Desnud Arte: Tim Walker y el Jardín de las Delicias

Tim Walker (nacido en 1970), fotógrafo muy conocido por su trabajo en moda sobre todo para los Vogue británico, americano e italiano, ha realizado diversas exposiciones individuales de sus trabajos en espacios tales como la Somerset House (2012), el Design Museum (2008), y el Bowes Museum (2013). Ha recibido numerosos premios a lo largo de su carrera, entre los que se incluyen el Infinity Award for the International Centre for Photography y una beca honoraria de la Royal Photographic Society.

La obsesión de Walker por el maestro holandés del siglo XV, Jheronimus Bosch, le llevó a crear su propia versión de la obra El jardín de las delicias, una pintura enigmática y sugerente, considerada como una de las obras más fascinantes, misteriosas y atrayentes de la historia del arte, que ha cautivado por siglos a generaciones de personas que sucumben ante su encanto provocativo. El conocido e insinuante tríptico recrea momentos del paraíso, el cielo y la tierra. Particulares criaturas a medio camino entre lo humano y la fantasía sucumben a los placeres, los pecados y el disfrute manteniendo relaciones entre ellos, comiendo fruta o retozando por el césped.

Tim Walker en su replanteamiento de universos fantásticos, recreó con personas de carne y hueso, las tentaciones y pecados humanos de la obra El Jardín de las Delicias del pintor holandés Jheronimus Bosch, conocido como “El Bosco”. Con la ayuda de su escenógrafa Shona Heath, el fotógrafo recreó los elementos esenciales del universo boschiano. La sesión fotográfica, que se prolongó durante cinco días, tuvo lugar en Eglinham Hall en Northumberland, y dio lugar a una serie de fotografías sensacionales, simbólicas y altamente sensuales, colmadas de personajes y objetos exquisitamente voluptuosos, inmersos en una puesta en escena profundamente impactante. Acota las escenas y las introduce en habitáculos en los que los modelos aparecen distorsionados por la óptica de la cámara, como disputándose el espacio.

Más información, exposiciones, porfolios, libros, biografía, etc. en su website: Tim Walker.

Nota: Haciendo clic sobre cualquiera de las fotografías puedes visualizarlas en sus tamaños originales, en modo “pase de diapositivas”.

Danza Desnuda

El Día Internacional de la Danza (International Dance Day) se celebra todos los años el 29 de Abril, fue establecido por el Comité de Danza del Instituto Internacional del Teatro de la Unesco en 1982 con el fin de atraer la atención sobre el arte de la danza.

La palabra danza procede del sánscrito y significa “anhelo de vivir”, o sea, un sentimiento humano, una necesidad de índole espiritual y emotiva que se expresa en la acción corporal. En el mundo entero, y allí hasta donde llega la memoria de la humanidad, existió y existe la danza.

La danza puede ser definida como el arte de expresarse mediante el movimiento del cuerpo de manera estética y a través de un ritmo, con o sin sonido. Esto significa que algunas danzas se pueden interpretar sin el acompañamiento de la música.

Cuando la danza se realiza en completa desnudez sin la distracción de ningún vestuario es cuando desborda toda su expresividad, cuando se percibe toda la tensión del bailarín o bailarina, incluso en reposo. Elegancia, ligereza, tensión, esfuerzo… todo esto puede contemplarse en las espléndidas fotografías que se muestran en esta exposición temporal.

Nota: Haciendo clic sobre cualquiera de las fotografías puedes visualizarlas en sus tamaños originales, en modo “pase de diapositivas”.

Información relacionada:

MozartNu (1986-2008) – La belleza humana y musical.
Masas de agua, un taller de danza nudista al aire libre.
Animal – Daniel Abreu.
Dance Dance Dance.
Kokoro dance performs at Wreck Beach in Vancouver, Canadá.
Desnud Arte: James Houston.
Desnud Arte: Jordan Matter.
Desnud Arte: Polvo de estrellas, fotografías de Ludovic Florent.
Desnud Arte: Howard Schatz.

¿El cuerpo humano no debe fotografiarse?

El desnudo siempre ha sido y será un tema polémico. Es un tema recurrente en el mundo del arte. Sin embargo, desde el principio de los tiempos siempre ha tenido sus detractores. En la pintura y en la escultura, y hoy en la fotografía este tema salta una y otra vez en las noticias. ¿Qué pasa con la imagen desnuda del cuerpo humano?

El desnudo siempre ha sido un tema artístico se ha representado en el mundo del arte. La Venus de Willendorf, el Nacimiento de Venus de Botticelli, el David de Miguel Ángel, la Maja desnuda de Goya, hasta la desgarrada mujer desnuda del Guernica de Picasso son símbolos del arte universal.

En principio nadie ve ahí la sexualidad de la piel desnuda. Es la representación del cuerpo humano para enseñar alegorías, simbolismos o contar las historias recogidas en los libros mitológicos. Cuando nos damos un paseo por las salas de los museos más importantes del mundo, desde el Vaticano hasta el Prado, el cuerpo siempre ha sido una referencia cultural.

Y la fotografía, como manifestación artística, siempre ha celebrado el desnudo como una de las temáticas más importantes. En algunos momentos ha sido fuente de conflictos y polémicas como la que se vivió en una feria del libro de una ciudad española. Siempre hay muchas quejas sobre el tema: sexismo, machismo, feminismo, ¿es adecuado? ¿es ofensivo? Es muy significativa la polémica que está suscitando la nueva campaña de una marca de ropa.

El desnudo en la fotografía

Desde los inicios se han hecho fotografías de desnudos. Con dos claras vertientes, la puramente sexual, donde se busca la excitación; y la artística, en la que se busca aprovechar la belleza de un cuerpo desnudo para expresarse. Da igual que sea un cuerpo masculino o femenino, perfecto o fuera de los cánones clásicos.

Cuentan que el rey Alfonso XIII tenía un gabinete en el que enseñaba fotografías pornográficas a sus invitados más distinguidos. Igual que sus antepasados, que tenían habitaciones secretas en las que se deleitaban con las formas de la ‘Maja desnuda’, por poner un ejemplo. Para poder hacer un desnudo la única vía que tenían los artistas era contar una historia mitológica. Y en los primeros tiempos de la fotografía intentaron ese camino, pero pronto fue cortada por el puritanismo de la sociedad victoriana. Y lo que quedó fueron esas imágenes picantes que podemos encontrar si buscamos por internet.

Ahora no sabría decir cuáles fueron los primeros desnudos en los que el autor quería trasmitir una sensación ajena al puro erotismo, pero siempre me viene a la cabeza el trabajo que hizo un enamorado Alfred Stieglitz a su mujer Georgia O`Keefee durante muchos años. Desnudos inspirados por la obra de Picasso con el que se relacionaba desde la famosa galería 291. Son imágenes íntimas en las que las líneas del cuerpo femenino juegan con la composición. A pesar de todo algunas no se pudieron ver hasta la exposición del museo Metropolitan en 1978, con el beneplácito de Georgia.

También podemos recordar las fotografías de los surrealistas, con Man Ray a la cabeza y los retratos de Lee Miller solarizados. Aquellas fotos que se enseñaban en la revista Minotaure eran fruto de locos artistas que solo querían llamar la atención. Pero algunas de esas fotografías no puedes dejar de mirarlas por la intensidad que tienen.

Si nos adelantamos un poco más en el tiempo, empezamos a encontrar un poco más de permisividad. Y los grandes fotógrafos de moda no dudaron en expresarse a través de las líneas del cuerpo humano. Helmut Newton, Richard Avedon, Irving Penn hicieron desnudos sin prejuicios. Y son auténticas maravillas que se estudian en las escuelas de fotografía y que muchos copian hoy en día como si fuera algo novedoso.

Helmut Newton y Robert Mapplethorpe

Quizás son dos de los fotógrafos más polémicos que han trabajado el desnudo sin prejuicios y se han enfrentado a la ira de los que no veían nada más que sexo (y os prometo que hay algo más). Helmut Newton fotografiaba a la mujeres como si fueran diosas. Son imágenes totémicas, poderosas, que no se hunden ante nada. Una vez preguntaron a su mujer, la también fotógrafa June Browne, que si no le preocupaba que su marido hiciera siempre esas fotos. Ella les contestó que solo estuvo preocupada cuando le dio por fotografiar flores. No veía nada malo en esas sesiones en las que ella estaba presente…

Otro gran especialista del desnudo, pero esta vez masculino, es Robert Mapplethorpe. Jamás fue aceptado por la sociedad, es verdad que le gustaba provocar, pero el clasicismo detrás de sus desnudos está a flor de piel. Esos blancos y negros suavizan la crudeza con la que muestra a sus amantes. Y en muchos estados sigue estando prohibido mostrar algunas imágenes demasiado explícitas. Quizás él se sentía feliz con la polémica, igual que el más moderno Terry Richardson. Él si que busca polémica cuando fotografía a sus amigos y amigas. Ahí sigue alimentando por su actitud y falta de seriedad esta polémica sobre el desnudo.

Al fin y al cabo el cuerpo humano es lo que nos une a todos. Y por lo que sea a unos nos puede ofender y a otros no. Todo depende de la óptica con la que se mire. Para saber reaccionar solo nos queda acercarnos a la historia del arte y buscar qué hicieron antes de nosotros. ¿Vosotros qué pensáis?

Fuente: xatakafoto.com/fotografía Autor: Fernando Sánchez @ferfotopuntoes

Información relacionada:

El arte siempre ha utilizado el cuerpo desnudo.
Cómo las fotos de desnudos cambiaron en 1900 la percepción del cuerpo humano.

Naked War

La exposición “Naked War” realizada en la galería Xippas de París, presentó una nueva serie de fotografías de Bettina Rheims. A través de retratos de activistas femeninas, la artista revela una nueva dimensión de la desnudez femenina, la del compromiso político y el poder.

Bettina Rheims fotografia a las activistas Femen

El nuevo proyecto fotográfico de Bettina Rheims surgió de su encuentro con activistas femeninas. Esta serie de retratos arroja una nueva luz sobre el compromiso de estas mujeres y transpone su activismo feminista cerca del actionismo en el campo del arte contemporáneo.

Las mujeres, fotografiadas mientras se presentan en sus acciones, en parte desnudas, con lemas trazados sobre su piel, y con diversos atributos como coronas de flores o una bandera, se escenifican en composiciones que reflejan la lucha que muestra la imagen. Aislados en un fondo blanco, los cuerpos se extraen de su entorno público habitual, mientras se mantiene el gesto militante.

“Naked War”, la dimensión política del desnudo femenino

Así, a través de la fotografía, Bettina Rheims enfatiza el aspecto performativo del feminismo activista. Casarse con la visión transmitida por el cuerpo femenino y la desnudez como herramientas de comunicación política y no como objetos eróticos, Bettina Rheims se da cuenta de que ella y sus activistas son coautores.

Los retratos femeninos de Bettina Rheims son una continuación de la investigación que lleva más de treinta y cinco años investigando sobre la construcción y la representación de la femineidad. A través del activismo de Femen, la corporalidad, un concepto omnipresente en su trabajo, adopta una nueva dimensión, la de compromiso político y poder.

Fuente: paris-art.com

Vídeo relacionado:

Información relacionada:

Sin piel en el centro de Madrid.
El cuerpo desnudo como elemento de reivindicación y protesta.

Sólo tú sabes quién eres

Francisco Prato explora la identidad de género con sus fotos. Con el proyecto fotográfico ‘Solo tú sabes quién eres’, el artista Francisco Prato quiere mostrar que lo que define a una persona no se percibe a simple vista.

Lo esencial es invisible a los ojos, le decía el zorro al Principito. Esta misma tesis es la que defiende Francisco Prato en su proyecto fotográfico. Veinte imágenes formadas por cuarenta y tres desnudos de personas de entre 18 y 52 años, que se mezclan para componer nuevas y diversas identidades en esta campaña por los derechos LGTBI+.

Este proyecto positivo, creativo y reivindicativo, que recuerda formalmente a los cadáveres exquisitos surrealistas, tuvo su origen en la agresión homófoba que sufrió el artista en octubre de 2016.No quería quedarme de brazos cruzados, quería ayudar, explica Prato. No se trataba solo de las agresiones, lamentablemente, también por el famoso autobús del odio, los casos de Chechenia, y más…, añade.

Las veinte imágenes, en las que se mezclan partes de los cuerpos de estas personas desnudas, formaron parte durante el mes de junio de 2017 de una exposición realizada en el local “Marta Cariño“, en la calle Luchana 38 de Madrid, enmarcada en los eventos del Orgullo 2017.

Su obra fue protagonista de uno de los momentos del programa La línea roja dedicado a la homofobia, emitido el pasado día 10 de octubre de 2017 por la cadena de televisión Cuatro.

Fuente: shangay.com