Desnud Arte: Neil Curtis

El arte de Neil Curtis es una combinación de pintura, performance, fotografía y cine. Pero el centro de su trabajo es el cuerpo humano desnudo y pintado.

Inspirado por el performance y el arte experimental de Wiener Aktionismus (el accionismo vienés) de finales de la década de 1960, Curtis intenta subvertir el conformismo general, liberando a las personas de la “ropa” que limita su vida cotidiana.

El artista con sede en Viena cubre la piel humana, de la cabeza a los pies, usando hasta 10 capas de pintura durante lo que a menudo es una sesión agotadora para sus modelos.

Neil Curtis emplea el bodypainting para transformar el cuerpo de hombres comunes en obras de arte. En su más reciente proyecto, una serie de performances llamada “Replace clothes with paint” (Cambiar ropas por pintura), aparecen modelos vestidos con ropa de hombres comunes; los ubica en una silla, para luego desvestirlos, y cubrirles el cuerpo entero con pintura negra. En una sesión negra, el cuerpo del modelo se pintará paso a paso con pintura negra hasta cubrir toda la superficie de la piel.

“Es una transición simbólica”, dice Curtis, “desde un mundo definido por las reglas sociales en que todos vivimos, hasta el mundo del arte, de mi mundo teórico painted-world”.

Otro efecto secundario de su trabajo es desafiar el miedo a la desnudez durante un proceso de arte en el que los modelos normalmente se vuelven cada vez más participativos, perdiendo cualquier tipo de inhibición.

Más información, exposiciones, porfolios, libros, biografía, etc. en su website: Neil Curtis.

Nota: Haciendo clic sobre cualquiera de las fotografías puedes visualizarlas en sus tamaños originales, en modo “pase de diapositivas”.

La moda al desnudo

¿Tu representante te dijo que vas a estar desnuda? La pregunta es lo primero que escucha la modelo cuando entra al estudio del fotógrafo. Y no, no se lo dijo. Tras algunos segundos de duda, acepta sacarse la ropa y después de ella vendrá otra, y otra más. Rubias, morenas, pelirrojas: todas posan al natural frente a la cámara de David Bellemere, un famoso fotógrafo francés de 45 años, habitual de las portadas de revistas como Lui, Vogue, Elle o Marie Claire, en cuya obra se enfoca Desnudo/Nude, el documental de 2017 estrenado en Flow. “Parece una obsesión”, dice alguien sobre la manía de Bellemere por retratar a mujeres jóvenes sin ropa, y en el trabajo del artista, a veces amoroso y a veces sádico casi hasta la tortura, se refleja un debate de actualidad rabiosa: los límites difusos entre la exigencia y el abuso.

Si fuera cierto el dicho del tango, que primero hay que saber sufrir para después amar, estas chicas jovencísimas pagan por adelantado sus derechos de piso. La promesa es llegar a top models para conseguir el amor como se entiende ahora: la adoración ajena (o unos cientos de miles de seguidores en redes sociales, que es básicamente lo mismo). El documental muestra el proceso artístico para realizar un calendario sofisticado de desnudos para el que se anotan dos mil postulantes de las que quedarán, lógico: doce, una por mes. Al principio se trata de “desnudos muy cuidados”, como diría el lugar común de cualquier viejo productor, pero después las cosas se enrarecen. “Hay algo encantador y seductor en descubrir a alguien”, asume Bellemere, un admirador entusiasta de las mujeres que busca en Instagram a chicas lindas con menos de quinientos seguidores. En su vocación de Pigmalión, el hallazgo pasa por convencerlas de desnudarse ante la cámara para transformarlas en otra cosa: mujeres sin voluntad ni contenido, estatuas de piel y hueso. El fotógrafo se convierte en un escultor de lo intangible: modela sus Venus con imágenes compuestas por millones de píxeles.

“Cuando veo un cuerpo lo veo como una forma que amo pero que a veces debo corregir”, dice Bellemere y la cámara de Tony Sacco, director de Desnudo/Nude, enfoca las evidencias sutiles del hostigamiento que el artista ejerce sobre sus modelos: las congela en una pose dolorosa, las reprende con palabras agrias, las envuelve en hilos filosos hasta hacerlas sangrar. Con la excusa creativa, el fotógrafo se transforma en un pequeño gran dictador. “El suyo es un proceso de sumisión”, reconoce el editor que contrató a Bellemere para fotografiar el calendario: “Su método es romper a las modelos y armarlas de nuevo”.

