Sauna: una pasión finlandesa

En Finlandia existen 1,7 millones de saunas para una población de 5,2 millones, es decir, una sauna para cada 3 habitantes.

A partir de ahí es posible percibir la pasión de los finlandeses por la sauna. Más que simplemente un momento de ocio, la sauna es una tradición centenaria, a la que se le atribuyen poderes medicinales ya que el calor propicia una mejor circulación sanguínea además de la relajación y alivio de dolores musculares.

La sauna finlandesa consiste en una pequeña sala, con paredes, techo y suelo cubiertos por tablas de madera, y una especie de grada para sentarse. El calentamiento se realiza a través de un calentador eléctrico en una caja cubierta por piedras, sobre las cuales se echa agua para generar vapor. Este vapor es increíblemente caliente, haciendo que la temperatura en la sauna quede entre 80 y 100 grados.

El ritual de la sauna finlandesa generalmente sigue los siguientes procedimientos: La palabra sauna es la palabra proveniente de la lengua finlandesa más conocida en el mundo. Con toda razón, en la cultura finlandesa la sauna tiene una posición incontestable en la vida del día a día. En la cultura tradicional en el campo la sauna era un lugar de multiuso universal para todo tipo de actividades sociales y sanitarias. Además de la cocina era sólo en la sauna que se encontraba agua caliente para baño o lavado de la ropa. El agua caliente también era (y sigue siendo) un componente esencial a la hora del parto, un acto que era siempre conveniente hacer en la sauna, un lugar bien protegido de los ojos de los otros componentes de la familia. Todavía hoy vive un buen número de personas en Finlandia que nació en una sauna de madera de campo.

La función más importante es la social. La sauna privada siempre es un lugar ideal para hacer amistades y chatear. Un buen anfitrión ni puede negar a su huésped finlandés el placer de un baño de su sauna antes de sentarse a cenar. Si no son muy amigos antes, seguramente lo serán después, porque la sauna es la mejor manera de sacar cualquier frialdad humana. Por la misma razón la sauna es el mejor lugar para cerrar negocios. En la sauna no es necesario temer a alguien que tome notas o grabe cintas. Por lo tanto, todas las empresas finlandesas poseen una sauna corporativa. El Ministerio de Relaciones Exteriores tiene dos en Helsinki, y al menos una en cada embajada en todo el mundo.

En contraste con los preconceptos de algunos, la sauna no tiene una función erótica. En los países nórdicos en general la desnudez no se asocia automáticamente con el erotismo. Los amigos o miembros de la familia están acostumbrados a aparecer desnudos entre sí en algunas situaciones y la sauna es uno de los más importantes. Las ocurrencias de sexo en una sauna deben existir, tanto como existen en baños, ascensores, cocinas, y otros espacios menos asociados con actividades eróticas.

No es ninguna habitación climatizada del tipo turco o sueco lo que es considerada una sauna por los finlandeses. Una sauna verdadera tiene una banca elevada, siempre de madera apache, para sentarse alto en las partes más calientes de la sala. El horno, que puede ser calentado a leña o por electricidad, tiene que quedarse dentro de la sala y tiene que ser cubierto por piedras. La sauna verdadera no es muy vaporizada antes de entrar, pero sí a la hora del baño cuando está hecho el vapor. Un finlandés no cree que valga la pena entrar en una sauna que no esté previamente calentada a los 70° C como mínimo.

En Finlandia hay saunas en todas partes. En un apartamento de una sola habitación puede caber una pequeña sauna. Todas las casas tienen saunas, en las ciudades prevalecen las eléctricas. La más típica sigue siendo la sauna del campo al lado de un lago o de un islote en el Mar Báltico. Casi toda familia tiene acceso a una u otra casa de campo, siempre construida con una sauna. La noche luminosa del verano boreal es el mejor contexto en el mundo para una barbacoa con amigos, después de tomar un baño de sauna, por supuesto.

Fuente: osnaturistas.com (texto original en portugués).

Información relacionada:

Naturist Wellness with Danish Naturists in Frederiksberg Swimming Bath.
How to Onsen.

El festival nudista que superó toda expectativa

Pequeños, delgados, arrugados, firmes, viejos, jóvenes, grandes, frondosos, blancos, negros, morenos, de toda diversidad son los cuerpos desnudos tirados en la arena, que van y vienen sin pena, sin pudor, en completa libertad a lo largo de kilómetro y medio de playa en Zipolite, San Pedro Pochutla, privilegiada por el océano Pacífico, el único destino turístico legal para practicar el nudismo en México.

Una filosofía de vida. Héctor Martínez tiene 27 años, hasta hace cuatro era profesor de inglés en línea. Durante una rodada al desnudo en Guadalajara la sensación de libertad le hizo reflexionar sobre esta práctica y decidió crear una comunidad que llamó Naturaleza y Nudismo Guadalajara, que fue creciendo al grado de que él se convirtió en el presidente de la Federación Nudista de México. Héctor es el presidente más joven, a nivel internacional, que dirige una federación nudista, la mayoría son personas de la tercera edad, debido a que la actividad siempre se practicó por este sector de la población; es ahí donde Héctor tuvo un claro objetivo: Acercar a la población joven al nudismo, cosa que ha costado, pero se va avanzando.

