepción de la muy elitista La Isla. Canoe Natación Club, fundado en 1930, es decir en vísperas del cambio de régimen:

El Lago – Piscina
Playa de Madrid – En la Carretera de El Pardo
Madrid F.C. – Carretera de Chamartín
La Isla. Canoe Natación Club – Piscina del Manzanares
El Florida Natación Club
Club Atlético

Según informaciones que publicaba la prensa en 1935, la asistencia a la Playa de Madrid podía alcanzar en días festivos más de quince mil personas, seguida por la piscina del Club Atletico que alcanzaba unas mil setecientas. La masiva asistencia a la Playa de Madrid se debía a que en sus grandes instalaciones ofrecían atracciones en los fines de semana. A la “oferta” de piscinas hay que añadir los ríos Manzanares y Jarama, por entonces con aguas cristalinas y adonde acudían también miles de madrileños. También había montañeros que se desplazaban a refrescarse a los riachuelos de Gredos o Navacerrada.

Al parecer, se construyeron algunas más instalaciones deportivas municipales, si bien, en lo que nos interesa, fueron mucho más importantes las “playas” habilitadas en lagos y ríos.

Un avispado periodista de la revista Estampa, reportero muy popular, publicó en el verano de 1932, un amplio trabajo, muy bien ilustrado, que refleja muy bien aquella eclosión popular de los baños al aire libre, y que reproducimos parcialmente:

Las playas de Madrid

Madrid tiene sus playas. Los madrileños no se han enterado, hasta hace un par de años a lo sumo; pero los extranjeros las conocían desde hace mucho tiempo. Por eso, en el río Jarama, en el Manzanares y el Tajo, hay lugares que se llaman “La poza de los Alemanes” o “La playa de los Ingleses”. Algún que otro vegetariano esperantista representaba elemento nacional en aquellos albores de la hidroterapia ibera, y los rapazuelos se liaban a pedradas con todos para hacerlos volver a la razón. Si una mujer osaba humedecer su cuerpo en el río arriba de las rodillas, el guardia acudía presuroso y vigilante… y no crean ustedes que esto sucedía cuando Fernando VII usaba paletó; yo he tenido la ocasión de disfrutar, hace tres o cuatro años, del espectáculo que ofrecían unos turistas serios, indignándose ante un muchacho que, en “maillot”, nadaba por el Jarama.

PiscPlay01

Pero de hace dos años acá el milagro se ha operado. La temporada pasada ya se bañaban centenares de muchachas y muchachos en ríos y piscinas madrileños. Pero hoy, el afán frenético del agua lo ha dominado todo. Ni el fútbol, ni los toros, nadie tiene tanto público como esos pobres caudales de agua que rodean la capital de España: playas del Jarama, La Poveda, San Fernando (….)

A continuación nos lleva el periodista a un lugar más alejado, de esos a los que es necesario llegar en coche, y por lo mismo, en aquellos tiempos, sólo accesible para chicos y chicas de la burguesía, aquellos privilegiados que disponían de un deportivo o del auto de papá.

Para ponerse morenas antes del verano

En los ríos de la Sierra, en las presas y en algunos lugares apartados, donde no existe otro medio de locomoción que el automóvil, es donde se practica el desnudismo más integral, entre dos “cocktails” y al son de la orquesta de Whitmann, reproducida por un portátil.

PiscPlay02

Público escogido, como se dice en las crónicas de sociedad. Las muchachas visten pijamas o “maillots”… O se esconden detrás de una roca para poder quedarse desnudas, desnudas bajo el sol. Los hombres con taparrabos y gafas ahumadas. Ellas y ellos fuman cigarrillos ingleses para dar un perfume de bar al aire demasiado puro del Guadarrama.

Después de esta estampa, de gente más refinada, nos devuelve el reportaje al contacto con la muchedumbre de madrileños, instalados los domingos en las grandes playas:

Han venido andando desde Madrid, carretera adelante, hasta El Pardo. Han dejado sus voluminosos morrales junto a una encina, y se han desnudado rápidamente.
-¡Un, dos! ¡Un, dos!…
Un cuarto de hora de gimnasia sueca para engrasar los músculos, y de cabeza al río. Primero, nadan a braza; luego, sobre el costado; más tarde, sobre la espalda. Todos salen del agua al mismo tiempo y se tumban al sol, veinte minutos, panza arriba, y otros veinte, panza abajo.

Son muchachos fuertes y serios. Cuando ven pasar a una familia con gramófono, cesta de merienda y saco de pañales de recambio para los críos, se ponen de malhumor. Cuando del río sale una jovencita en “maillot”, esmaltada por el agua y el sol, elevan su mirada hacia el azul luminoso de la atmósfera.

Fuente: La conquista del cuerpo (fragmento). Editorial Planeta 2012. Autor: Isabelo Herreros.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s