Naked War

La exposición “Naked War” realizada en la galería Xippas de París, presentó una nueva serie de fotografías de Bettina Rheims. A través de retratos de activistas femeninas, la artista revela una nueva dimensión de la desnudez femenina, la del compromiso político y el poder.

Bettina Rheims fotografia a las activistas Femen

El nuevo proyecto fotográfico de Bettina Rheims surgió de su encuentro con activistas femeninas. Esta serie de retratos arroja una nueva luz sobre el compromiso de estas mujeres y transpone su activismo feminista cerca del actionismo en el campo del arte contemporáneo.

Las mujeres, fotografiadas mientras se presentan en sus acciones, en parte desnudas, con lemas trazados sobre su piel, y con diversos atributos como coronas de flores o una bandera, se escenifican en composiciones que reflejan la lucha que muestra la imagen. Aislados en un fondo blanco, los cuerpos se extraen de su entorno público habitual, mientras se mantiene el gesto militante.

“Naked War”, la dimensión política del desnudo femenino

Así, a través de la fotografía, Bettina Rheims enfatiza el aspecto performativo del feminismo activista. Casarse con la visión transmitida por el cuerpo femenino y la desnudez como herramientas de comunicación política y no como objetos eróticos, Bettina Rheims se da cuenta de que ella y sus activistas son coautores.

Los retratos femeninos de Bettina Rheims son una continuación de la investigación que lleva más de treinta y cinco años investigando sobre la construcción y la representación de la femineidad. A través del activismo de Femen, la corporalidad, un concepto omnipresente en su trabajo, adopta una nueva dimensión, la de compromiso político y poder.

Fuente: paris-art.com

Vídeo relacionado:

Información relacionada:

Sin piel en el centro de Madrid.
El cuerpo desnudo como elemento de reivindicación y protesta.

Sólo tú sabes quién eres

Francisco Prato explora la identidad de género con sus fotos. Con el proyecto fotográfico ‘Solo tú sabes quién eres’, el artista Francisco Prato quiere mostrar que lo que define a una persona no se percibe a simple vista.

Lo esencial es invisible a los ojos, le decía el zorro al Principito. Esta misma tesis es la que defiende Francisco Prato en su proyecto fotográfico. Veinte imágenes formadas por cuarenta y tres desnudos de personas de entre 18 y 52 años, que se mezclan para componer nuevas y diversas identidades en esta campaña por los derechos LGTBI+.

Este proyecto positivo, creativo y reivindicativo, que recuerda formalmente a los cadáveres exquisitos surrealistas, tuvo su origen en la agresión homófoba que sufrió el artista en octubre de 2016.No quería quedarme de brazos cruzados, quería ayudar, explica Prato. No se trataba solo de las agresiones, lamentablemente, también por el famoso autobús del odio, los casos de Chechenia, y más…, añade.

Las veinte imágenes, en las que se mezclan partes de los cuerpos de estas personas desnudas, formaron parte durante el mes de junio de 2017 de una exposición realizada en el local “Marta Cariño“, en la calle Luchana 38 de Madrid, enmarcada en los eventos del Orgullo 2017.

Su obra fue protagonista de uno de los momentos del programa La línea roja dedicado a la homofobia, emitido el pasado día 10 de octubre de 2017 por la cadena de televisión Cuatro.

Fuente: shangay.com

World Naked Bike Ride – The Documentary

Esta premiada película (Philadelphia Festival of Film and Technology, USA; Wildscreen Festival UK) sigue la planificación y el éxito de una protesta política muy inusual. The World Naked Bike Ride es una protesta a favor de la libertad corporal, y desafía nuestra dependencia de los combustibles a base de aceite.

La película de presupuesto cero (todo el transporte para la realización de la película se hizo en bicicleta) se proyectó en lugares de todo el mundo, y ha sido vista por más de 100.000 personas online, y difundidas por GreenTV and the Community Channel UK.

El cuerpo desnudo como elemento de reivindicación y protesta

Solemos ver en distintos medios de comunicación que una persona o grupo de personas se desnuda en la vía pública como señal de “protesta” o con fines publicitarios, o simplemente por que si. Sea por motivos políticos, por reclamos salariales, o por desacuerdo con una medida, o por fines publicitarios con o sin fines de lucro, esta modalidad ha tomado mucho auge e, inclusive, ha llegado a captar la simpatía de los medios de comunicación.

El cuerpo desnudo como elemento de reivindicación y protesta

La pregunta que nos hacemos es: ¿Por qué motivo este recurso mediático es considerado por muchos como más aceptable o justificable que el desnudo en cualquier lugar público para tomar contacto con la naturaleza? ¿Cual es la diferencia?.

El nudismo es una de las libertades individuales consagradas en las Constituciones modernas. Si en ninguna norma se indica que la carencia de ropas, por si misma, es un delito pasible de sanción, debemos atenernos al principio constitucional que declara “lo que no está prohibido, está permitido”.

Lo que generalmente se penaliza en todas las legislaciones es la intención de la persona que se desnuda, y no la carencia de ropas. Así se configuran las exhibiciones obscenas, corrupción de menores y otros delitos donde el desnudo no es una parte necesaria, ya que los mismos pueden cometerse con o sin ropa.

Entonces, si estos desnudos son aceptados por la sociedad, ¿Por qué no existe la misma reacción por parte de la gente cuando se trata de un desnudo naturista, que es una forma de vida en contacto con la naturaleza, caracterizada por el nudismo social, con pautas de respeto a si mismo, respeto al otro y respeto al medio ambiente?.

Destacamos que como nudistas naturistas, muchos de nosotros no estamos de acuerdo con el desnudo protesta, por que el mismo está dando un mensaje equivocado a la sociedad, y se está utilizando el desnudo como exhibición, como algo contestatario, lo que nos transforma, en palabras de una conocida publicidad televisiva, en “los inadaptados de siempre”. Eso sin perjuicio de que se pueda estar de acuerdo o no en la causa de la protesta.

Los nudistas no exigen ni obligan a nadie a quitarse la ropa, ni a vestirse de determinada manera, no pretenden imponer nada, ni lograr ningún beneficio personal, como no sea el ejercicio de una libertad individual, no protestan contra nada, simplemente solicitan poder ejercer su libertad individual sin ser molestado ni molestar a nadie.

Por lo tanto el nudismo no debería confundirse con otras manifestaciones , que utilizan el desnudo como medio para lograr otros fines.

Fuente: Revista Nudelot (La Revista Naturista de Argentina) Nº 2 – Año 2007.