En 2016 el ayuntamiento de San Pedro Pochutla declaró oficialmente a Zipolite como playa nudista legal, convirtiéndose en la única con esa categoría en el país, aunque existen muchos clubes privados que practican el nudismo. Esta categoría ayudó a que un grupo de prestadores de servicio, entre ellos el Hotel Nude, impulsaran el Festival Nudista Zipolite, que este año cumple cuatro años de su realización.

Yahir Flores, uno de los organizadores, informó que en cuatro años la participación rebasó las expectativas, de 2.000 visitantes pasaron entre 7.000 y 8.000, con una ocupación hotelera que beneficia a las comunidades de Mazunte, Puerto Ángel, San Agustinillo y Pochutla.

Fuente: elimparcial.com (fragmento).

Información relacionada:

Ya comenzó el Festival Nudista de Zipolite 2019.
¡Fuera ropas!, en festival de Zipolite.
Así se vivió el Festival Nudista 2019 en la playa oaxaqueña de Zipolite.
Una playa sin tabú: Zipolite.
Fue de impacto mundial el cuarto festival nudista 2019.

Turismo naturista: Una opción para disfrutar de la libertad vestido como vino al mundo

Hoy, en Europa, es posible jugar al golf desnudo, andar a caballo, jugar tenis o simplemente caminar totalmente desnudo.

Así como el turismo de aventura, cultural o gastronómico, el turismo naturista es un filón que mueve algunos millones de dólares al año y ha conquistado cada vez más adeptos pues además de disfrutar de playas donde usted puede pasear y tomar sol totalmente desnudo, usted puede disfrutar de varias otras actividades vestido como vino al mundo.

El turismo naturista ya cuenta con resorts de lujo, cruceros y muchas instalaciones en decenas de países alrededor del mundo, donde los visitantes se sienten libres para andar totalmente desnudos.

En España, usted puede disfrutar de esta experiencia cada vez más generalizada en ambientes naturales impresionantes en geografías tan diversas como las Islas Canarias y Baleares y en Andalucía, principalmente en Almería y Málaga y a lo largo de la costa de España.

En Francia, cada verano 3,5 millones de personas optan por el naturismo incluyendo 2 millones de extranjeros. Los alemanes, holandeses, británicos, todos son atraídos por el sol y las playas francesas donde se puede tomar el sol sin ropa. Francia es el destino más visitado del mundo por los naturistas. Sin ropa, sin barreras sociales, por eso Francia cada año conquista más adeptos de esta práctica.

En Croacia, dispone de hermosas instalaciones para atender al turista el turismo naturista es el sector más dinámico de la economía. Pero lo curioso es que, de los más de 10 millones de visitantes que pasan por el país cada año, cerca del 15% son nudistas o naturistas.

En Portugal se puede disfrutar de muchas playas naturistas, incluyendo la playa de Meco en Sesimbra, con una gran extensión de arena y está rodeado de magníficos de color rojo. Si Portugal se encuentra en su próximo destino de conocer la Quinta do Maral elegido uno de los lugares más bellos del mundo para practicar el nudismo.

En Brasil en la región Sur el Club Naturista Colina del Sol rodeada de una naturaleza exuberante es un lugar que vale la visita queda en el municipio de Taquara, RS el club dispone de hotel y un bello restaurante que se encuentra a la orilla del lago con un platillo para usted a disfrutar de la vida sin preocuparse por las amarras de la ropa. En la región nordeste la playa naturista de Tambaba en Conde, PB ofrece una buena infraestructura con asfalto hasta la playa y estacionamiento, si quieres pasar una semana sin salir de la playa sin problemas pues hay un albergue y restaurante ideal para quien quiere relajarse y disfrutar de las mismas. hermosos paisajes completamente desnudo.

En una playa, complejo, camping o en un crucero, quien experimenta el naturismo sólo tiene un arrepentimiento: ¡El de no haber experimentado antes!

Fuente: Os naturistas (Texto original en portugués).

Información relacionada:

Lugares Naturistas de Costa e Interior en España.
Centros Naturistas en el litoral de Francia.
Croacia, un país para los Naturistas.
Playas Naturistas de Portugal.
Playas nudistas alrededor del mundo.

Los baños de mar en el siglo XIX

La calificación de las aguas como bienes de dominio público se hace con la intención de regular su aprovechamiento en favor de los particulares, del estado y de los entes públicos. Los usos comunes que se realizan en estas aguas como pescar, lavar, bañarse, etc… se admiten según un orden determinado, con la posibilidad de que el aprovechamiento de aguas ya concedido para una determinada finalidad pueda ser expropiado a favor de otro legalmente preferente. En este contexto, las playas y con ellas los tradicionales y famosos ‘baños de mar’ se van a convertir en un espacio para afianzar la pertenencia a una determinada clase social; transformándose las ciudades en destinos veraniegos importantes en el siglo XIX. Se abre, por tanto, la veda a los veraneantes, a los bañistas, a los turistas, a la aventura que suponía ir a la playa ya no sólo a tratar de los males respiratorios, circulatorios o reumáticos sino a disfrutar de momentos de ocio y de diversión. Y aunque el mar no fuera un lugar de esparcimiento tradicional hasta las corrientes higienistas de la medicina de finales del siglo XIX, que calaron de una manera importante en las nuevas clases sociales que veraneaban, si se va a convertir la playa en un lugar de disfrute para pasear, divertirse, bañarse, jugar, relacionarse, etc… Y es a esta clase de población a la se intenta atraer en Laredo ya desde mediados de este siglo.

