A Celebration of Man

Siguiendo la estela de visionarios como Mapplethorpe, las iniciativas que abogan por la posibilidad de ver arte -y nada más que arte- en un desnudo masculino continúan aflorando en un momento en el que toda apertura de miras con respecto a los modelos de masculinidad arraigados al paleolítico es más que bienvenida.

Reno Mezger firma el último alegato visual a favor de esta necesaria evolución estética: A Celebration of Man.

¿Por qué, ante los ojos de muchos, resulta más desnudo un hombre que una mujer en una fotografía? ¿Está preparado el mundo para ver un desnudo masculino frontal sin ruborizarse? En el plano artístico (que, paradójicamente, centró sus manifestaciones iniciales en la representación de la desnudez masculina) o cinematográfico, el desnudo femenino ha pasado a ser un recurso común, frecuente y, a veces, casi manido, sin demasiada vocación de transgresión. Crítica y público observan un par de pechos en gran formato sin que a penas les tiemble un músculo y, sin embargo, cualquier atisbo de explicitud del cuerpo de un hombre desnudo en no más de un par de fotogramas, tiene prácticamente asegurada su viralización social.

En lo comercial, ellas sin ropa tienen “tirón” (hecho habitualmente vinculado con la sexualización –eso sí, cada vez más castigada por la audiencia- de sus cuerpos), ellos sin ropa son poco menos que un suicidio en términos de marketing. No hay más que recordar uno de los primeros desnudos integrales masculinos en publicidad: Yves Saint Laurent, 1971, posaba tal cual vino al mundo (pero con gafas) para dar a conocer su primer perfume pour homme. Y el mundo se escandalizó. Con el tiempo, esta imagen creó escuela, fundamentalmente en el mundo de la moda, del que ya se conoce de sobra su adicción a la irreverencia. No obstante, esta misma maison continúa desencadenando escándalos mediáticos en 2017 por sus visuales de campaña. ¿Cómo reaccionaría la masa si mañana posara como Yves otra gran celebridad actual?.

Por suerte cada vez es más común toparnos con artistas que han encontrado en esa irreverencia un vehículo para traspasar cómodamente las fronteras de su personalidad creativa. Es el caso de Reno Mezger, un fotógrafo alemán especializado en moda y belleza que desde muy joven se ha movido con soltura entre agencias de publicidad y diseño, descubriendo así su amor por la fotografía y las imágenes en movimiento. Actualmente, Reno vuelca prácticamente toda su energía en un proyecto artístico y visual bautizado como A Celebration of Man y con vocación de convertirse en un libro fotográfico y una exposición en galerías.

A Celebration of Man es un proyecto de arte visual. Dedicado al amor a la fotografía y a la estética pura de los hombres. Todos los hombres presentados son modelos de prestigiosas agencias de modelos y son fotografiados exclusivamente para el proyecto. En sus trabajos cotidianos, los modelos forman parte de un argumento de ventas. Sus cuerpos son vehículos de sueños alimentados comercialmente. A Celebration of Man da a cada hombre tiempo y espacio para mostrar quiénes realmente son. Todos los hombres posan desnudos. La desnudez es la clave del ser uno mismo o autoser. Cada cuadro captura un momento entre momentos, un encuentro íntimo. Un viaje por así decirlo. No hay camino preestablecido, aparte de la intimidad, la honestidad y la autenticidad.

A Celebratión of Man es apoyado por Leica Fotografie International / S Magazine.

Fuente de los textos: Tenmag.com y proyecto A Celebration of Man.

Vídeo relacionado:

Información relacionada:

Photovision nº 13. Objeto: Hombre.
Fin del tabú: el desnudo masculino llega al cine.
El desnudo masculino, entre el escándalo y el arte.
La liberación del desnudo masculino en el siglo XX.
El desnudo masculino, del pretexto a la libertad.

Anuncios

Desnud Arte: La piscina de Deanna Templeton

En su nuevo libro, The Swimming Pool, Deanna Templeton ha recogido ocho veranos de amigos bañándose desnudos en las aguas turquesas de la piscina. Como si fueran insectos atrapados en ámbar, los cuerpos de los nadadores aparecen congelados para siempre en sugerentes posturas, pero más que mostrarse estáticos, parecen flotar libremente a lo largo de un verano eterno.

La serie empezó hace ocho años, cuando Ed decidió un día darse un baño desnudo (le gusta más nadar sin ropa), y Deanna salió de la casa con su cámara. Hice unas 10 fotos, dice. Una de ellas, con el torso hacia abajo, parecía un dibujo a lápiz; no parecía real. Otras presentaban unas distorsiones muy interesantes. No es que quiera comparar mi trabajo con el de Francis Bacon, pero…

Se dio cuenta del efecto que provocaba el sol en el cuerpo del nadador y las formas aleatorias que la luz formaba por encima del agua: Así que empecé a pedir a amigos si querían venir a darse un chapuzón con la única condición de que no llevasen bañador.

En su serie, Deanna Templeton reflexiona sobre la interacción entre el agua y los humanos, entre el cuerpo y el líquido. Fotografiar el agua alta le permite captar su textura, así como los reflejos de la luz en la piel. Libertad, armonía y elegancia, en una serie íntima y delicada, completamente realizada en polaroid. Lejos de los clichés del atractivo cuerpo en el borde de una piscina, estas fotografías emiten una atmósfera sutil y cautivadora.

Como escribe Ed Templeton en su epílogo a este libro, el nadador desnudo está flotando en un vacío de soledad tranquila, la suave presión de estar bajo el agua encerrando su forma como un bebé en el vientre y nada existe fuera de este mundo. Una figura solitaria en medio de un mar de azules y grises y una frenética luz del sol que forma un baile solitario para el fotógrafo de arriba, eligiendo movimientos y direcciones, retorciéndose e hinchándose, contorsionándose y expulsando respiraciones, pintando una imagen de forma y luz juntas, ofrece una visión profunda e inspiradora de la forma humana.

Vídeo relacionado:

Nota: Haciendo clic sobre cualquiera de las fotografías puedes visualizarlas en sus tamaños originales, en modo “pase de diapositivas”.

Desnud Arte: Una curiosidad

Creado por iniciativa del pintor realista Andrés García Ibáñez como un espacio para el disfrute del Arte, el Museo Casa Ibánez de Olula del Río (Almería) abrió sus puertas en marzo de 2005.

Desde entonces se ha consolidado como la dotación cultural más significativa del Valle del Almanzora y una de las más importantes del Sureste español. Inscrito en la Red de Museos de la Junta de Andalucía desde julio de 2007, la gestión del Museo Casa Ibáñez corresponde a la Fundación de Arte Ibánez Cosentino, una institución sin ánimo de lucro creada en junio de 2005, actualmente participada por el fundador del museo, el pintor antes mencionado Andrés García Ibáñez, y la multinacional almeriense Cosentino.

Considerada una de las mayores colecciones de Arte Contemporáneo de Andalucía, en las 16 salas permanentes del Museo se exponen hoy más de cuatrocientas cincuenta obras, la mayoría de ellas pertenecientes a la colección personal de Andrés García Ibáñez. Pintor realista de consolidada trayectoría internacional del que se exponen algunas de sus creaciones más destacadas, como La infancia de Baco, La muerte de Dios, La Fraternidad Universal, su serie “Retratos” o algunas de sus más recientes pinturas.

En el año 2011 Andrés García Ibáñez dicidió pintar, sobre su primera versión pictórica de la Novena Sinfonía de Beethoven, su particular interpretación de la Fraternidad Universal. Un cuadro (óleo sobre lienzo) de gran tamaño 280×500 cm. de especial trascendencia en la carrera del artista almanzorí, en el que han quedado inmortalizados, como si de un coro se tratase, treinta y seis modelos desnudos.

Figuras realistas trasladadas al lienzo con maestría técnica y especial cuidado en el retrato. Inspirada en la parte coral de la Novena de Beethoven y plenamente imbuido del significado de los versos de la Oda a la alegría de Schiller que dieron pie a la partitura, en este filosófico cuadro quiso representar el pintor su personal interpretación de la hermandad e igualdad entre todos los seres vivos. Objetivos a los que sólo se llegará a través del amor y la fraternidad universales.

Vídeo relacionado:

Desnud Arte: Polvo de estrellas, fotografías de Ludovic Florent

El Día Internacional de la Danza (International Dance Day) se celebra todos los años el 29 de Abril, fue establecido por el Comité de Danza del Instituto Internacional del Teatro de la Unesco en 1982 con el fin de atraer la atención sobre el arte de la danza.

Ludovic Florent nació en 1976 en el norte de Francia. Graduado de una escuela de ingeniería, se trasladó a Metz, se convierte en “fotógrafo de autor” en 2009.

Su amor por la danza y la luz se dirigen hacia proyectos artísticos basados en el lenguaje corporal con un enfoque gráfico, sutil y sensual.

El trabajo bien hecho, la atención a los detalles y acabados, la investigación artística y estética están en el centro de su compromiso.

Ludovic en unos años expone en galerías de arte de Metz, Luxemburgo, París, Lille, Nantes, Burdeos y Lyon… y publica sus fotografías en prestigiosas publicaciones nacionales e internacionales. En 2014 participa en el Festival Europeo de Fotografía de Desnudo en Arles, donde muestra su serie “Polvo de estrellas”.

El fotógrafo se rodeó de bailarines profesionales para su proyecto “Polvo de estrellas” (serie inspirada en la obra del fotógrafo Olivier Valsecchi), completamente desnudos, que realizan saltos y poses artísticas cubiertos con arena y harina para dar ligereza a sus movimientos y crear un universo específico e intrigante.

Entre los bailarines los hay de jazz, hip hop, ballet clásico y danza africana, todos ellos tienen una forma muy diferente de expresar sus emociones con sus cuerpos lo que agrada al fotógrafo. La sensación de libertad, la fluidez y la perfección de los movimientos se combinan para hacer que las imágenes se conviertan en un proyecto artístico hermoso.

Más información, exposiciones, porfolios, libros, biografía, etc. en su website: Ludovic Florent.

Vídeo relacionado: