Nada por aquí, nada por allá

Imagínate sobre tu toalla, ninguna prenda apretando tu piel, en contacto total con todo lo que te rodea. Oyes a tu alrededor el murmullo del agua y pensar en su contacto con tu piel hace que un escalofrío de placer recorra tu cuerpo. Levantas la vista y observas con alegría como cualquier cuerpo, vivido en su plenitud, es bello.

desn-playa

Ahora vuelve a imaginarte la misma situación sólo que con un “pequeño” cambio: llevas bañador, lo que equivale a que a veces te aprieta, si está húmedo es muy incómodo y cuidando que no se vea nada “indebido” fuera de él. En resumen, un engorro.

Cuando hablamos de nudismo suelen surgir muchos miedos, desde que es antihigiénico andar desnudo hasta que lo que se busca es provocar. Pero parémonos a pensar un momento: hablando de higiene, ¿no será más antihigiénico (e incómodo) andar con una prenda mojada? Es más, por regla general, en zonas naturistas se suele usar toallas o telas para sentarse en sitios compartidos, tanto por salud propia como por ajena.

Por otro lado, encontramos el argumento de que las personas que realizan nudismo lo hacen para exhibirse y provocar. Si alguien se quiere exhibir, lo puede hacer de muchas maneras; desnudarse es una de ellas, pero ni mucho menos la única. Y por supuesto que habrá mucha gente que lo haga por ese motivo; al igual que habrá muchísima gente que lo haga porque está más a gusto así, en contacto con su propio cuerpo sin telas de por medio.

Y así llegamos a la razón que más incondicionales suele tener: la gente que hace nudismo es porque quiere provocar. Eludir la responsabilidad es una costumbre que da lugar a muchos errores. Un cuerpo desnudo, por sí solo, no provoca. Tiene que haber, necesariamente, unos ojos que miren y que reaccionen a esa escena. Y cuando hablamos de provocar, algunas personas se creen con el derecho de opinar sobre ello. Si partimos de la base de la responsabilidad, de la que hablamos antes, esto último pierde sentido. Por ejemplo, imagínate que a mí me gustan los helados. Y con este calor, me gustan aún más. Y, andando por la calle, veo a alguien con un helado gigante de tres sabores. Si actúo como decíamos antes, tengo derecho a:

– Quitárselo o darle un lametón, porque es culpa SUYA que a mí me guste el helado.

– Pegarle cuatro gritos y decirle que se vaya inmediatamente de mi vista, que a mí me provoca su helado.

Curiosa escena, ¿verdad?

Y lo que más curioso me resulta es la idea de que practicar nudismo atenta directamente contra nuestra autoestima. Por un lado, algunos hombres temen entrar en comparación genital con otros y salir malparados; y las mujeres temen no tener el cuerpo correcto para mostrar. Pero el mayor problema que hay en estas ideas es que el foco de atención es totalmente externo. Si movemos dicho foco desde lo que pensarán los demás a cómo me siento yo, apostaría todo mi reino sin temor a perderlo a que todo el mundo sería nudista.

Pero si aún así quieres mantener el foco fuera, te darás cuenta que sus cristales están totalmente distorsionados por nuestra cultura: tanto hombres como mujeres, al entrar en terrenos libres de textiles, observan cómo aquello que pensaban que iba a desentonar es uno más de tantos; de hecho, lo que es menos habitual es la imagen corporal que vemos en los medios. Así pues, todas esas dudas se disipan y la autoestima es más probable que aumente. Ya lo dice Paul Fussell: “un corto tiempo en playas naturistas persuadirá a la mayoría de las mujeres de que su busto y su cadera no son ‘anormales’ como ellas piensan cuando están solas, espantadas por el espejo, sino totalmente naturales. Las anormales pasan a ser las criaturas inexistentes representadas en la pintura y la escultura. Lo mismo ocurre con el hombre: si piensa que la naturaleza ha sido injusta con usted en el reparto de anatomía sexual, pase algún tiempo entre naturistas. Aprenderá que todos los hombres se ven más o menos igual, y que los ‘atributos heroicos’ son deformidades”.

Y, por supuesto, uno de los mayores temores masculinos es que se produzca una erección. Es curioso como en una sociedad hipersexualizada se castiga cualquier manifestación corporal. La erección del pene es natural, así como la erección de los pezones. Si se produce, la opción es vivirla como lo que es, algo natural, no hay que hacer nada con ella, no hay que manejarla. Vívela sin más.

Lo que está claro es que el nudismo, ante todo, provoca una liberación mental y corporal. Te ayuda a entrar en contacto contigo, a aceptarte tal y como eres. Es más, en zonas nudistas desaparecen las exigencias del canon de belleza, todos los cuerpos son bellos porque son libres. Dan igual los tamaños, los pesos y las edades: todos los cuerpos encuentran la belleza que da la libertad. La ropa no hace más que deformar lo que es natural. La satisfacción de no tener que tapar lo que es tuyo es placer en estado puro.

Y ya lo decía RuPaul: Nacemos desnudos, el resto es travestismo.

El nudismo no sólo se puede practicar en playas, sino también en pueblos como El Fonoll, en campings, hoteles y albergues, en actividades al aire libre o en tu casa. Puedes informarte también en la web de la Federación Española de Naturismo. Libérate de las telas y, si aún sigues teniendo dudas, lee estas 205 razones para practicar el nudismo. Me despido con algunas de ellas:

La represión de la desnudez saludable, especialmente para las mujeres, ha sido uno de los medios principales de control de pensamiento y decisión de la patriarquía. Rompiendo este modelo, se quebrantan las ataduras invisibles del rol sexual heredado.

Las limitaciones en la desnudez femenina, la aceptación de la pornografía y los exigentes requerimientos de la moda pueden separadamente verse como cuestiones menores, pero tomadas en conjunto forman un patrón de represión machista.

Marilyn Frye explica: “Considere la jaula de un pájaro. Si usted mira muy de cerca, tanto como para ver un solo alambre, no podrá ver lo demás. Si su concepción de lo que está delante suyo es determinada por este enfoque miope, usted podrá ver hacia arriba y hacia abajo del alambre y determinar su longitud. No podrá entender porqué el pájaro no vuela en torno a esta cuando quiera para ir donde quiera. No existe ninguna propiedad física del alambre, nada que un escrutinio minucioso pueda revelar porqué el pájaro no va donde quiere, no hay nada que lo inhiba o lo perjudique, a no ser de una manera muy accidental. Solamente cuando usted retrocede y se detiene a mirar los alambres uno por uno microscópicamente y toma una imagen microscópica de la jaula en su totalidad, podrá entender porqué el pájaro no va donde quiera. Lo verá rápidamente, no requerirá grandes sutilezas, ni engorrosos razonamientos. Es perfectamente obvio que el pájaro está rodeado por una red de barreras sistemáticamente relacionadas, ninguna de las cuales podría obstaculizar su vuelo, pero las que, debido a sus relaciones, son tan limitantes como las sólidas paredes de un calabozo.”

El vestirnos compulsivamente crea inseguridades sobre nuestro cuerpo. Estudios realizados muestran que el naturismo, por otro lado, promueve una positiva autoestima en lo corporal.

Estos efectos son especialmente significativos en las mujeres. Estudios realizados por Daniel De-Goede en 1984 confirman investigaciones hechas 16 años antes, las que establecieron que “de todos los grupos evaluados (nudistas masculinos, no nudistas masculinos, nudistas femeninas, y no nudistas femeninas), las nudistas femeninas obtuvieron la puntuación más alto en autoestima corporal, y las no nudistas femeninas el más bajo.”

El nudismo promueve el concepto del cuerpo como un todo, en vez de separar partes del cuerpo como indeseables y vergonzosas.

El nudista, literalmente, no tiene nada que ocultar. Por lo tanto tiene menos estrés. La investigación científica corrobora esta afirmación.

En las palabras de Paul Ableman: “Sacarse la ropa simboliza desprenderse de la civilización y su custodia. El nudista se despoja no solo de sus vestiduras, sino también de la formalidad y la apariencia, del ‘ceremonial’ y todas las limitaciones de la ‘etiqueta’… Por lo tanto el nudista se aparta simbólicamente de una gran carga de responsabilidad. Al sacarse la ropa, se desprende de los opresivos hechos del día. A partir de aquí, no lucha en favor de ‘causas’, no se opone a estas o a las ‘tendencias’, resumiendo: un ciudadano. El es, una vez más… un ser libre.”

La vestimenta oculta la natural diversidad de tamaños y formas del cuerpo humano.

Una persona que nunca observó desnudos, crece con malentendidos y expectativas fantasiosas a cerca del cuerpo, basadas en prejuicios y fuentes mal informadas. Por ejemplo, los medios de difusión.

Como resultado de esto, el aumento mamario ha sido por mucho tiempo en EEUU la cirugía estética más practicada. En los 80 las mujeres americanas tuvieron más de 100.000 operaciones por año para alterar sus pechos. Helen Gurley Brown, editor del Cosmopolitan, dice, “Yo creo que el 80% de las mujeres de este país no tienen ni idea de cómo se ven los pechos de las demás mujeres. Ellas tienen una imagen idealizada de cómo son los senos de el resto de las personas… Por Dios, ¿No es ridículo ser una mujer emancipada y no conocer realmente como luce el cuerpo de una mujer, excepto el propio?

Negándose a aceptar la necesidad de “protegerse” a sí misma de los hombres cubriendo su cuerpo, la mujer gana poder y desplaza la carga de responsabilidad de la conducta hacia el hombre, donde debería realmente estar.

Reena Glazer hace notar que “El poder de los hombres se perpetua al considerar a las mujeres como objetos en los que actúa y a los que reacciona, el vez de actores en sí mismas… Todo su mérito se deriva de la reacción que pueda inducir en el hombre. Para mantener el sistema patriarcal, el hombre debe determinar como y cuando está permitido que se produzca su excitación. Así, el mito de los senos femeninos, del hombre heterosexual, ha sido codificado en la ley. Debido a que las mujeres son objetos sexuales y propiedad de los hombres, se concluye que lo que excite al hombre puede exhibirse solamente donde y cuando el hombre desee ser excitado.”

Este énfasis en calificar a las mujeres de tentadoras “desplaza el peso de la responsabilidad del hombre hacia la mujer: Debido a que la mujer provoca impulsos incontrolables en los hombres, la sociedad excusa el comportamiento del hombre y culpa a la víctima de lo que haya sucedido… La sanción del concepto de que el hombre tiene impulsos incontrolables implica que la violencia sobre la mujer es inevitable.”

