Nuestra propia historia de la ropa

Ah ropa… ¿por qué la necesitamos? ¿No sería la vida para nosotros los nudistas mucho mejor si nunca se hubiera inventado? De acuerdo, probablemente todavía viviríamos alrededor del ecuador o nos congelaríamos el trasero, incluso en verano en la mayoría de las regiones. Pero la gente hace un gran problema al respecto. Solo hoy estábamos relajándonos desnudos en la esquina de una playa en el sur del Peloponeso y una mujer vino diciéndonos que se suponía que no debíamos estar desnudos. Entonces dijimos: “¡Vete mujer, estás en nuestro sol!”. Por supuesto que no dijimos eso, escuchamos amistosamente sus advertencias (falsas) de que el gobierno griego estaba en contra de los nudistas y le dijimos que resolveríamos el problema si llegaba la policía. Le agradecimos la advertencia y le dijimos adiós.

Tenemos que decir que estas situaciones rara vez nos suceden. La posibilidad de que un textil circundante decida desnudarse también cuando nos ven ocurre muchas más veces que cuando vienen a darnos un discurso. Pero en esas raras ocasiones empezamos a pensar en la situación.

¿Por qué es que siempre son los textiles los que les dicen a los nudistas que se vistan y nunca al revés?
¿De dónde viene esta necesidad urgente de querer que todos estén vestidos?
¿Por qué estamos tan ansiosos por protegernos alrededor de uno, dos o cuatro centímetros (dependiendo de su forma) de nuestros cuerpos de ser vistos por otros?
¿De dónde viene la ropa?

Nota: Nada de lo escrito a continuación tiene ningún valor histórico. Es en nuestra imaginación donde está cómo fueron las cosas, por favor no difundan estas palabras como si fueran la verdad.

Había una vez un chico

Aunque las mujeres saben mucho más sobre moda que los hombres, al menos en nuestra relación, nuestra historia comienza con un chico, llamémoslo Nick. Nick vivía varios miles de años atrás, mucho antes de que los egipcios conquistaran el mundo. Todavía recordaba historias de su tatarabuelo bajando de los árboles, ese es el período en el que vivió.

Una noche de finales de noviembre Nick salió con sus amigos a cazar y después de horas y horas de tumbarse en la hierba húmeda esperando a que una gacela se acercara al alcance de su lanza, empezó a tener un poco de frío. Casi al mismo tiempo, un bisonte pasó y Nick comenzó a pensar “¿Qué hace este bisonte caminando relajado mientras me estoy congelando las pelotas?”. Ahora tenemos que decir que Nick era un genio en esos días (debe ser algo relacionado con el nombre) y pensó que si tuviera esa piel estaría mucho más cómodo. Así que tiró una docena de lanzas al pobre animal, le arrancó la piel, llamó a sus amigos para que recogieran la carne y se hizo un hermoso abrigo de piel. Nick ya no tenía frío.

Varias horas más tarde, Nick llegó a casa después de una parada obligatoria en el bar local y su esposa (llamémosla Lins) lo estaba esperando en el marco de la puerta.

“¿Dónde has estado? ¿Tienes alguna idea de qué hora es? ¿Saliste con tus amigos a atrapar a una gacela? Bueno ¿tienes la gacela? ¿Y qué es esa cosa ridícula en la que te estás escondiendo?

En ese momento, Nick se dio cuenta de que no debería haber hecho que sus amigos tomaran toda la carne y volviera a casa con una cálida piel de bisonte (tal vez no era tan genio después de todo). Trató de salir de la situación convenciendo a Lins de que todavía había suficientes bayas azules para pasar otro día, pero en el fondo sabía que esta noche no estaría recibiendo ningún cariño.

Había una vez un jefe

Aún así, Nick se sintió muy orgulloso de su propia protección contra el frío y comenzó a notar que regresaba a casa con muchos menos rasguños después de haber perseguido con éxito a esa gacela por toda la sabana. Comenzó a usar su piel con más frecuencia y pronto sus amigos salieron al bosque para obtener su propia piel de bisonte. Su juego de cartas del domingo por la mañana en el bar se parecía más a un desfile de moda, comparando sus abrigos calientes con los demás.

Un domingo por la mañana, el jefe de la tribu pasó para tomar una cerveza, o contar los miembros de su tribu, o recaudar impuestos, o lo que sea que los jefes hacían en esos días y se dio cuenta de toda la escena. Todos sus guerreros se habían convertido en el pequeño Carl Lagerfelds y habían empezado a diseñar sus propios trajes hechos de piel de bisonte y mientras tanto también producían unas bonitas dos piezas para sus esposas.

El jefe no podía quedarse atrás, también se enfriaba de vez en cuando y, durante su último regreso borracho a casa, le había golpeado la cabeza y el dedo gordo del pie. Así que envió a sus guerreros más valientes para encontrarle el tigre más grande y más hermoso que pudieron encontrar. Podrían quedarse con la carne (la carne de tigre es bastante masticable de todos modos) pero tenía que llevarle la piel. Varios días después, sus hombres regresaron completamente exhumados pero con la piel de tigre más hermosa jamás vista. Le tomó solo un día y alrededor de diez turnos de noche antes de que el jefe vistiera un traje de tigre que ceñía completo con sombrero y botas. Y la moda nació.

Hubo una vez un opresor

Dado que el jefe tenía la piel más bella de todas ellas y nadie tenía permiso para crear una similar (los derechos de autor también habían nacido), al resto de la tribu ya no les importaban demasiado sus disfraces. Todavía lo usaban desde noviembre hasta marzo para combatir la mayor parte del frío o cuando sabían que tendrían que correr a través del bosque áspero para atrapar a otra gacela. Por el resto de su tiempo vagaron libremente desnudos y lo disfrutaban bastante.

Y el tiempo pasó y la gente murió y nacieron nuevas personas y una tribu fue conquistada por otra y la otra por otra y todos sabemos cómo la historia tiende a ir, y miles de años más tarde hubo un nuevo tipo en Roma que había conquistado la mayor parte de el mundo como se lo conocía en esos días.

Mientras que el tatara-tatara-tatara-tatara-tatarabuelo de Nick (llamémosle también Nick por conveniencia) todavía usaba su piel de bisonte para protegerse de los arbustos y las mordeduras de las alimañas, el gran emperador tenía diferentes planes.

“¿Qué sois?”, Preguntó, “¿animales?”. “¡No podéis estar corriendo por mi imperio todos desnudos!

Tienes que avergonzarte de ti mismo, ¿y si un hombre de otra tribu ve tu cuerpo con forma de Pamela Anderson? Ponte ropa, ¿quieres? “. De un día para otro, el pequeño Nick ya no podía andar desnudo, oh no, el pequeño Nick tenía que comportarse, el pequeño Nick tenía que ponerse unos pantalones. Y también las pequeñas Lins, por supuesto, y un sujetador, o al menos algo que se parecía a eso en esos días.

Hubo una vez Nick y Lins

Y el tiempo pasó y la religión y la industria de la moda y el gobierno tuvieron que opinar sobre las cosas, pero en una cosa se pusieron de acuerdo: uno no debería quitarse los pantalones, excepto para tomar una ducha. E incluso entonces, si se pudiera manejar con algún tipo de cobertura, era preferible. Ser nudista era malo, estar desnudo era para pervertidos que tienen grandes orgías que involucran a hombres y mujeres, transexuales, bisexuales y trisexuales y cualquier otro tipo de sexualidad, detrás de enormes vallas en algún bosque en las profundidades de Alemania o los Países Bajos.

Y luego estaban los últimos Nick y Lins, a quienes les encanta estar desnudos, que respetan a todos los demás pero también esperan cierta aceptación hacia ellos. Que estaban tendidos desnudos en el extremo de una playa en el sur del Peloponeso con solo otro visitante a unos cien metros de distancia. Otro visitante que decidió caminar todo el tramo para darles un discurso sobre por qué no deberían estar desnudos. Y pensaron “¡Vete mujer, estás en nuestro sol!”.

Los autores: Hola somos Nick & Lins, una pareja belga en sus 30 años de edad, que aman viajar por el mundo. Desde hace un par de años hemos descubierto una nueva forma de viajar. La forma desnuda. ¡Instamos a que se quiten la ropa y vengan con nosotros!