La Villa de Laredo no va a ser diferente a otras villas y se prepara para atraer al turismo de élite. Familias madrileñas como los Gereda, Carasa, Enciso y otras muchas comienzan a veranear en la Villa y muchos de ellos a instalarse construyendo importantes edificaciones que hoy tenemos la suerte de contemplar. Se abre un periodo para exhibir las grandezas y lindezas de nuestra población y sus habitantes.

Emulando a las primeras guías turísticas de viajes por España cuyo inicio data de 1855 con aquella famosa guía “Handbook of travellers in Spain” donde decía Richard Ford “quien dice España dice todo”; Tomás Ibarrondo, que era médico titular de la Villa de Colindres, en el año 1878 publica un libro, a modo de guía turística, para atraer el turismo a Laredo y él nos da una buena pista de a qué público dirige las bondades de nuestra playa y mar, en concreto a los bañistas.

Con ese título “Bañistas” comienza diciendo el citado médico: “Tributarios Madrileños, Vallisoletanos, Burgaleses, etc… ¡Venid! Los que necesitáis equilibrar y restituir la vitalidad gastada en la población; en esos focos de inteligencia social ¡llegad! Jóvenes anémicas a recuperar vuestra sangre. Temperamentos linfáticos y nerviosos; niños débiles y enclenques, acercaos a vivir en las condiciones que os reporten el provecho salutífero que os precisa. Hombres de bufete: pasad aquí veinte días de esparcimiento y descanso, que sólo ello bastan a contrabalancear los efectos de la vida sedentaria con su agitada monotonía. Madres de familia; todas tan amantes que sois de vuestros hijos, traerlos a respirar este aire por treinta días, enfermos, valetudinarios, con ánimo, un poco de discreción y cautela, hallareis en este recinto la salud que demandáis. Vos Touristas, los que venís a buscar las impresiones de la moda para matar el tiempo, aquí se os espera. Médicos: mandad sin miedo a vuestros enfermos a este rinconcito que les proporciona agua que los regenera, alimentos que los entonan y atmósfera que los vivifica….”.

Público castellano adinerado

Se intentaba atraer al público castellano adinerado mediante la exposición de las lindezas de la población, de su playa y sus gentes. A todo este público se vende una idílica playa: “La playa es de dos leguas de extensión sin escollos ni peligros, la más apropiada para niños, señoras y bañistas nuevos y en la que se toma el baño con cierto refinamiento de goce; en la que puede internarse el nadador tuto et iucunde; es decir, con seguridad y placer. Playa que satisface todos los gustos y salva todos los inconvenientes, con un recodo pedregoso donde se mantiene el agua plenamente limpia y fresca, siendo la ola de más energía. Rincón cómodo para la púdica señorita y la robusta matrona… Playa en la que se contempla estático y yo he contemplado más de una vez ese color azulado encantador llamado verdemar”.

“Playa en la que se toma el baño con libertad, desahogo y economía se disfruta con toda plenitud y cabal holgura del placer y de la admirable eficacia de la Villeggiatura marítima” y donde “puede cualquiera bañarse desnudo sin miedo de miradas imprudentes y atrevidas”, para añadir “no se ven aquí mezclados y revueltos los dos sexos, como en otras playas angostas, cosa intolerable y que la decencia condena”. Incluso se intentaba atraer inversiones extranjeras. ¿Cuál es el sitio que debe elegirse en esta playa para baños y que al mismo tiempo que cojamos una buena ola, tengamos seguridad y ancho campo a nuestra fantasía? “A mi entender, (según Ibarrondo) ninguno mejor que el llamado la media luna, y en donde si hubiera empresarios activos e inteligentes, o americanos que formando una pequeña sociedad soltaran parné debía levantarse un pabellón balnenario y ponerle en comunicación con Laredo y Colindres por cierto número de coches”.

Sobre los fueros de Laredo, Ibarrondo, en la segunda mitad del siglo XIX, dice que eran: Dios, pesca, chacolí y bañistas. Y añade el citado autor como reclamo turístico a “las yung-ladies de Laredo y Colindres, tan sencillas, cariñosas, joviales …”.

Aunque la realidad era muy diferente a la que se esperaban los turistas, ya que se encontraban con malas carreteras, malos hospedajes y unos medios de transporte lentísimos además de una población no cualificada para atender al turismo, con reclamos no del todo ciertos y que demostraba que aún no se estaba preparados para dar un servicio del todo adecuado a estos veraneantes.

Fuente: eldiariomontañes.es Texto: Báldomero Brígido.