Fuente: Pikara online magazine. Agosto 2011. Autora: Mónica Quesada Juan.

La España naturista en los años 30

1930-1935: Aunque eran tiempos de escasez, los españoles de los años 30 gozaron de muchas libertades y conquistas que aún hoy nos cuesta creer, una de ellas fué la práctica del nudismo en algunos sectores de la sociedad de la época.

Pequeña galería fotográfica:

Algunos hechos acaecidos en la España de los años 30:

2 Enero 1930: Hay 240.000 automóviles matriculados en España.

10 Febrero 1930: La cantante y bailarina estaunidense Josephine Baker, considerada la creadora del strip-tease, debuta en el teatro Metropolitano de Madrid con un espectáculo que ha despertado gran expectación.

23 Abril 1930: Madrid y Barcelona rebasan el millón de habitantes (se calcula que eran 600.000 en 1910).

20 Agosto 1930: Se reduce a un año la duración del servicio militar en España.

17 Septiembre 1930: Se suspende la censura previa para la prensa.

20 Diciembre 1930: Según las últimas estimaciones censales, la población española asciende a 23.700.000 habitantes.

12 Marzo 1931: Apertura del Ateneo de Madrid.

30 Abril 1931: Inauguración del Aeropuerto de Madrid, situado en las proximidades de Barajas.

9 Agosto 1931: M. Navarro bate el récord femenino de Atletismo de España de 80 m. lisos, situándolo en 11 segundos y 8 décimas.

16 Octubre 1931: Implantación del divorcio en España.

2 Enero 1932: Ola de frío en toda España, 7 grados bajo cero en Madrid y 14 en Burgos.

22 Abril 1932: El astrónomo español Rafael Carrasco descubre un nuevo cometa.

9 Mayo 1932: Inauguración de los Primeros Campeonatos Nacionales Universitarios de Atletismo en Madrid.

31 Mayo 1932: Teatro Romea de Barcelona, se estrena una revista que presenta por primera vez a cinco bailarinas con los pechos desnudos, cada noche se cuelga el carte “No hay localidades”.

11 Junio 1932: Se inaugura el Madrid el Museo Sorolla en la casa que habitó el artista.

5 Noviembre 1932: Estreno en Barcelona de la película Mata Hari protagonizada por Greta Garbo.

28 Mayo 1933: La bonanza climatológica de estas fechas y la proximidad del verano, hace que se extienda por España la moda naturista. Ya son numerosos los campamentos de “desnudistas” que se han abierto en distintas regiones, principalmente en Cataluña y son muchas las personas inscritas en ellos y que practican este modo de ser.

1 Septiembre 1933: Estreno de la comedia de Enrique Jardiel Poncela, Usted tiene ojos de mujer fatal.

25 Septiembre 1933: Chirón gana en San Sebastián con Alfa Romeo el Gran Premio de España de Automovilismo.

11 Octubre 1933: Estreno en Barcelona de Melodía de Arrabal con Imperio Argentina y Carlos Gardel.

27 Octubre 1933: Barcelona, detenidos dos individuos con medio kilo de cocaína.

10 Julio 1934: Inauguración oficial de la Universidad de Verano de Santander.

3 Febrero de 1935: La “carioca” es el baile de moda este año.

21 Julio 1935: Un pequeño grupo de 8-10 individuos asaltaron añoche el campo que la sociedad “desnudista” Pentalfa tiene en las inmediaciones de Gavá cerca de Barcelona. Los asaltantes robaron las existencias del campo y se hicieron con las ropas de los miembros de la colonia.

24 Julio 1935: Barcelona, inauguración de unas barcas destinadas al saneamiento de las playas.

Información relacionada: Libros sobre Nudismo, Naturismo y Desnudo Artístico.

Nota: Haciendo clic sobre cualquiera de las fotografías puedes visualizarlas en sus tamaños originales, en modo “pase de diapositivas”.

Culturas del erotismo en España 1898-1939

Culturas del erotismo en España 1898-1939, en el capítulo cinco “Naturismo sexual. Nudistas y Bañistas” de este interesante libro, puede leerse…

La propaganda visual del nudismo no era inmune al eclecticismo hipócrita tan frecuente en otras ramas “pseudoeróticas” del saber. Al modo de los manuales de divulgación sexual, las revistas nudistas también se nutrían generosamente de fotografías y postales sicalípticas para fines supuestamente no lúbricos. Y, al igual que la sexología, el nudismo rechazaba con energía toda acusación de inmoralidad. A cambio, se describía a sí mismo como una teoría legítima, una ciencia, y un modus vivendi basado en la salud del cuerpo y del espíritu. Así, el retrato fotográfico de una belleza desnuda recogido en una de las publicaciones naturistas y nudistas más difundidas y populares, Pentalfa, lleva el título resonante y en letras mayúsculas de “El desnudo no es inmoral”, y a ese título le sigue un breve párrafo que declara lo siguiente:

No nos cansaremos de decir que el desnudo no es inmoral: el que piensa lascivamente, sicalípticamente o pornográficamente es el que es inmoral. Nosotros, con el desnudo gráfico, perseguimos la finalidad de crear pensamientos fuertes y sanos, de crear cuerpos puros y serenos y que ante el desnudo no se descompongan como la cera al lado del fuego. ¡Queremos hombres de voluntad recia, faros de fuerza y magnitud y de pureza! ¡Queremos hombres libres de perjuicios arcaicos y castos como los santos cívicos de la Religión del Bien!

Con todo y con eso, y a pesar de su estereotipada hipocresía sexual, el nudismo introdujo importantes novedades en el panorama del erotismo carpetovetónico. Por de pronto, desnuda rutinariamente al varón (cosa que ocurre con muy poca frecuencia en otros géneros que le cantan al amor, como son la postal erótica, la revista galante, la novela sicalíptica o el teatro risquée), y apela con ello no tanto al placer femenino, como al deseo homoerótico.

Además, el nudismo resucita el “espectáculo” de la desnudez colectiva. Esta se vuelve, de pronto una moda europea y rabiosamente moderna, empeñada en competir con la desnudez aborigen de otros continentes menos “civilizados”, y en contraponer a los ejemplos recogidos en las numerosísimas fotografías etnográficas y en los museos de antropología (Alloula, Boas, Goldwater, Grognet, Koetzle, Lionner) esas otras imágenes de una “nueva” colectividad nudista de raza caucásica. Por otra parte, y como era de esperar, el hecho de que el fenómeno de la desnudez colectiva se expanda por territorio europeo genera notable resitencia. Resuena por doquier el argumento de la “regresión” (el miedo, a la postre, de que el “salvajismo” y la anarquía sexual y social se apoderen del mundo civilizado) y, en el caso concreto de la Península Ibérica, el nudismo se suma a la retórica nacionalista.

culturas03

El naturismo catalán, por ejemplo, celebra la creciente popularidad de las prácticas nudistas en la costa levantina, y lo opone a la proverbial reticencia castellana, mucho más inclinada a cubrirse el cuerpo que a desnudarlo. Abundan, pues, en el nutrido elenco de publicaciones naturistas y nudistas producido y difundido en Cataluña, las referencias concretas a su indiosincrasia cultural. Sirva como ejemplo esa reproducción fotográfica de un grupo de nudistas bailando la sardana, acompañada, además, de un pie de foto en catalán: “La sardana es la dansa mes bella de totes les danses que es fan y es desfan”…

El naturismo, pues, tuvo, desde las primeras décadas del siglo XX especial predicamento entre catalanes y levantinos. El naturismo no solo insistía en las bondades salutíferas de desnudar el cuerpo y de exponerlo al sol y al aire libre, sino que hacía propaganda ruidosa igualmente de la alimentación vegetariana y macrobiótica, así como de la medicina llamada “natural”. La gran mayoría de las asociaciones naturistas y nudistas comulgaban abiertamente con el credo anarquista, aunque también había indicios alarmantes de un nudismo (de aparición relativamente tardía y epigonal) que simpatizaba con la ideología nazi (es el caso, por ejemplo, de Los fueros del naturismo de Ángel Martín de Lucenay, 1934) y dialogaba peligrosamente con la asociación nudista que bajo el régimen de Hitler se conocía como Bund für Leibeszucht (Asociación para el Cultivo del Cuerpo).

culturas04

Las primeras asociaciones naturistas y sus publicaciones periódicas, como Regeneració, Helios y Amics del sol, culminaron en Pentalfa, probablemente el colectivo naturista y nudista de mas larga tradicion y prestigio en Cataluña, que, para la difusión de su filosofía, publicaba una revista con el mismo nombre. Nicolás Capo, el fundador de Pentalfa, era también el director de la revista, y autor de lo que se considera la piedra fundacional del naturismo catalán. El naturismo y el progreso mecánico y biológico (1925). Muy pronto, a estas dos contribuciones primerizas al nudismo como filosofía de vida (es decir, a la revista y al libro de Nicolás Capó) le siguieron otras publicaciones, como, por ejemplo, el Almanaque Nudista, de aparición anual; Estudios, revista valenciana encargada de difundir el pensamiento anarquista y eugenéstico; Iniciales, publicación de signo anarconudista, fundada y editada en Barcelona; el tratado sexológico, de divulgación popular, Los fueros del naturismo (1934) de Martín de Lucenay; la traducción, al castellano, de Desnudez, la novela pasional del nudismo, de la autora francesa Simone May (1933); y, por fin, Elysia, el paraíso de los desnudistas, versión narrada, en castellano, del documental nudista californiano, Elysia: Valley of the Nudes (1934).

Fuente: Libro Culturas del erotismo en España 1898-1939 (fragmento). Editorial Cátedra 2014. Autora Maite Zubiaurre.

Información relacionada: Monográfico Libros sobre Nudismo, Naturismo y Desnudo Artístico.

…y con ellos llegó el despelote

No se habían cumplido doce meses del primer gobierno socialista en España cuando 14 personas eran detenidas en la playa de Baroña por escándalo público. Algo empezó a cambiar en los arenales de Galicia desde aquel verano del 83.

desp01

El conflicto nudista surgió en Galicia porque hubo gente que bajó a la arena en traje de campaña, en cuiños, tetiñas, piroliñas, perrechudiñas, carrachudiñas y ameixiñas free para defender la libertad frente a la represión, para denunciar las dobles y triples morales, para denunciar la contaminación tanto material como inmaterial que golpeaba y sigue golpeando Galicia y que incluso estaba y está protagonizada por políticos y personalidades importantes que deberían predicar con el ejemplo. Aquellos que ya le conozcan, sabrán que quien así se expresa no puede ser otro que el profesor Miguel Cancio, sociólogo, fundador de la Coordinadora Nudista Ecológico Radical.

Evidente y lógicamente, los de Baroña no fueron los primeros coiristas, de Galicia, así como tampoco se trataba de la primera ocasión en que se producía este tipo de detenciones en nuestra comunidad autónoma. Ya en 1975, varios nudistas habían sido primero detenidos, retenidos, presos, liberados y posteriormente multados por mostrarse a flor de piel en la playa canguesa de Barra. Pero, en el caso de Baroña, tanto por la época en que aconteció, como por los hechos que, unos a otros, se sucedieron, bien puede sostenerse que se gestó el ¿cómo definirlo? ¿vale lo de nudismo ideológico reinvindicativo?

Miguel Cancio sitúa geográficamente el nacimiento simultáneo de la Coordinadora Nudista en la mentada playa de Porto do Son y en el Café Ideal-Bar Azul, “en el corazón de la ciudad vieja de Santiago de Compostela, un gran espacio de encuentro, de conversaciones y tertulias infinitas”. La posteriormente conocida por sus siglas, CNER, “nació —en palabras de Cancio— para luchar firme, festiva, revulsiva, poética, vital e indomeñablemente, por la libertad y la verdad al desnudo: nació para conseguir que los nudistas, de forma libre, responsable y respetuosa, pudiesen tranquilamente practicar el nudismo sin verse detenidos, acusados del delito de escándalo público; sin verse acosados, insultados, perseguidos, procesados y agredidos”.

desp02

Y también nació, hay que subrayar, para “denunciar el arrase urbanístico”. Todavía a día de hoy, Cancio piensa que la verdadera causa de las detenciones realizadas en Baroña no fue la de practicar el nudismo, sino precisamente la denuncia de unos asuntos de plena y vigente actualidad: la destrucción del litoral y la privatización encubierta de las playas. “Los coiristas de Baroña —relata el sociólogo— ya venían practicando nudismo desde los años 70, por ser ésta una playa completamente apartada, de muy difícil acceso, y minoritaria. En Baroña los nudistas convivían, de forma pacífica y sin ningún problema, con bañistas en traje de baño.

desp05

El problema surgió cuando los nudistas denunciaron lo que denominaron Búnker de Baroña, un edificio de cuatro pisos levantado de forma completamente ilegal al borde de la playa en una zona considerada paisaje de especial protección, al borde de un monte, y uno de los castros celtas más importantes de Galicia”. Para denunciar la ilegalidad del Búnker, Cancio y el economista Pedro Arias llevaron a la playa a un notario para que levantase acta de las características del edificio y de su cierre, documento que presentaron en la Comisión Provincial de Urbanismo de A Coruña donde, por cierto, les dieron la razón.

Junto a Miguel Cancio y Pedro Arias, por aquel entonces concejal en el Ayuntamiento de A Coruña, también formaban parte del núcleo duro de aquella primigenia “ejecutiva” de la Coordinadora Nudista Ecológico Radical los médicos José Aznares y Amparo Casal, y el cámara de TVE Sanz de Siria (precisamente uno de los detenidos en Porto do Son). También hay que citar entre los pioneros de la CNER a otros destacados profesionales como la economista Teresa Figueiras, el fotógrafo Carlos Asorei, la historiadora Rosa Costas, la filósofa Marta Díaz Paredes, el profesor Luis Domínguez o los asimismo médicos —especialidad mayoritaria, cual puede apreciarse, entre los componentes de aquella vanguardia—, Mercedes García Valcárcel, Ricardo Valdés o Javier Ferreiro “además de —apunta Cancio— muchos compañeros de múltiples luchas por las libertades y por la mejora social y humana en Galicia y en España”.

desp03

Sin lugar a dudas, eran gente lo que se dice preparada, pero es que además tenían a su favor un más que razonable conocimiento del manejo de las técnicas (y las repercusiones) mediáticas.

Los “sucesos de Baroña” , conocidos a fin de cuentas de manera relativa por la generalidad de la sociedad gallega de la época, adquirieron, no obstante, una insospechada dimensión gracias a las comparecencias televisivas de Cancio y sus compañeros. En la primera de ellas, emitida pocos días después de las detenciones en el programa que por las tardes dirigía Pepe Navarro, el sociólogo se ocupó, entre otras cosas, de enseñarle un refrán a Manuel Fraga (“Culo al aire en verano y para el baño es muy sano”) así como de recomendarle que “mejor acudir así a la playa en cueros vivos para que sus fans pudiesen contemplar arrobadas sus pluritituladas cachazas”.

En la segunda, meses más tarde y teniendo como marco el espacio nocturno de la Segunda Cadena Si yo fuera presidente, presentado y dirigido por Fernando Tola, los del colectivo nudista intervinieron tal cual los trajo su dios al mundo —amparados por un juego de luces y sombras que impedía captar sus identidades, sus caras y sus cuerpos— en el plató del estudio donde contestaron a las preguntas de Tola, que estaba de pie frente a ellos. El espacio finalizaba con un brevísimo zoom que pillaba de espaldas a los naturistas gallegos, y esa fue la foto de portada con que abrió la primera página de El Periódico de Cataluña.

A raíz de esta serie de acontecimientos, se desplazaron a Galicia periodistas de agencias, rotativos y canales de televisión extranjeros; la noticia de los nudistas de Baroña llegó incluso a China, tratada con todo lujo y generosidad por The Hong Konk Standard.

Las comparecencias mediáticas de la CNER se complementaban con la “acción directa”, con las gestiones jurídicas y con una suerte de gabinete que elaboraba las cartas, comunicados y faxes que enviaban a las más altas instancias del país, desde al rey Juan Carlos hasta al entonces obispo de Santiago de Compostela, Rouco Varela, pasando por el presidente del Gobierno, Felipe González. Refiere Cancio que éste último “nos contestó muy amablemente y, entre otras cosas, nos envió información sobre el nudismo pero ¡en francés!”.

desp04

Entre las acciones directas, cabe mencionar la manifestación “en traje de campaña” desde Baroña al edificio del concello de Porto do Son para exigir la libertad de los detenidos, o los “encierros nudistas jacobeos” en monasterios. Se preocuparían también de extender el movimiento propiciando por España adelantando la constitución de colectivos similares, que florecieron con denominaciones y lemas tan ingeniosos como Asturias en pelotines que guapiña yes: Puxa Asturies en Boles, Nudismo Bai Eskarrikasko, Agustina de Aragón en Bolas o Haz nudismo con Pujol y con Roca, menuda bicoca.

El nudismo ya es legal, pero…

Desde el año 1989, con la aprobación de la reforma del Código Penal, ya no es delito ir desnudo a la playa, sin embargo todavía continúa vigente el delito por “escándalo o alteración del orden público”. La ley tampoco contempla como infracción el ir desnudo por la calle, “siempre que no haya intención sexual en el hecho de no llevar ropa”, pero todo esto, lógicamente, deriva en contradictorias interpretaciones y ha provocado innumerables incidentes. Para asesorar a los nudistas, en 1997 se creó la Asociación Naturista de Galicia, un colectivo que asesora a los practicantes del coirismo en caso de conflicto, sobre todo ante la actitud de determinados concellos que intentan limitar la práctica del nudismo amparándose en reglamentos municipales anteriores a la reforma del Código Penal.

La solución más a mano que se ha encontrado es la existencia de una serie de playas, que se consideran espacios tradicionales para la práctica del nudismo. En la actualidad, en Galicia están reconocidos como nudistas por los respectivos ayuntamientos a los que pertenecen un total de 18 arenales, aunque se habla de alrededor de 57 playas naturistas, una lista no en balde encabezada por la de Baroña, Arealonga, y que incluye egregios nombres de la historia del nudismo radical gallego como Barra (Cangas), Cala dos Alemáns (Foz), Bascuas (Sanxenxo), Melide (Illa de Ons) o Barrañán (Arteixo).

desp07

Miguel Cancio, miembro fundador de la CNER: “En realidad, el nudismo no era lo más importante”.

El incansable y eternamente joven Miguel Cancio continúa en primera línea del frente en una lucha que, para él, trasciende los límites del nudismo y se erige en una “guerra incruenta” por la salvaguarda de los derechos fundamentales del ser humano.

Veinticinco años después ¿cree que los gallegos sentimos menos pudor ante la desnudez en público o tal vez mantenemos el mismo pudor, pero disimulado?

El problema del pudor con relación al nudismo tiene que ver con la libertad responsable, en este caso con saber estar y comportarse en la playa y fuera de la playa con una, dos o ninguna prenda para bañarse. El nudismo es el grado cero de la traza y hay que saber llevarlo.

Se ha conseguido que las autoridades delimiten playas para la práctica del nudismo. ¿Se conforma con esta conquista o va usted a por la liberación de todas las playas?

La libertad es la libertad siempre de los que piensan, viven y son de otra manera, y saben respetarse. Creo que debe haber lugares para bañarse donde las personas puedan sentirse a gusto, y donde se comporten de forma responsable.

La utilización del humor a veces cobra un efecto bumerán. ¿No se pasaron ustedes con aquellos lemas que, a pesar de ingeniosos, pudieron producir la impresión de que iban sólo de cachondeo?

La Coordinadora Nudista forma parte de la Internacional Situacionista Pastelera, y propugnaba y propugna hacer siempre las cosas en serio, con alegría, ironía, poesía y filosofía, con razón y corazón, con ciencia y conciencia, pero no tomarse nunca en serio, saber reírse del mundo y de la vida empezando por reírse de uno mismo.

Si se confirmase lo del cambio climático, Galicia tendería a calentarse, así que la lógica dicta que el nudismo irá a más. ¿Hay que regularlo?

Libertad, la libertad responsable; el resto vendrá dado por añadidura.

Hoy por hoy ¿usted va sólo a playas nudistas o se alterna con las textiles?

Ya tengo dicho que lo del nudismo no era lo más importante. Lo fundamental es la defensa de la libertad. Después de lo de Baroña, yo he ido alguna vez a playas donde hice nudismo y a otras donde no lo hice. Pero esto es lo que hacía mucho antes de lo de Baroña. Yo no me someto nunca a lo políticamente correcto. Permítame que termine echando mano del gran Pascal y de Larico da Veiga, destacados miembros de la CNER: el hombre es un pimiento que pica, un junco desnudo, pero se trata de pimientos y juncos muy frágiles y que piensan. Lo que sucede es que este ser pensante, a veces, recubierto de hábitos envidiosos, violentos, tramposos, demagógicos, prepotentes y ostentosos, engendra monstruos, miente, contamina, degrada, maltrata y destruye a otros seres, y ve monstruos donde no los hay. Por ello, queridiños míos, y como decía San Pablo: debemos desnudarnos del hombre viejo pero sin olvidarnos del juego limpio, de los grandes principios…

Fuente: La Opinión A Coruña.

Información relacionada:

No era fácil ser nudista en los 80 en nuestro país.

Baroña 1983, la verdad al desnudo.

Del recato al nudismo – España cambia de piel (1970-1980).

La España naturista en los años 70.

Diary of a Nudist

Diary of a Nudist

Diary of a Nudist (1961) película documental de temática nudista, trata de un editor de periódico, Arthur Sherwood, que estando en un viaje de caza se tropieza accidentalmente con una colonia nudista en el bosque. Él, muy sorprendido por ésto, decide enviar a la reportera Stacy Taylor a la colonia nudista para que puede escribir un reportaje contrario al nudismo. Sin embargo, para su sorpresa, descubre que Stacy le gusta el estilo de vida nudista y escribe algunos artículos muy positivos sobre sus experiencias, que no sientan bien a Arthur. Éste decide entonces unirse a la colonia el mismo y escribir su propia historia.

Doris Wishman, nudismo, sexploitation, pornografía

Doris Wishman, estadounidense (Nueva York 1912 – Miami 2002) fue directora, guionista y productora de cine. Comenzó su carrera cinematográfica de forma temprana. Aunque contaba con algún familiar en una compañía de producción, desde el principio tuvo muy claro entrar en el negocio del cine por su cuenta.

La legislación vigente en su país permitía mostrar desnudos en el cine si éstos formaban parte de un contexto documental.

Nude on the Moon (1961)
Nude on the Moon (1961)

En este contexto, su primer largometraje de factura nudista fue Hideout in the Sun en 1959, y se filmó en un centro nudista. Después llegaría Nude on the Moon (1961), que fue prohibida en el estado de Nueva York pues se trataba de una película de ciencia ficción, que según la junta de censura nada tenía que ver con desnudos en un entorno de una colonia nudista.

Carteles de las películas de Doris Wishman.
Carteles de las películas de Doris Wishman.

Durante los años sesenta la revolución sexual, los hippies y la guerra de Viet-Nam dieron como resultado una explosión de cine conocido como sexploitation, una zona límite entre la pornografía dura y la blanda. Muchos son los títulos que conforman este movimiento cinematográfico. Para entonces Doris, cineasta autodidacta, era una bella mujer casada e interesada en el nudismo que la llevara a realizar ocho films entre 1960 y 1964 sobre este tema. Entre esos títulos se encuentran Diary of a Nudist (1961) Blaze Starr Goes Nudist (1962) y Gentlemen Prefer Nature Girls (1962), realizadas éstas en centros o colonias nudistas de Pennsylvania y Florida.

Doris Wishman
Doris Wishman

Doris Wishman no resultaba especialmente simpática entre los colectivos nudistas de la época en su país, aunque siempre intentaba y conseguía cooperación entre los directivos de los campamentos o centros nudistas para llevar a cabo sus proyectos cinematográficos.

En este sentido, la Federación Naturista Internacional (INF) no era optimista acerca de la utilidad de las películas de temática nudista. En su congreso de 1962 se pidió a las organizaciones nacionales de nudistas en Europa y América del Norte desvincularse de todas las empresas comerciales que tienen como objeto hacer películas nudistas. La INF afirmó que las películas “eran de poca utilidad para el movimiento” -incluso lo perjudican pues esas películas por lo general son clasificadas como “x”- películas de contenido sexy y/o sexual.

Bad Girls Go to Hell (1965).
Bad Girls Go to Hell (1965).

Su apreciación del desnudo femenino y la atmósfera tautológica reinante inspiraron a Doris a dirigir sus films en dirección al género sexual con los medios técnicos que contaba en aquellos momentos, su sentido de la estética y su dramatúrgia personal. Bad Girls Go to Hell (1965) es una de sus films más conocido y el más representativo del sexploitation en su filmografía. Realizado bajo el seudónimo de Louis Silverman, narra la historia de una chica que huye a la gran ciudad después de haber asesinado a su violador y termina víctima de los abusos sexuales propios de la metrópolis. En este film, como en muchos otros, Doris contó con la colaboración del director de fotografía C. Davis Smith.

Más tarde en su carrera, después de un largo periodo de trabajo en el género sexploitation, Wishman realiza un para de películas pornográficas como Satan Was a Lady (1975) y Come With Me, My Love (1976) ambas protagonizadas por la estrella porno Annie Sprinkle.

En los años 80, interesada en formar parte de la locura de las películas slasher Wishman decidió hacer su propia película del género titulada A Night to Dismember (1983), tras el fracaso de ésta se mudó a Florida a mediados de los 80, donde trabajó en una tienda de lencería, donde permaneció hasta su muerte en 2002, y donde recibió homenajes de sus seguidores incondicionales.