Fuente: Naked Wanderings. Our own history on clothing (textos originales en inglés).

¿Qué significa soñar con estar desnudo en público?

Aunque no lo parezca, soñar con estar desnudos está dentro de los sueños más comunes que existen. El ser humano está acostumbrado a estar siempre vestido, sin embargo, cada cual tiene su propia connotación acerca de la desnudez o sobre el hecho de estar desnudos. Están los que conviven con ella como algo natural, lo cual representará en el sueño pureza, sinceridad o simpleza; pero adquirirá un sentido negativo para quienes viven llenos de prejuicios sobre la desnudez, lo cual significará vulnerabilidad frente a los demás y frente a cualquier circunstancia de la vida.

A continuación se detallarán algunas interpretaciones en concreto sobre este tipo de experiencias. Puede que este listado sirva para poder crear su propia concepción sobre el significado de soñar con estar desnudo frente a extraños.

Estar desnudos en público y avergonzarnos de estar desnudos, representa baja autoestima, miedo a tener que enfrentarnos a nuevas situaciones, es decir, adaptarnos a nuevos compañeros de trabajo o estudio y el pánico a hacer el ridículo o quedar mal ante ellos. También puede significar que sentimos temor a que alguien descubra un secreto nuestro.

Por el contrario, soñar con estar desnudos en público y no avergonzarnos, puede dar indicios de una enfermedad o de una mala situación.

Desnudar a alguien, indica que no tenemos respeto por las demás personas. Por otro lado, soñar que nos desnudan en público, es señal de que alguien ha descubierto un secreto que no queríamos que nadie averiguase.

Soñar con estar desnudos y que los demás nos imitan, representa los fuertes vínculos que tenemos con nuestras personas más cercanas, y que estas relaciones son sinceras, transparentes y llenas de confianza.

Ver que alguien se desnuda y nos genera repulsión, significa que tenemos miedo de averiguar la verdadera naturaleza de la otra persona. Además puede estar vinculado con ciertas relaciones ilícitas. Por el contrario, si alguien se desnuda y no producirnos asco, quiere decir que aceptamos a las demás personas tal cual son, las comprendemos y las apoyamos ante cualquier situación.

Soñar con estar desnudándose en público, puede representar nuestra timidez y nuestro temor a que descubran quien somos en realidad. Otra posible connotación, es indicar que no debemos fiarnos de nuestra familia, ya que algunos integrantes sienten desprecio por nosotros.

Soñar con la desnudez, como dijimos, es común. Esos sueños están íntimamente relacionados con la parte frágil de nuestro ser, con nuestra personalidad, y con el miedo que tenemos de ser rechazado por los demás por nuestra forma de ser. No obstante, si soñar con estar sin ropa se ha vuelto un sueño recurrente, debería tomarse un tiempo para pensar cuál es el verdadero miedo que tiene.

Fuente: Qué significan mis sueños.

La desconocida historia de los nudistas alemanes

Ni los nazis, ni los comunistas, ni la Segunda Guerra Mundial pudieron frenarlos: la desconocida historia de los nudistas alemanes.

Alguna vez policías alemanes patrullaron las playas amenazando a los nudistas con arrestarlos si no se ponían la ropa. Hoy parece una situación difícil de creer, dado que en ese país la práctica del nudismo es algo tan común como tomar cerveza.

La llamada “cultura del cuerpo libre” o FKK (por sus siglas en alemán) tiene una larga tradición que se remonta a hace más de un siglo. Los primeros nudistas no fueron “hippies” o manifestantes protestando contra algún gobierno, como podría pensarse.

Muy por el contrario, eran naturalistas que -después de la Primera Guerra Mundial- querían exponerse a la luz del sol y tomar aire fresco para tener una vida más saludable. Algunos historiadores han relacionado esta práctica con una forma de contrarrestar los efectos negativos de la industrialización.

Unos años después, cuando los nazis llegaron al poder, prohibieron oficialmente el nudismo. Sin embargo, algunos políticos terminaron viéndolo como una buena forma de promover la creación del “cuerpo ario perfecto”. Incluso la cineasta preferida de Hitler, Leni Riefenstahl, hizo documentales donde aparecían hombres atléticos y desnudos.

