El desnudo masculino

Se cumplen 4 años desde que en 2014 el Museo Nacional de Arte (Munal) clausuró la exposición El hombre al desnudo: dimensiones de la masculinidad a partir de 1800, que reunió obras del acervo del Museo d’Orsay, e intentaba explicarles a los mexicanos el tremendo cambio de percepción que ha sufrido el desnudo masculino desde que fuera principio de inspiración en el arte hasta la actualidad cuando se ha convertido en un recurso mercadológico, hoy éste sigue siendo un tema de actualidad y controversia.

No estoy seguro si la muestra consiguió evitar que muchos se escandalizaran de ahí al real, al ver un desnudo masculino pero, hace unos meses, cuando me regalaron un libro titulado Cine caliente, una recopilación de películas con escenas cuyos protagonistas eran los desnudos de los personajes, tema que ha sido un impedimento para el éxito de estos filmes en las grandes salas, no pude evitar ver en retrospectiva el caso de Fifty Shades of Grey llevado al cine bajo la cuestionable intensión de eliminar los desnudos totales (sobre todo los de su protagonista masculino) y regresar al debate original. ¿Por qué un hombre desnudo espanta y una mujer sin ropa encanta?

Todo está en la cabeza

Los griegos fueron los primeros a quienes se les ocurrió poner un desnudo fuera de un templo, al aire libre, como un elemento de placer estético y fue el de un hombre, por tanto, el desnudo masculino fue anterior al femenino en un siglo, pero, a pesar de la primicia, hay más obras de ese tipo dedicadas a las mujeres por la actitud de la Iglesia católica respecto a este tema que, siglos después, con la serie Game of Thronessigue exponiéndose frente a la clara diferencia entre los nudes femeninos y masculinos. Este fenómeno se conoce como “boobs mandate”, algo así como que las bubis mandan y nos lleva a aterrizar en seis ejemplos que demuestran que existe una especie de temor al desnudo masculino.

Don censurado

En 2002, el fotógrafo noruego Sølve Sundsbø fue el encargado de fotografiar la campaña del perfume M7 de Yves Saint Laurent censurada por mostrar un desnudo integral masculino. El chiste se cuenta solo, los penes siguen siendo especialmente ofensivos para algunos. Esa irreverencia a la que la moda tiene cierta adicción se ha convertido hoy en el vehículo para esta temática donde muchos artistas contemporáneos encuentran su personalidad creativa.

Tápese Mr. Grey

Jamie Dornan, el Cristian Grey de Fifty Shades of Grey,explicaba a Premier que si en el filme no se mostró más abajo de sus abdominales fue para “fomentar la imaginación de los espectadores, llegar al máximo de audiencia posible sin asquearles, sin llegar a algo gratuito, feo y gráfico.” ¿Será que el marketing escuda un tabú bajo el argumento de que hará más efecto esconder algo que enseñarlo?

La ley y no tanto orden

La Ley General de la Comunicación Audiovisual, en su artículo 4.2 explica que “la comunicación audiovisual nunca podrá incitar al odio o a la discriminación por razón de género o cualquier circunstancia personal o social y debe ser respetuosa con la dignidad humana y los valores constitucionales, con especial atención a la erradicación de conductas favorecedoras de situaciones de desigualdad.” ¿Entonces por qué las mujeres se ven más expuestas que los hombres?

Docurealities, un paso adelante

El dating show Adam Looking for Eve presentado en el MipTV de Cannes de 2014 fue el primero en mostrar solteros conviviendo sin nada de ropa y aunque al principio hubo mucha polémica, finalmente los desnudos de este espacio (femeninos y masculinos) fueron aceptados por los espectadores como una circunstancia más del programa que en ningún momento supera cuestiones de verdadero calado como el choque de personalidades entre los participantes.

No somos partes

La revista europea de Psicología social publicó en 2012 un artículo que afirma que nuestro cerebro procesa de forma distinta la imagen del hombre y la mujer. Mientras que a ellos se les percibe como un “todo”, ellas son observadas “por partes”, lo que favorece su cosificación y su pérdida de entidad como ser humano.

Desnudos son desnudos

Se considera un desnudo femenino en el momento en el que la mujer muestra el pecho, mientras que los pectorales masculinos no tienen esta consideración. Es por ello que muchos equiparan términos y hablan de desnudos integrales y no únicamente de una parte de la anatomía.

Todavía nos queda mucho camino por recorrer para conseguir una igualdad real y efectiva entre hombres y mujeres. Que un día los desnudos masculinos en televisión estén tan presentes como los femeninos será un gran paso; pero aún lo será más cuando ningún tipo de desnudo nos llame la atención y pase desapercibido ante el público: la naturalidad del cuerpo humano entendida como una libertad, no como una imposición.

Fuente: cdmxconnection.com Autor: David Cáliz.

Información relacionada:

El desnudo masculino, del pretexto a la libertad.
La liberación del desnudo masculino en el siglo XX.
El desnudo masculino, entre el escándalo y el arte.
Cuando solo un género se desnuda: del CMNF al CFNM.
La Grecia Antigua y la exaltación del cuerpo masculino.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.