Fuentes: Libro Cinema au naturel. A history of nudist film (fragmento). Autor: Mark Storey. Editorial Naturist Education Foundation 2003 y laimagenrota.blogspot.com.es

El arroyo

arroyo01

El baño

Uno de los grandes placeres del baño, del que no siempre nos damos cuenta pero que no es por eso menos real, es que regresamos momentáneamente al tiempo de nuestros antepasados. Sin estar esclavizados por la ignorancia como el salvaje, nos volvemos como él corporalmente libres al sumergirnos en el agua; nuestros miembros ya no tienen que soportar el odioso contacto de las ropas, y junto con ellas dejamos también sobre la orilla una parte de nuestros prejuicios de ocupación u oficio; ya no somos obreros, comerciantes, profesores o médicos; olvidamos por una hora nuestras herramientas, libros e instrumentos y, de vuelta al estado natural, podríamos creernos todavía en las edades de piedra o bronce durante las cuales los pueblos bárbaros levantaban sus chozas sobre pilotes en medio de los aguas. Como los hombres de épocas remotas estamos libres de todo convencionalismo; nuestra fingida gravedad puede desaparecer y dejar sitio a la ruidosa alegría; nosotros, civilizados, envejecidos por el estudio y la experiencia, nos volvemos niños como en los primeros tiempos de la infancia del mundo.

arroyo02b

Siempre recordaré con qué extrañeza vi por primera vez disfrutar en el río a una compañía de soldados. Niño aún, no podía imaginarme a los militares de otro modo que con sus vestimentas multicolores, las hombreras rojas o amarillas, los botones de metal, los diversos adornos de cuero, lana y tela encerada; no los podía ver de otro modo sino marchando al mismo paso en columnas ordenadas con tambores al frente y oficiales a los costados, como si formaran un inmenso y extraño animal empujado hacia delante por no sé que ciega voluntad. Pero, sorprendentemente, el ser monstruoso al llegar al borde del agua empieza a fragmentarse en grupos dispersos e individuos distintos; ropajes azules y rojos fueron arrojados en montones como vulgares harapos, y de todos esos uniformes de sargentos, cabos y simples soldados, veía salir hombres que se arrojaban al agua con gritos de júbilo. No más obediencia pasiva, no más abdicación de su persona; los nadadores, por un rato de nuevo ellos mismos, se dispersaban libremente por el agua; nada los distinguía ya de los paisanos que retozaban a su lado. Desgraciadamente, se oyó un silbato y la salida se operó de forma súbita. Mientras nosotros continuábamos jugueteando en el agua, nuestros compañeros de un instante huían para ir a recoger sus vestimentas rojas y sus botones numerados, y pronto los vimos alejarse marchando en fila y al paso por la polvorienta carretera.

Fuente del texto: El arroyo (fragmento). Editorial Media Vaca 2001. Autor Élisée Reclus.

arroyo03

Sobre el libro

La Historia de un arroyo fue, según Gary S. Dunbar, el libro que decía preferir el propio autor de entre todos los que había escrito. Se publicó por primera vez en 1869 (Y se tradujo al español, ya en el siglo siguiente, con el título abreviado de El arroyo), y fue desde entonces un libro muy leído y apreciado. Lo que ofrecía en él Reclus, y en ello estaba su mayor atractivo, era una experiencia ejemplar de diálogo con la naturaleza, de honda relación personal con el paisaje. No era un libro convencional. Era la obra de alguien que había sabido recorrer sin prisa el paisaje, que había sido capaz acercarse a la naturaleza y escucharla. Era una obra en la que Reclus demostraba ser un geógrafo despierto y un excursionista consumado.

Paseando por la orilla del arroyo, pueden los hombres acercarse a la naturaleza, y con ello, dice Reclus, “regenerar su vigor y mantener así su dignidad de seres libres y pensantes”. La naturaleza puede enseñarnos lo que es la verdadera libertad, la libertad que se apoya en una relación armónica y respetuosa con lo que nos rodea. Esa es la libertad que busca Reclus en el paisaje, esa es la lección moral que le proporciona su diálogo con la naturaleza. Y nada mejor para comprobarlo que su experiencia del baño en las aguas del arroyo. Bañarse allí es, para Reclus, un modo de fundirse con la naturaleza, de escuchar sus enseñanzas, una forma de regeneración física y moral. Es una manera de desnudarnos, no sólo de nuestras ropas, sino también, advierte Reclus, de nuestros convencionalismos y de nuestros prejuicios, y de volver a la naturalidad, al goce de la vida libre y alegre de la naturaleza, como “niños” que estuviesen “en los primeros tiempos de la infancia del mundo”.

arroyo04

Sobre el autor

Élisée Reclus, geógrafo y anarquista, nacido en Sainte Foy la Grande (Gironda, Francia) el 15 de marzo de 1830 y muerto en Thourout, cerca de Bruselas, el 4 de julio de 1905. Geógrafo y anarquista son dos palabras que en una época ya pasada –pero no tan lejana- tenían un significado muy distinto al que generalmente le damos en nuestros días. Ahora la geografía ha sido sustituida por el turismo, y en lugar de viajar para aprender (o digamos mejor, para desprender tanta tontuna), uno recorre miles de kilómetros como quien atraviesa una puerta, sólo para cambiar el paisaje, y no altera sino levemente sus costumbres. Hoy el anarquismo es para muchos alboroto, irreverencia, indisciplina o revoltijo, cuando para Reclus era ni más ni menos que “la más alta expresión del orden”. ¡Qué difícil resulta ahora hablar de algunas cosas! Para el autor de una Geografía que considera a los seres humanos en relación con el medio que lo sustenta, la tierra es la casa donde viven los hombres, y los hombres somos todos hermanos, libres e iguales, dueños de los mismos derechos; todos nos movemos bajo un mismo sol y nuestra sangre es bombeada por idénticos corazones.