Alemania, unida por la desnudez, dividida por la actitud

“Hubo una glorificación del cuerpo desnudo en la propaganda nazi. Terminó convirtiéndose en un símbolo de una Alemania fuerte, joven y pura”, dice Josie McLellan, profesora de historia moderna de la Universidad de Bristol, Reino Unido.

El gobierno quería prohibirlo

A sus 87 años, Wolfgang Haeder recuerda que solía ir desnudo a la playa en los primeros años del gobierno comunista en la ex República Democrática Alemana (RDA).

“Hombres y mujeres andábamos desnudos por la playa. Nadábamos, practicábamos deportes y no teníamos ninguna vergüenza porque para nosotros era algo completamente normal”.

“Teníamos la sensación de que las personas eran iguales y eso hacia que el nudismo fuera, por decirlo de algun modo, muy democrático”, Wolfgang Haeder, nudista alemán en la ex RDA.

Aunque no era ilegal, a comienzos de los años 50 existía una política de “desaprobación” del partido comunista hacia los naturalistas que promovían el nudismo, con algunas autoridades pidiendo que se prohibiera.

Fue en esa época que algunos policías amenazaban con detener a los nudistas, pero como era una práctica permitida por la ley, muchos de los veraneantes se reían y hasta los desafiaban poniéndose pantis.


Un “desnudo democrático”

Poco a poco el nudismo fue tolerado y finalmente el movimiento naturalista se expandió rápidamente por la costa báltica, a tal punto que comenzaron a abrirse oficialmente playas para los naturalistas del FKK.

“Teníamos la sensación de que las personas eran iguales y eso hacia que el nudismo fuera, por decirlo de algún modo, muy democrático”, dice Haeder.

En la actualidad algunos defensores de la “cultura del cuerpo libre” plantean que el nudismo tiene que ver con un estilo de vida que pasa por el respeto a la libertad de las personas y al medio ambiente. Y otros simplemente disfrutan del sol con el beneficio de broncearse sin las marcas del traje de baño.

Este artículo está basado en un reportaje del periodista Mike Lanchin del programa radial Witness, del Servicio Mundial de la BBC.

Fuente: bbc.com

Fuente de las imágenes: FKK Museum, de su “sala” de postales.

Información relacionada:

El nudismo en la Alemania Oriental 20 años después.
Viviendo y dejando vivir en el paraíso naturista.
Desnudos en el parque: la cultura del cuerpo libre en Alemania.
FKK a tope, la cultura del cuerpo libre.

Bob Mizer, el fotógrafo que retrató la sensualidad masculina

Originario de Idaho, Estados Unidos, Bob Mizer fue un fotógrafo y cineasta nacido en 1922, comenzó a hacer fotos a principios de los años cuarenta y se concentró en hombres en poses de culturismo o en parejas que simulaban pelear. Con frecuencia las imágenes mostraban los genitales y eran claramente homoeróticas.

Su obra centrada en el desnudo masculino supuso una transgresión a las normas sociales y legales de su época. Las primeras fotografías de Bob Mizer aparecieron en 1942, tanto en color como en blanco y negro, pero en 1947 su carrera se vio salpicada por el escándalo al ser condenado por distribución ilegal de material “obsceno” a través del servicio postal de Estados Unidos. El material en cuestión era una serie de fotografías en blanco y negro, tomadas por Mizer, de jóvenes culturistas llevando únicamente unos taparrabos llamados “posing straps“, un precursor del tanga. Cumplió una condena de nueve meses de prisión en un campo de trabajo de Saugus, Santa Clarita, California. Aunque ahora pueda parecer ridícula la acusación, en su tiempo, la mera insinuación en una fotografía de desnudez masculina no solo era mal vista, también era ilegal.

Los modelos de Bob Mizer no enseñaban mucho más que cualquier otro culturista de por aquel entonces. Era 1945 y la práctica de tomar fotos a estos deportistas se llevaba realizando desde el siglo anterior, pero las imágenes de Mizer insinuaban mucho más que cualquier otra de su género.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

En Estados Unidos, la ley marcaba claramente los límites en cuanto a vestuario se refiere. Los desnudos integrales estaban prohibidos, pero a aquellos musculosos hombres no les hacía falta mostrarse de esa guisa. Aun con algo de ropa conseguían esa sutil provocación que hacía que esas fotos fueran diferentes al resto. Bob Mizer sabía del tirón que tenían, especialmente entre el público gay.

Bob Mizer pasó 48 años haciendo fotografías y películas para su Athletic Model Guild, y 41 años publicando Physique Pictoral, la primera y más explícita revista gay de Norteamérica. Sus diarios personales, que llevó desde que tenía ocho años, dan cuenta de su clara elección sexual desde su adolescencia, sin embargo hasta la edad de 42 años siguió viviendo y trabajando en la casa de huéspedes de su madre, en Los Ángeles, donde su estricto código de ética le impidió expresar con libertad sus fantasías. Por eso, durante los primeros 24 años de su carrera, sólo trabajó a blanco y negro y tuvo la precaución de no mostrar jamás un desnudo masculino total. Pero después de la muerte de su madre en 1964, Mizer construyó rápidamente un imperio dedicado a los placeres de la carne masculina, donde fotografiaba hombres totalmente desnudos en colores psicodélicos.

En las décadas del 70 y el 80, el viejo hotel de huéspedes que regentaba su madre en Los Ángeles, y tras el fallecimiento de ésta, ocurrido en 1964 se transformó en el hogar de decenas de sus jóvenes modelos, que vivían al aire libre, en sofás y galerías, junto a pollos, gansos, cabras, monos, estatuas romanas, árboles de Navidad abandonados y todas los imaginables objetos de utilería que utilizaba para su cada vez más importante y extravagante obra cinematográfica y fotográfica.

Llamado a menudo “el Hugh Hefner de la industria editorial gay” por su revista pionera, Mizer influenció figuras de arte y la sociedad del mismo modo que lo hizo Hef; desde David Hockney, quien dijo que una de las dos razones por las que viajó a Norteamérica fue para conocer a Bob Mizer, hasta Arnold Schwarzenegger, actual gobernador de California, quien posó para Mizer en 1975.

Es una figura de culto que en entre los homosexuales tiene carácter heroico. ¿Por qué? La respuesta tiene seis cifras: el fotógrafo estadounidense Bob Mizer (1922-1992) hizo aproximadamente un millón de retratos de hombres desnudos —o casi— y en poses que en los ambientes gay son consideradas sensuales o eróticas.

No fue un artista dotado —sus fotografías tienen acabado de calendario y nula intención estética—, pero se comportó con valentía para desarrollar un cuerpo de trabajo polémico y peligroso dados los tabúes y la persecución moral, social y judicial de los años en los que empezó a trabajar, a comienzos de la década de los cuarenta del siglo XX, cuando hacer fotos de mujeres desnudas estaba consentido (siempre que se camuflasrn como artísticas), pero era impesable publicar desnudos masculinos.

Bob Mizer continuó con su obra, fotografiando hasta morir en 1992 y luchó contra la censura de su época, cosa que podemos agradecer hoy en día al poder disfrutar de sus obras.

Un fotógrafo poco entendido en su época y que hoy podría ser considerado como uno de los representantes máximos de la evolución del arte LGBT.

Bob’s World: The Life and Boys of AMG’s Bob Mizer es el primer libro que celebra, a color, la desinhibida segunda parte de la carrera de Bob Mizer. Más de 250 vívidas fotos están acompañadas de una historia oral, con las colaboraciones de los artistas David Hockney, Jack Pierson and John Sonsini, los fotógrafos David Hurles y Hal Roth, los modelos Ben Sorensen y Andrew Sears, y Wayne Stanley, heredero de la finca Mizer. El libro incluye un DVD de una hora de duración que contiene películas de entre los años 1958 a 1980, especialmente editadas para esta publicación.

Más información en el sitio oficial de la Bob Mizer Foundation.

Información relacionada:

Photovisión nº 13. Objeto: Hombre.
A Celebration of Man.

Llega a Francia “Nu”, una utopía nudista

El canal de OCS estrena esta ficción con un elenco de actores desnudos… y sin pixelar.

Francia, año 2026. Frank, un expolicía al que da vida el actor Sataya Dusaugey, se despierta de un largo coma. Para su sorpresa, algo ha cambiado en el país: una “ley de transparencia” aprobada cuatro años atrás obliga a todos los habitantes a estar desnudos en lugares públicos. Y parece que la mayor parte de la gente, gracias al cambio climático, disfruta de la nueva situación, con la excepción de un pequeño grupo de opositores.


Ese es el punto de arranque de ‘Nu’ (en castellano, “Desnudo”), la nueva serie del canal digital francés OCS, perteneciente a Orange, que se estrena este mes en el país vecino y promete no dejar indiferente a nadie. Pero esta ficción no solo estará centrada en el choque cultural que supone el naturismo de Estado para el protagonista, sino que Frank deberá resolver un crimen junto a Lucie (Malya Roman) tras la aparición de un cadáver totalmente vestido que ha perturbado la paz de la ahora pacífica sociedad gala.

El artífice de ‘Nu’ es Olivier Fox, guionista de series como ‘Doc Martin’ o ‘R.I.S Police Scientifique’, que ha compuesto esta serie de investigación criminal nudista en forma de diez episodios de media hora de duración: “No estaba obsesionado con hacer una serie con gente desnuda. Ese es, simplemente, el aspecto más obvio del asunto”, asegura Fox a Le Parisien. De hecho, con la desnudez quiere plantear una cuestión de seguridad que le vino a la cabeza tras un tiroteo en una cervecería de su barrio en 2015: “Pensé que deberíamos estar desnudos para demostrar que no tenemos un arma”.

La serie muestra a todos sus actores desnudos, incluso sus genitales sin difuminar, y por ello ha sido calificada para mayores de 16 años. De momento, ningún canal español ha anunciado que vaya a emitir ‘Nu’ en nuestro país.

Fuente: Fotogramas.

Vídeo relacionado:

Desnud Arte: Tim Walker y el Jardín de las Delicias

Tim Walker (nacido en 1970), fotógrafo muy conocido por su trabajo en moda sobre todo para los Vogue británico, americano e italiano, ha realizado diversas exposiciones individuales de sus trabajos en espacios tales como la Somerset House (2012), el Design Museum (2008), y el Bowes Museum (2013). Ha recibido numerosos premios a lo largo de su carrera, entre los que se incluyen el Infinity Award for the International Centre for Photography y una beca honoraria de la Royal Photographic Society.

La obsesión de Walker por el maestro holandés del siglo XV, Jheronimus Bosch, le llevó a crear su propia versión de la obra El jardín de las delicias, una pintura enigmática y sugerente, considerada como una de las obras más fascinantes, misteriosas y atrayentes de la historia del arte, que ha cautivado por siglos a generaciones de personas que sucumben ante su encanto provocativo. El conocido e insinuante tríptico recrea momentos del paraíso, el cielo y la tierra. Particulares criaturas a medio camino entre lo humano y la fantasía sucumben a los placeres, los pecados y el disfrute manteniendo relaciones entre ellos, comiendo fruta o retozando por el césped.

Tim Walker en su replanteamiento de universos fantásticos, recreó con personas de carne y hueso, las tentaciones y pecados humanos de la obra El Jardín de las Delicias del pintor holandés Jheronimus Bosch, conocido como “El Bosco”. Con la ayuda de su escenógrafa Shona Heath, el fotógrafo recreó los elementos esenciales del universo boschiano. La sesión fotográfica, que se prolongó durante cinco días, tuvo lugar en Eglinham Hall en Northumberland, y dio lugar a una serie de fotografías sensacionales, simbólicas y altamente sensuales, colmadas de personajes y objetos exquisitamente voluptuosos, inmersos en una puesta en escena profundamente impactante. Acota las escenas y las introduce en habitáculos en los que los modelos aparecen distorsionados por la óptica de la cámara, como disputándose el espacio.

Más información, exposiciones, porfolios, libros, biografía, etc. en su website: Tim Walker.

Nota: Haciendo clic sobre cualquiera de las fotografías puedes visualizarlas en sus tamaños originales, en modo “pase de diapositivas”.