En el negocio de la música se dice que los autos de los productores están tapizados con la piel de los artistas: la moda es una industria construida con mujeres de arcilla. Y aunque el afán de Desnudo no sea la denuncia, es valioso como documento de época porque confronta las distintas percepciones de la desnudez en el arte y muestra la agonía de un sistema infame donde un hombre en posición de poder somete a las mujeres hasta la vergüenza moral o el calvario físico. Lo que es moda no solo incomoda: a veces, también duele.

Listamanía: Cinco fotógrafos de desnudos que marcaron una època

1. Alfred Stieglitz

El pionero de la fotografía erótica: a principios del siglo XX, los retratos de su esposa, la artista Georgia O’Keeffe, inauguraron un estilo íntimo para el desnudo femenino.

2. Richard Avedon

Desde los 50, sus imágenes de famosos estetizaron el cuerpo humano con sombras y claroscuros: entre ellas, la célebre de Nastassja Kinski envuelta en una pitón.

3. Robert Mapplethorpe

En blanco y negro, una imaginería visual de los años 80: flores y desnudos, con especial predilección por los miembros masculinos sin retoques ni disimulos.

4. Joyce Tenneson

Empezó como modelo de Polaroid y se convirtió en una de las fotógrafas más célebres de los Estados Unidos por sus retratos de mujeres virginales o divinizadas.

5. Terry Richardson

La crudeza de la era Instagram: sobre paredes blancas y reventados por el flash, cuerpos desnudos sin sutilezas. Hoy está acusado de abusos a muchas de sus modelos.

Fuente: La Nación. Autor: Nicolás Artusi.

Desnud Arte: Angelo Musco

Convertir la realidad al revés y crear obras que van en contra de las ideas preconcebidas son parte de las estrategias artísticas de Angelo Musco. Las estructuras vivas (es decir, nidos, sacos amnióticos, huevos) alternan literal y figuradamente una profundidad de emoción estrechamente relacionada con la experiencia personal de Musco de un parto retrasado y traumático que dejó cicatrices físicas y subconscientes.

El cuerpo humano es el medio del artista. Él fusiona cuerpos como cientos de pinceladas, creando composiciones grandes que son reconstrucciones de las estructuras de la naturaleza. Nacido en Nápoles (Italia) en 1973, los estudios de Musco alternaron entre la Academia Delle Belle Arti de Nápoles y la Universidad de Bellas Artes de Granada, España.

Musco visitó la ciudad de Nueva York en varias ocasiones para realizar investigaciones artísticas y se mudó a los Estados Unidos el 8 de diciembre de 1997, lo que tiene un significado simbólico: en el calendario italiano fue el día de la Inmaculada Concepción. El nacimiento difícil de Musco, el confinamiento, los mundos subterráneos y la arquitectura natural son temas recurrentes en su trabajo.

El cuerpo humano domina progresivamente su trabajo, tejiendo y conectando masas de desnudos para crear construcciones que son representaciones literales o simbólicas de huevos, nidos, líquido amniótico y otras inspiraciones del milagro de la procreación. La investigación de Musco sobre el poder de las agregaciones encontradas en la naturaleza ha alimentado sus trabajos más recientes.

Su traducción visionaria de tal agregación en una escala masiva no solo es visible en su trabajo, sino que también es palpable durante sus sesiones fotográficas. Aunque actualmente tiene su sede en Nueva York, el trabajo de Angelo se ha ejecutado a nivel estatal e internacional, organizando sus sesiones desde Londres, a Buenos Aires desde Red Woods CA a lugares tan exóticos como Bakú y Estambul. Su obra, que se acerca a proporciones épicas, se ha exhibido en todo el mundo, incluyendo Art Basel y la Bienal de Venecia.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Sanctuary es realmente una imagen de proporciones bíblicas que se inspira en el libro de Génesis 11: 1-9, la historia de la Torre de Babel y la Confusión de lenguas.

En la historia de la Torre de Babel, los babilonios aspiraban a construir una torre que llegaría al cielo y desafiaría el poder de Dios, lo que no agradó a Dios. En ese momento solo había un idioma, Dios dividió su esfuerzo con la “confusión de lenguas”, dándoles a los trabajadores muchos idiomas diferentes para que no pudieran comunicarse, no podían trabajar juntos y luego los dispersó por la tierra y el mundo. la torre nunca fue completada.

Hay un giro irónico en la creación de este reino de torres al revertir lo que sucedió con los babilonios mediante el reclutamiento intencional de diversos grupos de modelos que hablan diferentes idiomas y provienen de diferentes culturas y unen sus cuerpos para la construcción real de este hecho por el hombre Este concepto requería sesiones fotográficas coordinadas en todo el mundo. El trabajo tardó más de cuatro años en completarse a medida que crecía y evolucionó, requiriendo en última instancia múltiples sesiones fotográficas en la ciudad de Nueva York (EE. UU.), Así como en Buenos Aires (Argentina), Londres (Inglaterra), Berlín (Alemania) y Nápoles (Italia). Reunir los materiales para la construcción de esta gigantesca metrópoli. La prioridad era tratar de involucrar a tantas personas diferentes como fuera posible, para que tuviera sentido para el artista, por lo que se hicieron todos los esfuerzos posibles en cada una de estas ciudades para conectarse con grupos multiculturales con el fin de llegar a personas de África, China, Japón, el Medio Oriente, Rusia y otros lugares donde viajar no era factible.

La palabra santuario se refiere a un lugar seguro o sagrado o al concepto de contención y a guardar algo. Para esta imagen, cada ladrillo, arco, rampa y puente está formado completamente por desnudos humanos y luego los edificios están ocupados por cientos de personas. Esta es una comunidad construida en paz y armonía con paredes construidas para protección, no separación y puentes que unen a las personas física y conceptualmente. Los residentes se protegen unos a otros, reaccionan a lo que ven y reflejan sus preocupaciones y emociones en la audiencia.

Documento videográfico sobre la creación de una increíble obra fotográfica “Sanctuary” (2016) de uno de los artistas más innovadores del siglo XXI, Angelo Musco.El trabajo, que duró cuatro años, requirió que el artista trabajara en Nueva York (EE. UU.), Buenos Aires (Argentina), Londres (Inglaterra), Berlín (Alemania) y Nápoles (Italia) para reunir los materiales necesarios para la construcción: imágenes de decenas de miles de cuerpos desnudos.

Más información, exposiciones, porfolios, libros, biografía, etc. en su website: Angelo Musco.

¡Al rojo vivo!

Músicos, modelos y actories pelirrojos se desnudan para posar en impactantes retratos que celebran la belleza única del color de su cabello. “Se trata de la celebración de la diferencia. La defensa de una visión alternativa de lo bonito, actualmente saturada con imágenes de caras y cuerpos bañados por el sol”. Un deleite para los sentidos gracias a los caprichos y milagros de la genética.

Thomas Knights, Londres, de 32 años, ha fotografiado a docenas de hombres y mujeres pelirrojos para la última entrega de su proyecto Red Hot, Thomas ha fotografiado a personas en poses esculturales, muchas de ellas desnudas o semidesnudas, frente a un fondo oscuro, buscando mostrar la belleza de las personas con pelo rojo. Entre los fotografiados para el proyecto, que también incluye un libro, están la cantante Nicola Roberts, la modelo Olivia Inge y el artista Nathan Wyburn, todos ellos son parte de un proyecto destinado a celebrar este singular color del cabello.

Thomas dijo que la colección tiene como objetivo “explorar la belleza de la piel pálida, del pelo rojo” y la “belleza de las pecas”. Dijo que el proyecto tiene como objetivo cuestionar las normas culturales al hacer las preguntas: “¿Qué es la belleza, qué puede ser hermoso?”. Thomas afirma que “hay un sesgo en los medios occidentales que favorece el bronceado constante, a través de marcas que intentan vendernos productos a través de campañas publicitarias, revistas, televisión, películas, en las que simplemente no encajo”. Agregó: “Celebrando lo que hace que ser pelirrojo sea único, y, a la vez, con la esperanza de que las personas puedan reconocer sus diferencias y sentirse más cómodas con su propia piel”. “Es para cualquiera que sienta de alguna manera que no encaja en una norma cultural”.

Fuente: dailymail.co.uk (Texto original en inglés).

Vídeo relacionado: